Riga, así es la Capital Europea de la Cultura 2014

Con un casco antiguo Patrimonio de la Humanidad, la capital de Letonia se estrena este año como referente cultural en el Viejo Continente. Para celebrarlo aquí tienes un retrato de la ciudad en imágenes.

by hola.com
Con el inicio del año nuevo, los letones tienen dos razones de peso para estar de fiesta: desde el día 1 se ha convertido en el decimoctavo Estado miembro de la zona euro, y además, Riga, se enfrenta al desafío de ejercer como Capital Europa de la Cultura, junto a la sueca Umea. Para la ocasión la ciudad más grande de los países bálticos, a orillas del río Daugava, ha preparado bajo el lema ‘Force Majeure’ un programa de actividades típicamente letón que arranca a mediados del mes de enero y suma más de 200 proyectos y eventos culturales, entre los que figuran como platos fuertes el Carnaval de Riga, una gran fiesta del solsticio y la puesta en escena de la ópera de Richard Wagner "Rienzi, el último de los tribunos", que el compositor comenzó en los tiempos en los que ejercía de director de orquesta en Riga. Ocasiones para viajar a él no faltarán, pero también para descubrir sus otros imprescindibles, desde sus incontables edificios de estilo art nouveau a su catedral o la nueva sede de su Biblioteca Nacional.
* Usa las teclas derecha e izquierda para navegar por las fotos en la página
La capital letona inaugurará su año cultural el próximo 16 de enero con una simbólica acción colectiva: una cadena humana de libros. Los vecinos de Riga pasearán por toda la ciudad los libros de ocho edificios de la antigua Biblioteca Nacional hasta su moderna sede, conocida como ‘Gaismas pils’ (castillo de la luz), al otro lado del río Daugava. El nuevo edificio albergará a partir de julio una exposición sobre los 500 años de historia del libro impreso. 
Panorámica nocturna de Riga con el puente sobre el Daugava, que recorre el tren, y que por la noche se ilumina con una luz azul que se refleja en el agua / Foto: Institute of Latvia / A. Kendenkovs. 
A mediados del siglo XIX se demolieron las murallas de la ciudad de Riga y el espacio resultante se cubrió de avenidas y parques. El de Bastejkalns es uno de los más sobresalientes, un frondoso espacio verde junto al Monumento a la Libertad que recuerda que el camino hacia la independencia de Letonia supuso el derramamiento de sangre / Foto: Kaspars Garda. 
Riga acogerá a lo largo de este 2014 multitud de eventos culturales para todos los públicos. Será el centro mundial de la música coral y también ofrecerá festivales de ópera y otras propuestas, como la Noche de los Museos y las Noches Blancas. 
El número 13 de Alberta iela es un edificio de 1904 decorado con figuras femeninas que muestran diversas emociones y que ahora alberga a la Escuela de Postgrado de Derecho de Riga / Foto: Institute of Latvia / I. Urtans. 
El casco antiguo de Riga concentra sus tesoros entre el Daugava y el Pilsetas kanals. En su laberinto de callejas se suceden bonitas casas restauradas en estilo renacentista holandés, edificios modernistas y emblemáticos monumentos religiosos que recuerdan el próspero pasado comercial de la ciudad, como por ejemplo la Casa de los Cabezas Negras o los Tres Hermanos / Foto: Riga City Council. 
El invierno puede ser una de las épocas más atrayentes para visitar la capital de Letonia, la ciudad más grande y una de las más interesantes de las Repúblicas Bálticas, ya que la nieve la otorga un encanto especial / Foto: Riga City Council. 
Vecrïga, el corazón histórico de la ciudad, está dominada por tres torres: la de San Pedro, la de la Catedral (Dome) y la de San Jacobo / Foto: Gatis Diezins.

 
Moverse por Riga es sencillo y muy cómodo, y es que la ciudad se sitúa en una llanura plana prácticamente al nivel del mar. Aunque lo mejor es recorrer los principales puntos de interés andando, para distancias más largas, la ciudad dispone de una extensa red de tranvías –en funcionamiento desde hace más de un siglo- y autobuses, que se pueden combinar con la tarjeta RigaCard / Foto: Kaspars Garda / Foto: Riga City Council. 
Riga es el mejor lugar para ver Jugendstil (la arquitectura alemana de estilo 'art nouveau'), ya que no sufrió la misma devastación de las ciudades alemanas durante la II Guerra Mundial. La capital tiene la mejor y más completa muestra de este estilo de arquitectura de toda Europa. A la derecha, una de las dos estatutas que decora la llamada Casa de los Gatos, un edificio de este estilo situado en el cruce de las calles Meistaru y Amatu. Según la leyenda, los gatos del tejado, con el lomo arqueado, fue la forma en que el dueño de la casa expresó su desprecio por los miembros del Gran Gremio que le habían denegado su ingreso en la misma antes de la I Guerra Mundial por ser un mercader letón, ya que la sociedad estaba reservada a los alemanes. Tras una larga batalla legal el mercader logró entrar en el gremio y cambió los gatos de posición / Foto: Riga City Council. 
Si bien Riga está prácticamente en la costa del mar Báltico, es el río Daugava el que baña las orillas de la ciudad y le otorga un escenario perfecto sobre el cual asoma el perfil de la ciudad / Foto: Riga City Council. 
Si se visita Riga con buen tiempo, lo más recomendable es llegar hasta el embarcadero que se encuentra antes del puente ferroviario y subirse a uno de los barcos estilo Mississippi que recorren el río principal de la ciudad. El paseo dura 1 hora pero vale la pena para disfrutar de las mejores vistas de las cúpulas de la ciudad / Foto: Kaspars Garda. 
Edificio del Banco Hansa y del puente Shroud en la orilla oeste del río Daugava / Foto: Riga City Council. 
Riga es el bello rostro de la ajetreada historia de Letonia. Fue la ciudad más importante de Suecia en el siglo XVII para acabar convirtiéndose, después, en la tercera urbe rusa, tras Moscú y San Petersburgo, con el puerto maderero mayor del mundo / Foto: Riga City Council. 
Vista nocturna del puente Shroud sobre el río Daugava al atardecer. Una panorámica de la Riga más moderna / Foto: Riga City Council. 
Este voluminoso monumento de 42 metros de altura ocupa un lugar sagrado en el corazón de los letones. Pagado y levantado por los habitantes de Riga en 1935, ha sobrevivido las cuatro décadas de dominio soviético. La esbelta columna de granito está rematada por una figura femenina a la que se suele conocer como Milda, que alza tres estrellas doradas en representación de las tres regiones culturales de Letonia: Kurzeme, Vidzeme y Latgale / Foto: Ilmars Znotins. 
La plaza Ratslaukums de Riga es la más emblemática de la ciudad y la más fotografiada. El edificio más famoso que se abre a ella es la Casa de los Cabezas Negras, con su fachada de color rojizo y blanco, que tiene cierto aire a las construcciones de los Países Bajos por su fachada escalonada y sus ventanas estrechas. También acoge el Ayuntamiento de la ciudad, además de la iglesia de San Pedro en sus inmediaciones / Foto: Riga City Council. 

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie