Mette-Marit de Noruega retoma su agenda oficial tras su reciente operación y sus románticas vacaciones en México

Los Príncipes herederos cerraron su visita a Letonia con una gala en el Castillo de Riga en conmemoración del centenario de la declaración de independencia de los países bálticos

Mette-Marit de Noruega estrenaba el año con energías renovadas, pero sus problemas de salud continuaban y acabaron por no dejar despegar a la Princesa. Por eso decidió pasar por el quirófano el pasado 19 de marzo para someterse a una intervención de cirugía menor que de una vez por todas pusiera fin a las numerosas molestias que padecía “desde hace bastante tiempo” –sufría de vértigo posicional paroxístico benigno, llamado también síndrome de los cristales y ocasionado por calcificaciones en el oído interno, cuyos síntomas achacó en un primer momento a la menopausia. Sin detallar en el breve comunicado de la Casa Real noruega en qué consistía la operación, la nota de Palacio explicaba que la agenda oficial de la esposa del príncipe Haakon permanecería sin compromisos hasta Semana Santa y que por tanto se cancelaba el viaje que tenía previsto a Leipzig.

><img alt=VER GALERÍA

Mette-Marit de Noruega estrena el año con energías renovadas

Mette Marit de Noruega achacó los síntomas de su enfermedad a otra causa muy diferente

Mette Marit de Noruega en plena actividad después de conocerse sus problemas de salud

La Casa Real noruega confirma que Mette Marit padece el 'Síndrome de los cristales'

Antes de volver al trabajo, los príncipes Haakon y Mette-Marit, futuros Reyes de Noruega y matrimonio feliz a punto de cumplir los 17 años de amor, hicieron una escapada a Puerto Vallarta (México) para disfrutar de unos días de playa y sol. Solos, sin sus dos hijos en común (los príncipes Ingrid Alexandra, de catorce años, y Sverre Magnus, de trece), e igual de enamorados que el primer día, protagonizaron las imágenes reales más románticas de la primavera en las páginas de la revista ¡Hola! de la semana pasada, mientras Marius Borg, hijo mayor de la Princesa, ocupaba titulares en Oslo tras conocerse su relación con la espectacular modelo Juliane Snekkestad.

><img alt=VER GALERÍA

Este mismo lunes la princesa Mette-Marit retomaba su agenda oficial y reaparecía radiante de la mano del príncipe Haakon en Letonia con motivo del centenario de la declaración de independencia de los países bálticos. Los Herederos comenzaron la visita en la capital letona donde fueron recibidos con honores por el Presidente de la República, Raimonds Vējonis, y la Primera Dama, Iveta Vējone, en la tradicional ceremonia de bienvenida oficial en la residencia presidencial, el Castillo de Riga. Ambos matrimonios se conjuntaron para su primer encuentro (en rosa fucsia los Príncipes noruegos y en gris plata la pareja presidencial) en el que, como rige el protocolo, escucharon los himnos nacionales ante sus banderas. A continuación, el príncipe Haakon pasó revista a la Guardia Honoraria acompañado por el mandatario letón, mientras las damas daban la mejor imagen de sus países, de sus florecientes relaciones bilaterales, a base de ricos encajes y brocados en la alfombra roja. Después del cálido recibimiento, se reunieron en el interior del Palacio, donde siguieron discutiendo el futuro bilateral las delegaciones de Noruega y Letonia.

La siguiente parada de su programa fue en el Monumento a la Libertad, un lugar de tradicional reunión en Riga desde que se inauguró en 1935. Por aquel entonces la República de Letonia llevaba diecisiete años establecida como país. Había declarado su independencia el 18 de noviembre de 1918, tras haber permanecido bajo dominio ruso desde principios del siglo XVIII. Pero no duró muchos años más aquel primer intento de emancipación, pues fue interrumpido al comienzo de la Segunda Guerra Mundial hasta concluir con la reocupación soviética en 1944, para formar la República Socialista Soviética de Letonia durante los siguientes cincuenta años. Con la ocupación soviética, estuvo estrictamente prohibido reunirse en el Monumento a la Libertad. Así que, cuando se restableció la independencia de Letonia en 1991, no sólo el país también el emblemático monumento se liberó. Ayer tanto los anfitriones como sus invitados de honor pusieron flores al pie de la histórica construcción.

><img alt=VER GALERÍA

Mette-Marit de Noruega, incondicional del Tren Literario de Noruega, hizo parada cómo no en la Biblioteca Nacional de Letonia. Allí los príncipes Haakon y Mette-Marit hicieron su particular contribución a la Estantería del pueblo, una repisa de cristal a la que todo el mundo está invitado a colocar su libro favorito. Llevaron Corazones de gofre, de la archipremiada escritora infantil Maria Parr. Waffle hjärta, como se titula en noruego, ha ganado muchos premios y ha sido traducido a muchos idiomas, incluido el letón, en el que se llama Vafe Lu Sirdis. La visita de los Príncipes no podía ser más oportuna. Ayer, 23 de abril, era el Día Internacional del Libro de las Naciones Unidas, una jornada para leer, para hablar de Literatura, para celebrar cada libro. Los príncipes Haakon y Mette-Marit predicaron con el ejemplo y, en la sala de lectura de los niños, conocieron a niños letones, que les hicieron sus propias recomendaciones.

Anoche pusieron broche a su visita a Letonia en una cena en su honor en el Castillo de Riga. El Príncipe heredero aprovechó la oportunidad para felicitar a Letonia en el centenario: “Letonia tiene una historia de orgullo, pero los letones han conocido también tiempos difíciles y muy difíciles. La determinación de los letones de conseguir la independencia de su país ha sido notable. Me complace felicitar a Letonia en su Centenario y celebrar estos 100 años desde su declaración de independencia”. Hoy continúan su gira en Lituania, mañana en Estonia. Y Mette-Marit de Noruega volverá a dar muestras de su recuperación.

><img alt=VER GALERÍA

Más sobre