Las madres primerizas suelen descansar poco

¿Mamá primeriza? Aprende cómo conseguir ¡tiempo para ti!

Unos cuantos minutos al día te serán útiles para renovar energías y disfrutar esta nueva etapa

Es cierto que ‘la vida cambia’ cuando te conviertes en madre. Si eres mamá primeriza seguro habrás deseado —en más de una ocasión— que el día dure más de 24 horas y este pensamiento ocurre porque el tiempo es, precisamente, ese aspecto de tu vida que más se trastoca cuando te conviertes en madre.

Los cambios que se viven en el embarazo ocurren en el plano físico y emocional, pero desde el momento en que nace el bebé sucede una transformación general del estilo de vida que solías llevar. Seguramente durante el embarazo leíste libros o artículos para tener una idea de lo que implica ser madre, y seguro te topaste con la recomendación de ‘siempre procurar tener tiempo para ti’, pero una vez que vives la maternidad en todo su esplendor te preguntas ¿cómo lograrlo?

Sabes que destinar tiempo para ti es importante, además es algo que en el fondo anhelas y necesitas. Aquí te contamos distintas maneras de cómo puedes lograrlo.

Meditar ayuda a sobrellevar los momentos de estrés©iStock
Aunque es tarea difícil, sí es posible encontrar tiempo libre siendo madre

Sigue haciendo lo que te gusta

Una vez que el bebé nace, es tiempo para adaptarse a la nueva rutina, para conocer a tu hijo y que él te conozca a ti. En estos primeros 40 días es muy probable que los días se unan con las noches y que pierdas un poco la noción espacio temporal, porque las horas transcurrirán entre amamantar, sacar gases y cambiar pañales.

Pero con apoyo familiar es posible que puedas apartar unos minutos para ti, ¿cómo? Duerme el tiempo que puedas mientras tu pareja o algún familiar cercano se encarga del bebé y no te sientas mal por hacerlo. También puedes tomarte unos minutos para relajarte con una ducha o baño caliente. Es realmente necesario para tu paz mental.

Prepara un buen baño relajante©iStock
Tómate unos minutos para relajarte con una ducha o baño caliente

A medida que tu hijo crece, trata de organizar tus días y así sacar tiempo para continuar haciendo lo que te gusta: meditar, leer, ver una película, salir a tomar café con tus amigas, ir al salón de belleza, incluso puedes caminar o trotar al tiempo que paseas a tu hijo en el coche. No se trata de hacerlo todo, sino de dedicar unos minutos diarios sin sentirte culpable, para tus necesidades.

Respirar y relajarse

Realizar respiraciones profundas es otra opción. Busca un lugar apartado en tu propio hogar y siéntate con las piernas cruzadas, la espalda recta, cierra los ojos, relaja hombros, cadera y mandíbula. Respira lentamente por la boca, retén el aire contando mentalmente hasta 5 y exhala. Repite diez veces y quédate con los ojos cerrados unos minutos.

Es importante retomar ls actividades que te gustan©iStock
Puedes trotar al tiempo que paseas a tu hijo en el coche

Tu nuevo rol de madre girará en torno al bebé, pero si reservas al menos una hora diaria para ti verás los beneficios: autoestima saludable, así como más paciencia y una actitud positiva. Y lo más importante: valorarás el tiempo con tu hijo.

La idea es realizar actividades sencillas que te ayuden a tomarte un respiro y reencontrarte contigo misma. ¿Lista para el tiempo libre de mamá?


Sign up to our newsletter to stay in touch with your cultura. Get the latest on your favorite celebrities, royals, and the best beauty, fashion, and lifestyle news delivered right to your inbox!