Pekín ya tiene el aeropuerto más grande del mundo ¡es de Guinness!

Con una original forma de estrella, el Aeropuerto Internacional de Daxing, diseñado por la arquitecta Zaha Hadid, abre sus puertas a los viajeros.

Han sido necesarios cinco años para que el nuevo aeropuerto de la capital china empezara a operar, aunque no será hasta la próxima primavera cuando funcione a pleno rendimiento, cubriendo 112 destinos de todo el mundo. Situado a 45 kilómetros de la plaza de Tiananmen, su superficie lo dice todo, es equivalente a 97 campos de fútbol, repartida en 5 pisos. A pesar de sus dimensiones, está pensado para que ningún pasajero camine más de 8 minutos desde los controles de seguridad hasta cualquier otro punto de la terminal. En su interior, en los extremos de cada punta de la estrella, la arquitecta Zaha Hadid diseñó cinco grandes jardines al aire libre al estilo de la tradición china, lo que permite desconectar y relajarse antes de tomar el vuelo. 

aeropuerto-daxing-china-pekinVER GALERÍA

El nuevo y futurista aeropuerto –en el que se han invertido 52.500 millones de euros– opera con las últimas tecnologías. En sus terminales se pueden encontrar desde robots que ofrecen información sobre los vuelos, conexiones y condiciones climatológicas, hasta reconocimientos faciales en los controles de seguridad. 

Otro de los puntos fuertes de Daxing, la terminal más cara y tecnológicamente más avanzada del mundo, es que cuenta con una estación ferroviaria de alta velocidad bajo su superficie. Lo que facilita que los pasajeros puedan llegar al centro de la ciudad en apenas 20 minutos. 

aeropuerto-daxing-china-pekin-2VER GALERÍA

Se espera que para 2040 el aeropuerto, que ha sido creado para descongestionar el Internacional de Pekín capital, acoja a 100 millones de pasajeros, lo que también lo convertiría en uno de los más transitados del mundo. Para hacer la espera más amena, cuenta con restaurantes, guarderías, tiendas, diversos escenarios para eventos públicos y hasta hoteles

Este recinto aeroportuario es también el primero en incorporar dos plantas dedicadas exclusivamente a las llegadas de pasajeros –una para vuelos domésticos y otra para internacionales–, así como otras dos a las salidas. 

Te interesa leer:

El puente de cristal más alto y largo del mundo (o ¡yo por ahí no cruzo!)

Hong Kong, por dónde empezar a descubrir la ciudad mas visitada del mundo

Más sobre