valle-aran

Un fin de semana invernal en el valle de Arán

El valle de Arán es una de las zonas privilegiadas de los Pirineos para disfrutar de la nieve. Pero si hubiera que elegir un rincón de estampa idílica, un entorno digno de postal navideña donde los bosques se visten con una funda blanca y las altiplanicies nevadas contrastan con un cielo azul intenso ese sería el Pla de Beret y el pueblo de Montgarri, la esencia de este valle.

by Paco Nadal

La escapada comienza en el pla de Beret una zona perfecta para practicar esas otras actividades invernales que no necesitan de tablas de esquí o snowboard que se desarrollan en estaciones como en la cercana y conocida Baqueira Beret.

La actividad blanca más popular y demandada son los paseos en motonieve. En Beret las excursiones discurren por caminos forestales cubiertos de nieve y de escaso desnivel, guiados siempre por un experto. Las motonieve son fáciles de conducir tras una pequeña charla introductoria y ofrecen velocidad y adrenalina controlada; eso sí, acompañados por un cierto estruendo del motor. Varias empresas ofrecen en el Pla estos paseos como Montgarri Outdoor (montgarri.com) con su base en el parking de Pla de Beret.

Paseo-perrosVER GALERÍA

Más silenciosos y ecológicos son los trineos tirados por perros, otra de las actividades más famosas de Beret y Montgarri. Los trineos traen la imagen lejana y aventurera de las exploraciones polares y son además perfectos para hacer con niños por lo que tiene de contacto con los animales. Se ofrecen desde cortos paseos de una hora por el Pla o con salida y llegada al pueblo y refugio de Montgarri a excursiones de jornada completa abriendo huella en la nieve sin más ruido que el siseo de las cuchillas de madera y el jadeo de los animales. Una alternativa son los trineos tirados por caballos que ofrecen empresas como la Escuela de Equitación Vall D'Arán (aranequitacion.es) en Beret y Parros.

caballos-nieveVER GALERÍA

Para quienes prefieran un medio de desplazamiento aún más sencillo y natural están las raquetas de nieve. Antes se fabricaban en madera, pero ahora son sofisticados artilugios de material plástico muy ligeros de peso y dotados de correas ajustables y cuchillas antideslizantes que facilitan una caminata inolvidable por los bosques nevados del alto Arán sin que las extremidades se claven en la blanda nieve hasta la rodilla a cada paso. Su uso no requiere de conocimientos previos y el importe del alquiler es mucho más económico que el de cualquier otro de los medios de transporte invernal. Empresas como Horizontes (horizntesaventura.com) organizan paseos con raquetas de nieve por todo el valle.

raquetas-nieveVER GALERÍA

Cualquiera de ellos es una buena forma de aproximarse en invierno a esta zona alta de el valle de Arán, el valle más singular del Pirineo español, pues es el único que desagua hacia el norte, hacia Francia. Y una vez en la zona y tras la actividad deportiva elegida hay que visitar algunos de los encantadores pueblecitos del valle, especialmente Arties, donde pese al auge del turismo el conjunto urbano guarda una armonía, un respeto a la arquitectura tradicional pirenaica sin que el ladrillo lo acogote todo.

salardu-lleidaVER GALERÍA

Más sobre: