La princesa Mette-Marit asiste a un seminario sobre terrorismo para superar la muerte de su hermanastro en los atentados de Oslo

Hace ya casi tres meses que la tragedia sacudía el tranquilo país de Noruega. Un doble atentado perpetrado por el ultraderechista Anders Behring Breivik se cobraba la vida de 77 personas, ocho de ellas por la explosión de un coche bomba en el complejo gubernamental de Høyblokka en Oslo y las otras 69 en el posterior tiroteo en el campamento de las Juventudes Laboristas en la isla de Utøya, a 40 kilómetros de Oslo.

La princesa Mette-Marit saliendo de un seminario sobre terrorismo en OsloVER GALERÍA



La masacre toco de lleno el corazón de los noruego, así como el de la familia real Noruega, que se volcó con los familiares de las víctimas, así como con la propia princesa Mette- Marit, quien perdía en este ataque a su hermanastro, el policía Trond Berntsen, de 51 años, hijo de Rolf Berntsen, el segundo marido de la madre de la princesa, Marit Tjessem.

Por este motivo, y por el fuerte varapalo que supuso para toda la sociedad noruega este sangriento atentado, la princesa Mette-Marit de Noruega participó ayer en Oslo en un seminario sobre la atención psíquica a los afectados por el doble atentado del pasado 22 de julio. La cita fue organizada por la Dirección General de Salud noruega, hasta cuya sede se desplazó la princesa.

Mette-Marit que reapareció el pasado 11 de octubre tras casi un mes de ausencia durante el que realizó dos viajes de carácter privado, llegó al seminario en un coche oficial y luciendo un look muy moderno y casual. La esposa del príncipe Haakon, quien al parecer pasó parte de sus días de descanso sometiéndose a un tratamiento terapéutico íntegro en Austria, eligió para este acto una sencilla chaqueta cruzada negra, a juego con su maxi bolso, unos ajustados vaqueros y unos altísimos botines marrones, tan de moda este otoño.

La príncipes herederos de Noruega montado en bicicletaVER GALERÍA



Horas antes de acudir a este seminario, en el que la princesa noruega charló con algunos familiares de las víctimas del fatal atentado, Mette-Marit acudía junto al príncipe Haakon al municipio de Åmot, más concretamente hasta Rena, al sureste de Noruega. Allí los príncipes herederos se acercaron a la iglesia local para presenciar un concierto en el que intervinieron entre otros el coro infantil de la localidad.

Rena es conocida en Noruega por ser el lugar desde donde salen dos populares carreras de esquí de fondo y de mountain bike, de ahí que los príncipes se animaran a recorrer unos kilómetros en bicicleta con medio centenar de niños de la escuela de Rena.

Cerraron la jornada visitando la casa natal de Anne-Cath Vestly, una de las escritoras de cuentos infantiles más populares de Noruega. Al regresar a la estación de Rena para viajar a Oslo, el alcalde les entregó dos regalos: un pequeño abeto y unos sombreros típicos.

Más sobre