Veinte paisajes de colores para soñar con un viaje este otoño

by hola.com

Ni uno, ni dos, ni tres… hemos encontrado una veintena de razones para una escapada a La Rioja. Paisajes de viñedos y bosques que cambian de color y pasan del intenso verde a tonos rojos, ocres, naranjas y amarillos como sacados de un cuadro impresionista. Pero también atardeceres, cumbres cubiertas de nubes, cascadas y ríos, cielos después de una tormenta otoñal… Desde Haro hasta Alfaro, La Rioja es deliciosa en todas las estaciones, pero en otoño muestra su cara más espectacular. Todas estas instantáneas que hemos reunido en esta galería son más que una invitación, son una tentación a disfrutarla en primera persona.

* Usa las teclas derecha e izquierda para navegar por las fotos en la página

ATARDECER
Un descanso en la ruta al atardecer para admirar el desértico paisaje que se extiende más allá del río Alhama.

 

VIÑEDOS
Paisaje de viñedos en las inmediaciones del pequeño pueblo de Arenzana de Arriba, en la comarca de Nájera.

 

EN BICI
El paisaje vinícola de Tudelilla, en la Rioja Baja, se presta en otoño a actividades tan entretenidas como hacer una ruta entre viñedos, que abastecen las cuatro bodegas con que cuenta la localidad.

 

BRIEVA
Cascada de los Navares, uno de los lugares imprescindibles para admirar en Brieva de Cameros, dentro de la comarca de las Siete Villas del Alto Najerilla.

 

BOSQUES
Aunque en su mayoría La Rioja se asocia con una región bastante plana que recorre el serpenteante río Ebro, con tierras muy fértiles y propicias para la agricultura, las zonas de La Rioja Alta y Media, especialmente aquellas que lindan con Soria y Burgos, son regiones muy montañosas, donde abundan los bosques de hayas, robles y castañares.

 

ARCO IRIS
En los días otoñales y tras el paso de las tormentas, el cielo regala panorámicas tan especiales como esta.

 

SIERRA DE LA DEMANDA
Los campos de cereal y viñedos se suceden antes de alcanzar las cumbres de la sierra de la Demanda, que dejan el protagonismo a los bosques de robles, hayas y pinos, y a pueblecitos con todo el sabor rural.

 

CARRETERA
La carretera que lleva a Mansilla de la Sierra permite disfrutar de buenas panorámicas sobre el embalse de Mansilla, situado en el río Najerilla, afluente del río Ebro. Bajo sus aguas se oculta el antiguo pueblo, cuya iglesia y alguna otra edificación son visibles cuando el embalse está bajo.

 

PIARREJAS
El embalse de Piarrejas propone pasar un día agradable en plena naturaleza a los aficionados a la pesca.

 

ERMITA
Desde finales del siglo XV los habitantes de las Trece Villas de Cameros (Camero Nuevo), re reúnen en romería en la ermita de la Virgen de la Luz, que lleva este nombre por la costumbre de colocar en su puerta un candil para que durante la noche orientase a los pastores que guardaban los rebaños en el entorno del puerto de Piqueras.

 

HARO
Ya sea al nivel del suelo, o en panorámica, el colorido festival de ofrecen los viñedos riojanos en el entorno de Haro, capital de La Rioja Alta, es digno de contemplar.

 

SONSIERRA
Los días frescos de otoño por la mañana, cuando sale el sol, son ideales para pasear o practicar senderismo. Desde rutas señalizadas que circulan entre viñedos, llanas que conectan pequeños pueblos o vías verdes hasta rutas más exigentes de media y alta montaña, La Rioja ofrece un sinfín de caminos y senderos para disfrutar de los diferentes paisajes. En la foto, viñedos de la comarca de la Sonsierra, en pleno corazón de la Rioja Alta.

 

NAVARRETE
Al amanecer, al atardecer o a cualquier hora del día Navarrete desvela al visitante sus encantos: viñedos, bodegas, alfarerías y un casco antiguo declarado conjunto histórico artístico.

 

RÍO OJA
El tramo inicial del cauce del río Oja hasta Ezcaray, presidido por la sierra de la Demanda, está formado por multitud de barrancos y valles que ofrecen sus aguas al río. En este tramo une de forma natural las aldeas de Ezcaray (Cibarrena, Zaldierna, Urdanta, Azárrulla, San Antón y Posadas).

 

CUMBRES DE LA DEMANDA
Burgos, Soria y La Rioja unen sus límites en la sierra de la Demanda, cuyo techo –con sus 2.270 metros- es el pico San Lorenzo, en la vertiente riojana, en cuya ladera se encuentra la estación de esquí de Valdezcaray.

 

SAJAZARRA
Una vez los viñedos han entregado su preciado fruto, según avanza la estación y los días se hacen más cortos, las vides comienzan esa etapa en la que van adquiriendo diferentes tonalidades, tonos amarillos, verdes, rojizos y ocres, preludio del fin de su ciclo de vida anual. En la imagen, paisaje de Sajazarra.

 

SOTOS DEL EBRO
Las riberas del tramo medio del Ebro, en la Rioja Baja, albergan la Reserva Natural de los Sotos de Alfaro, un singular ecosistema de bosques y aves a orillas del río.

 

PAISAJE AGRÍCOLA
Paisaje agrícola entre Uruñuela y Cenicero, municipios enminentemente agrícolas que tienen en la vinicultura la base de su economía.

 

TORRECILLA SOBRE ALESANCO
Atardecer con luna llena sobre esta localidad, en la que sobresale su iglesia dedicada a la Asunción.

 

ENTRE VIÑEDOS
A caballo, en bici, en segway, desde un globo o, un tranquilo paseo a pie, cualquiera de estas actividades es perfecta en La Rioja en otoño.

 

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie