Al Tíbet en el tren más alto del mundo

Casi 7.000 € costará el billete en este ferrocarril de lujo, que suspendió su servicio tras las revueltas de 2008.

by hola.com El primer ferrocarril al Tíbet fue un proyecto soñado por Mao Zedong hace más de medio siglo, pero no fue un hecho hasta 2006, cuando se inauguró el primero de los trenes rumbo a Lhasa, la capital de esta región invadida y anexionada por China. La idea de disponer de trenes o vagones de lujo se barajaba desde el principio, pero la inestabilidad política en la región del Himalaya, interrumpió el proyecto el pasado lustro y ahora espera ser una realidad.

Palacio Potala TíbetVER GALERÍA

El viaje entre Pekín y Lhasa es uno de los más altos del mundo, por encima de los ferrocarriles peruanos de los Andes, pues cruza a 5.072 metros de altura las montañas de Tanggula, una de las grandes barreras naturales del Tíbet. Discurre a lo largo de 960 kilómetros por una vía por encima de los 4.000 metros y 550 kilómetros sobre hielo perpetuo y también tiene allí la estación más alta del mundo. Un total de 108 pasajeros podrán viajar en este tren durante una semana desembolsando cerca de 7.000 euros, aunque también se ha puesto a la venta un billete más económico, que hace el mismo recorrido pero cuya duración es más corta, 44 horas.

La región, que en los pasados cinco años recibió a 21 millones de turistas, también está potenciando el sector con la apertura de nuevos aeropuertos, aunque los turistas extranjeros que deseen entrar en el Tíbet aún necesitan un permiso especial y visado a China.

Más sobre: