El detalle que vaticinó que los hijos de Magdalena de Suecia no serían altezas reales

Adrienne, la tercera hija de la Princesa y de Chris O'Neill, no tuvo a ningún miembro de la Familia Real como padrino de bautismo

La decisión del rey Carlos Gustavo de Suecia de apartar de la Casa Real y retirar el tratamiento de altezas reales a los hijos de los príncipes Magdalena y Carlos Felipe, que anunció el pasado 7 de octubre,  podría haberse gestado mucho antes. En concreto, tras el nacimiento de su séptima y última nieta, la princesa Adrienne, que nació el 9 de marzo de 2018. Fue durante la ceremonia del bautizo de la pequeña donde hubo un detalle que ahora cobra importancia y que podría interpretarse como una auténtica premonición.

bautizo-adrienne-gtresVER GALERÍA

- Magdalena y Carlos Felipe de Suecia se pronuncian tras la decisión de su padre

- Carlos Gustavo de Suecia anuncia importantes cambios en la Casa Real

- ¿Un revés para sus hijos? ¿Cómo queda la sucesión al trono sueco? Las claves del anuncio del Rey

El 8 de junio de 2018 la Casa Real sueca celebró la ceremonia de cristianar de la tercera hija de Magdalena de Suecia y Chris O’Neill, que tuvo lugar en la isla de Lovön. Entonces, llamó la atención que entre los seis padrinos que tenía el nuevo miembro de la familia Bernadotte no figurara ningún miembro de la Familia Real, cuando todo apuntaba a que los elegidos serían sus tíos políticos: la princesa Sofia y el príncipe Daniel. Algo que entonces se interpretó como una simple anécdota, pero que ahora cobra un especial significado, según apunta la revista sueca Svensk Dam.

familia-gtresVER GALERÍA

La hija menor de los Reyes y su marido eligieron a cinco amigos y a la sobrina mayor de Chris O’Neill como guardianes de la fe de su hija. Así, Nader Panahpour, amigo de la infancia de Chris; Coralie Charriol Paul, amiga de la pareja y miembro de la saga Charriol de joyeros; Gustav Thott, marido de la mejor amiga de Magdalena de Suecia; Charlotte Kreuger Cederlund y Natalie Werner, ambas íntimas de la Princesa, y Anouska D’Abo, sobrina mayor de Chris estuvieron en la capilla junto a la pequeña.

De este modo, Magdalena de Suecia ya habría elegido su camino para ella y su familia un año y medio antes del anuncio del Monarca y habría empezado a desvincular a su pequeña del destino que tenía marcado desde la cuna. Desde el otoño de 2018, la Princesa tiene fijada su residencia en Miami (Florida) después de haber pasado una temporada en Londres debido al trabajo de Chris. El hecho de que viva lejos –lo que ha mermado su presencia en actos institucionales-, de que Chris o’Neill renunciara a su título de príncipe y a otros títulos nobiliarios cuando se casó con ella para poder seguir ejerciendo su carrera profesional y la elcción de los padrinos para Adrienne podrían haber sido el caldo de cultivo perfecto para que finalmente se despojase a los niños de los deberes futuros que corresponden al jefe del Estado.

todos-cordonVER GALERÍA

La propia Princesa manifestó, al poco de conocerse que sus hijos no serían altezas reales, que “esta decisión ha sido meditada desde hace mucho tiempo. Chris y yo pensamos que es bueno que nuestros hijos tengan ahora una mayor oportunidad de dar forma a sus propias vidas como individuos en un futuro”.

Más sobre