11 pueblos de Galicia que son bonitos a rabiar

by hola.com

En las Rias Baixas y en las Altas, en la Ribeira Sacra o en el Camino Francés hacia Santiago. De punta a punta, Galicia hay que recorrerla con lentitud porque ese es el ritmo que la caracteriza. Así es cómo se descubren sus paisajes, sus gentes, su recortada costa y también sus pueblos que hacen alarde de arquitectura popular, de cruceiros, pallozas y calles empedradas, de pazos, santuarios y hasta recintos amurallados. Nos damos un paseo virtual por algunos de los que más nos han gustado, ¿falta alguno de tus preferidos?

* Usa las teclas derecha e izquierda para navegar por las fotos en la página

COMBARRO
Con una de las estampas más bellas y típicas de Galicia, Combarro se recoge entre el mar y la tierra, con su puerto pesquero, su singular casco viejo y sobre todo su colección de hórreos alineados al borde la ría, todo un ejemplo de arquitectura popular. Allí se contempla el marisqueo durante la marea baja, el arreglo de redes y las idas y venidas de sus barcos pesqueros.

 

ALLARIZ
De encanto está a rebosar esta villa ourensana, cuyas calles fueron empedradas, según la leyenda, con las piedras del ya inexistente castillo. Recoletas plazas, iglesias monumentales, empinadas rías y un maravilloso paseo a las orillas del río Arnoia, en cuyo entorno se han recuperado las fábricas de curtidos y los molinos hidráulicos, dan a Allariz un aire medieval.

 

RIBADAVIA
Conocida por sus vinos, Ribadavia también presume de un importante barrio judío lleno de calles empedradas, plazas porticadas y rincones misteriosos, legado de la población sefardí. Además del castillo de los condes de Sarmiento, la localidad atesora una joya prerrománica a las afueras, la iglesia de San Xés de Francelos.

 

CAMBADOS
Su nombre siempre ha estado ligado al vino Albariño, como se muestra en su Museo del Vino, junto a las ruinas de Santa Mariña Dozo. Además del museo, en Cambados también resulta obligada una ruta por sus bodegas, algunas en el centro histórico de esta localidad donde la nobleza gallega habitó en su día algunas de las casonas señoriales de esta antigua parroquia marinera que es conjunto histórico-monumental, salpicado de pazos como el de Montesacro y el de Fefiñáns, iglesias, torres y capillas.

 

SAN ANDRÉS DE TEIXIDO
Los muros de piedras oscuras con juntas blancas y los verdores de helechos y palmeras le dan este famoso lugar de peregrinación, erigido sobre la roca viva, un exótico aire canario. La carretera que une Cariño con Cedeira y la aldea y santuario de San Andrés de Teixido bordea los acantilados de Vixía de Herbeira, los más altos de la Europa continental, con 613 metros de altura y uno de los parajes naturales más bellos de Galicia.

 

MUROS
Abierta al mar y en el límite entre las Rías Baixas y Altas, esta villa señorial construida en piedra es la más típica estampa gallega, con rúas estrechas y serpenteantes que confluyen en pequeñas plazas, cruceiros, fuentes, casas típicas con soportales y un activo puerto pesquero.

 

O CEBREIRO
Los peregrinos del Camino Francés hacen desde hace siglos parada obligatoria en este pueblo de Lugo. Es la puerta de entrada a Galicia, lugar de descanso tras el fatigoso esfuerzo de atravesar el monte. Es también el lugar donde se produjo el milagro del Santo Grial y uno de los pocos de Galicia que ha conservado las pallozas, las viviendas prerrománicas.

 

MONDOÑEDO
El rosetón gótico de la catedral es el símbolo de esta ciudad episcopal que fue una de las siete capitales del Reino de Galicia. Álvaro Cunqueiro, uno de los escritores gallegos más prolíficos, lo contempla, impasible, desde su posición privilegiada. Fue aquí donde nació y donde se conserva su casa natal. La Fonte Vella, cuya forma asemeja a la de una vieira, la alameda de Os Remedios, junto al santuario, y el barrio de Os Muiños, atravesado por canales son, junto a la sugerente Cova do Rei Cintolo, sus grandes atractivos.

 

MONFORTE DE LEMOS
Capital de la Ribeira Sacra, Monforte guarda una grandeza monumental sorprendente, en buena parte heredado de tiempos medievales, cuando la ciudad era un singular ejemplo de ciudad fortaleza, alrededor de un monasterio, con un castillo situado sobre un estratégico montículo, por cuyos pies corre el río Cabe, y rodeado de un recinto amurallado salpicado de torres defensivas. Los lienzos de El Greco en el herreriano colegio de la Compañía –conocido como el Escorial de Galicia-, el convento de las Clarisas, el palacio Condal –que alberga el Parador de Turismo- y el conjunto de San Vicente do Pino son su mejor carta de presentación.

 

ORTIGUEIRA
Uno de los encantos de esta localidad coruñesa reside en sus impresionantes arenales, especialmente el de Morouzos-Cabalar, pero también en sus balconadas acristaladas que se asoman a sus calles, en el bucólico pazo de Brandariz y, en verano, en su importante festival de música celta.

 

VIVEIRO
Es una de las villas más importantes de la Mariña lucense, cuyas murallas han resistido los embites de piratas y sus manantiales han atraído a infinidad de romeros. De su esplendor pasado conserva un rico patrimonio civil y religioso, en el que sobresale el puente de la Misericordia, la iglesia de Santa María del Campo o la puerta de Carlos V.

 

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie