Los pueblos más bonitos de Alemania, en imágenes

Por sus calles medievales, sus murallas y castillos, sus casas con entramados de madera, sus ventanas adornadas con geranios, sus callejuelas irregulares o su emplazamiento... Cuando se trata de cautivar, estos pueblos saben bien cuáles son sus encantos y cómo lucirlos.

by hola.com

Desde Baviera a laSelva Negra o desde el Hamburgo a la región de Renania-Palatinado, en los cuatro puntos cardinales de Alemania se descubren incontables ciudades y pueblos medievales que parecen haber sido diseñados para hechizar. Paradas imprescindibles en las rutas que recorren el país: la Romántica, la de los Cuentos, la de los Castillos o la que acompaña el tranquilo curso fluvial del Mosela, esta galería de imágenes propone un viaje fotográfico por algunos de los más bonitos, los imprescindibles en cualquier guía de Alemania. De Cochem, una ciudad que parece una maqueta, a Hammelin, el pueblo que fue invadido por ratones y liberado por el flautista, ahora te toca a ti decidir entre los que hemos elegido cuál es tu preferido.

* Usa las teclas derecha e izquierda para navegar por las fotos en la página
ROTHENBURG OB DER TAUBER
Es la joya medieval de la Ruta Romántica alemana, un pueblo de cuento de hadas con cautivadoras calles empedradas, casas sin orden ni concierto y murallas.
 
HAMMELIN
En el pueblo que fue invadido por ratones y liberado por el flautista hay que visitar la casa Rattenfängerhaus de 1603, en la calle Osterstrasse, que rememora El flautista de Hammelin. Durante los meses de verano, en las calles medievales de esta ciudad alemana tiene lugar la representación de este famoso cuento.
 
BREMEN
Su céntrica plaza del Mercado, su catedral de San Pedro y las casitas de su barrio más antiguo, el de Schnoor, resumen los más de mil años de historia de Bremen, esta ciudad a la que unos curiosos músicos han dado tanta fama. Una icónica estatuta inspirada en el cuento de los Grimm muestra a sus protagonistas: un burro, un perro, un gato y un gallo, cuyas aventuras le llevan a encontrar refugio en este lugar.
 
COCHEM
En la romántica región del Mosela (Mosel, en alemán), donde las laderas del sinuoso valle fluvial están cubiertas por viñedos, cada curva del río está dominada por un castillo o un palacio. El castillo medieval de Cochem, que domina esta localidad de postal, es uno de los más espectaculares a vista de pájaro.
 
FREUDENBERG
Las casas de entramado de madera son aún hoy la imagen más característica de más de un centenar de ciudades alemanas, que ha dado incluso lugar a una ruta entre el río Elba y el Lago Constanza. La ciudad de Freudenberg, al sur de Westfalia y en la Ruta de los Orange, es uno de los mejores ejemplos.
 
GOSLAR
Localizada en la Baja Sajonia, es la ciudad más turística del Harz, el sistema montañoso más alto del norte de Alemania. No en vano su casco antiguo, con calles históricas a las que asoman cientos de casas con entramados de madera, está declarado Patrimonio de la Humanidad, junto a su histórica mina Rammelsberg, que tanta prosperidad le dio, y, más recientemente, también a la Plataforma acuífera del Alto Harz.
 
MITTENWALD
En Baviera y en el valle del río Isar, este pueblo de montaña que parece congelado en el tiempo es conocido por su fabricación tradicional de violines, violas y cellos, tanto que cuenta con un museo dedicado a la historia de esta tradicional actividad.
 
ALTÖTTING
En la región prealpina de la Alta Baviera, entre Munich, Salzburgo y no lejos del lago Chiem, se situa Altötting, uno de los centros de peregrinacion más importantes de Alemania. A solo 11 kilómetros de él se encuentra Marktl am Inn, el pueblecito en el que nació el Papa Benedicto XVI. La plaza Kapellplatz con los regios edificios barrocos alrededor de la capilla Gnadenkapelle es un romántico marco para su tradicional mercadillo navideño.
 
NÖRDLINGEN
Este encantador pueblo medieval se encuentra en la cuenca de Ries, un enorme cráter formado por el impacto de un meteorito hace más de 15 millones de años. Con unos 25 kilómetros de diámetro, es uno de los mejores conservados del mundo y ha sido convertido en un geoparque. Las murallas originales del siglo XIV bordean los límites del cráter y forma un círculo casi perfecto.
 
QUEDLINBURG
Embutida en el macizo de Harz y con un casco antiguo intacto y más de 1.400 casas de madera de hace seis siglos, Quedlinburg también tiene el privilegio de haber sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.
 
TÜBINGEN
Es fácil sentir debilidad por esta cautivadora y viva ciudad universitaria de los Alpes suabos restaurada con esmero y cuyas empinadas calles adoquinadas ascienden serpenteantes hasta su castillo.
 
DINKELSBÜHL
Esta ciudad antigua y medieval de Baviera es una de las más pintorescas y mejor conservadas de la Ruta Romántica. Pequeña y compacta, con sus murallas fortificadas, protege con orgullo su herencia como residencia real fundada por los reyes carolingios en el siglo VIII.
 
BERNKASTEL-KUES
En el curso medio del río Mosela, esta ciudad del estado de Renania-Palatinado es una sinfonía de madera, piedra y pizarra rebosante de vinotecas y bodegas donde probar su vino de fama mundial.
 
LINDAU
La postal más característica de esta bonita ciudad medieval situada en el lago Constanza es su entrada del puerto, con su monumento del León de Baviera y el faro. Situada la mayor parte sobre una isla, está unida a tierra firme por dos puentes.
 
WERNIGERODE
El casco antiguo de esta otra ciudad de cuento en las colinas del Harz se conserva inalterado, con sus casas con entramado de madera de esmerada conservación y el regio Ayuntamiento.
 
HOHENSCHWANGAU
Más un palacio que un castillo, la fortaleza neogótica de Hohenschwangau, o castillo del Gran Condado del Cisne, fue la residencia de infancia del Rey Luis II de Baviera, construido durante el reinado de su padre, el Rey Maximiliano II de Baviera. Está situado en la localidad de Schwangau, cerca de la ciudad de Füssen, en Baviera y muy cerca de la frontera con Austria.

 

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie