¿Por qué a los belgas les gusta tanto la cueva de Han?

Su privilegiada ubicación en un entorno verde incomparable, sus estalagmitas gigantes, sus inmensas galerías y su espectáculo de luces y sonido la convierten en un punto imprescindible de Bélgica por descubrir alejado de los circuitos convencionales.

A una hora de Bruselas y las afueras de la localidad de Han-sur-Lesse, en Rochefort, está la cueva preferida de los belgas. Es la Gruta de Han (grotte-de-han.be/en), y está rodeada por 250 hectáreas de naturaleza en estado puro donde viven multitud de animales salvajes en libertad. Bajo el subsuelo de este entorno, el río Lesse ha creado un auténtico fenómeno natural.   

cuevas-de-han-belgicaVER GALERÍA

La visita, que dura alrededor de las 2 horas, resulta mágica desde el minuto cero, ya que para llegar hasta la cueva hay que subirse en un tranvía de hace un siglo que lleva desde el centro del pueblo hasta la entrada, a unos 4 kilómetros.

Una vez en su interior, el recorrido a pie, de unos 2 kilómetros, pasa por sus seis salas, algunas, como las de la Cúpula y de Armas, con más de 100 metros de altura. Si en esta segunda podrás asistir a un show de luces y sonido que relata la historia del origen del universo, en Le Minaret lo que más llama la atención es su estalagmita gigante de 5,8 metros de altura y 12.000 años de antigüedad.

cuevas-de-han-belgicaVER GALERÍA

En The Trophy deja embelesado una formación de 7 metros de altura y 20 de ancho que, en ocasiones, luce a la mitad oculta por el Lesse. La sala Misteriosa es una pequeña cámara llena de formas y colores sorprendentes y Le Styx, el lugar donde el visitante se encuentra con el río Lesse para jugar después al escondite. La galería de los Verviétois, descubierta en 1962, completa el ameno recorrido que termina con el lanzamiento de un cañón, recordando la antigua tradición que servía para escuchar los ecos de las cuevas y ahuyentar a los espíritus malignos.

cuevas-de-han-belgicaVER GALERÍA

cuevas-de-han-belgicaVER GALERÍA

TIPS PRÁCTICOS

  • Es importante llevar ropa de abrigo ya que la temperatura de las cuevas de unos 13 grados y una gran humedad. También es recomendable usar calzado cómodo ya que hay unos 500 escalones a lo largo de la ruta, así como pequeños pasadizos.
  • Si quieres ahorrar tiempo de espera en la entrada compra tu entrada online.
  • El precio de la visita a la cueva es de 21 € adultos y 15 niños. Si además quieres visitar el parque exterior Wildlife, una joya de Bélgica, serán 31 euros adultos y 22 niños.
  • Si prefieres visitarlo de una forma diferente a la tradicional puedes optar por la opción Parcours Speleo, una ruta de 600 metros fuera de los caminos para recorrer el lodo del río y el pedregal caminando, gateando e incluso escalando.

Y desde Bruselas:

Escapadas en coche (o en tren) desde Bruselas que no te puedes perder

Más sobre

Read more