Haakon y Mette-Marit de Noruega salen en defensa de Marius, hijo de la princesa, tras su uso de una red social

Los príncipes herederos han enviado una carta al diario noruego "VG" después de que éste pusiera en tela de juicio las medidas de seguridad tomadas por la Familia Real

Los príncipes Haakon y Mette-Marit han enviado una carta abierta al diario noruego VG, después de que éste publicara esta semana una historia acerca de la supuesta falta de medidas de seguridad respecto al uso de las redes sociales por los miembros de la Familia Real noruega, en especial por las fotos de la familia que publicó Marius, hijo mayor de la princesa, en su cuenta de la red social de imágenes Instagram.


Los príncipes Haakon y Mette-Marit han enviado una carta abierta al diario noruego 'VG' después de que éste publicara una historia acerca de la supuesta falta de medidas de seguridad en el uso de las redes sociales por los miembros de la Familia Real, en especial por las fotos que de la familia ha colgado Marius, su hijo, en su cuenta de InstagramVER GALERÍA


El artículo del periódico explicaba que Marius había estado publicando las fotos privadas de sus vacaciones junto a su familia a través de la popular red social de fotos, señalando la ubicación exacta en la que se encontraban debido al GPS que incorpora la aplicación. Según el artículo, nadie se había enterado de la acción que estaba llevando a cabo el adolescente, una acción inocente que el diario califica de "escandalosa".

En la misiva de los herederos, dirigida al redactor jefe del diario, Torry Pedersen, califican el artículo de "especulativo, sobredimensionado y sin sustancia esencial, a costa de un niño de 15 años". "La Familia Real tiene cientos de actos oficiales al año que se anuncian con un mínimo de 14 días de antelación. Muchos son conocidos meses antes. El programa está a menudo detallado al minuto. Ese es un riesgo de seguridad con el que vivimos cada día, cada año, toda la vida", consta en la carta, publicada en la página web de la Casa Real noruega.

Haakon y Mette-Marit consideran que las fotos publicadas por Marius son muy pocas en comparación con las que habitualmente cuelga un joven de su edad.


El artículo del periódico explicaba que Marius había estado publicando las fotos privadas de sus vacaciones junto a su familia a través de la popular red social de fotos, señalando la ubicación exacta en la que se encontraban debido al GPS que incorpora la aplicaciónVER GALERÍA


"VG basa su caso en que deja rastros que cuentan dónde se encuentran él y la familia. Informaciones similares las encontraría VG en la web de la Casa Real. Además, es relativamente conocido dónde vivimos y trabajamos, dónde van a la escuela los niños o dónde tenemos casas. En definitiva, a menudo se sabe dónde estamos", aseguran.

Los príncipes niegan, además, que una supuesta cuenta de Twitter mencionada en el artículo pertenezca a Marius y consideran "improbable" que los experimentados periodistas no hayan descubierto este hecho.

"Reaccionamos a que expongan a uno de nuestros hijos de esta forma. Para nosotros es muy importante proteger a nuestros hijos de la atención pública, porque pensamos que puede ser especialmente dañino. Todos los niños tienen derecho a ser protegidos contra eso", afirman en la misiva, que concluyen con la "esperanza" de mantener una buena relación con VG en el futuro.

Más sobre