Sociedad

La historia de Jamie y Georgina: de Londres a Marbella

La pareja se conoció en la capital inglesa, pero celebró su 'sí, quiero' en la finca La Concepción

Más sobre:

Georgina es de Almería, y Jamie de Zimbabue, pero sus caminos se cruzaron en Londres y se unieron en Marbella.
©Lucía Jiménez

Georgina Navarro es una almeriense 'trotamundos'. Tras estudiar Arquitectura de interiores en la capital, decidió emprender el vuelo más allá de nuestras fronteras: Frankfurt, Belfast o Nueva York serían algunos de sus destinos hasta recalar, en enero de 2016, en Londres. En cuanto pisó la ciudad inglesa, le surgieron varias oportunidades laborales, pero, sorprendentemente, su instinto le decía que tenía que decantarse por aquella que le parecía menos interesante. 

Así fue como, por azares del destino, se encontró con Jamie Erasmus, un atractivo chico de Zimbabue. En la primera fiesta de verano que se celebró, Georgina se acercó "con su acento spanglish" a hablar con Jamie. Conversaron toda la noche, y ella pronto se dio cuenta de "que la miraba como nunca nadie la había mirado antes". A partir de aquel momento comenzaron a quedar y a conocerse un poco más. Entonces se dieron cuenta de que, en efecto, estaban hechos el uno para el otro.

Un sábado del mes de noviembre de 2017, regresaban a casa después de disfrutar de una noche con amigos, cuando Jamie decidió parar el taxi en el sitio favorito de Georgina: 'Sloane Square'. En esta plaza tan romántica, Jamie se arrodilló ante ella y le pidió matrimonio. "Fue uno de los momentos más bonitos de mi vida. No me lo creía", asegura Georgina. 

Aunque Londres fue testigo de su historia de amor, escogieron Marbella, en España, como marco de su boda. La elección del lugar no fue casual, ya que según detalla Georgina, fue uno de los sitios que la pareja empezó a mirar en el sur de España.

Después de darse el 'sí, quiero' en una ceremonia celebrada en la Ermita del Santo Cristo, la guitarra española de Luis Fonseca y la voz de una cantaora puso la nota flamenca a la boda.

Posteriormente, los recién casados celebraron que ya eran 'marido y mujer' en la finca La Concepción. Con la ayuda de Tara, de la wedding planner 'We do unique weddings', todo salió a la perfección.

Para la ocasión, Georgina lució un vestido "delicado, fino y romántico" de Castellar Granados, que acompañó de un ramo elaborado con flores sudafricanas, obra de Susana Sánchez, quien también decoró la ermita con olivo.

Latino Turner se encargó de cantar unos boleros y canciones de Los panchos, mientras que el 'dj' Jimmy Sánchez tocó los tambores. Una banda sonora de lo más especial para un día que vivieron con gran emoción.

"Ver a todos nuestros amigos y familiares juntos allí por nosotros, que habían hecho tantas horas de vuelos, de escalas, de kilómetros... para acompañarnos fue muy especial".

 

¿Quieres compartir tu boda o evento especial con nosotros? Aquí puedes hacerlo

Tu evento también puede aparecer en el espacio online más exclusivo

Compártelo con nosotros

Si consideras que este contenido no está autorizado o es inapropiado y quieres denunciarlo, por favor, mándanos un mail a sociedad@hola.com

Bases legales de la sección Sociedad de ¡HOLA!