Haakon y Mette-Marit de Noruega, dos turistas en Ghana

Los príncipes han aprovechado para disfrutar de unos días en pareja y descubrir los maravillosos parajes del país africano

Haakon y Mette-Marit se vistieron con los trajes típicos del paísVER GALERÍA


Aunque en un principio su viaje a la República de Ghana parecía una visita más en su agenda oficial, lo cierto es que al final se ha convertido en una estancia muy especial e inolvidable para los príncipes herederos de Noruega. Casi como si de una segunda luna de miel se tratase, Haakon y Mette-Marit han aprovechado para disfrutar de unos días en pareja y demostrar que siguen tan enamorados como el primer día. 

Así, durante su visita a la fábrica de cemento de Tema, ciudad que se encuentra al este de la capital, Accra, los Príncipes nos regalaron una tierna instantánea en la que, aunque llevaban cascos para protegerse de posibles desprendimientos, aprovecharon para dedicarse románticas miradas, caricias y sonrisas cómplices que no pasaron desapercibidas para los ojos de los trabajadores, que no podían creerse que estuvieran compartiendo con ellos una jornada tan excepcional.
 

Romántica imagen de Haakon y Mette-MaritVER GALERÍA


Haakon y Mette-Marit también han podido descubrir los maravillosos parajes de Ghana y sentir el calor de sus gentes que durante el todo el viaje les han mostrado su cariño y afecto. Los príncipes visitaron en Accra un proyecto financiado por Noruega para que mujeres policía aprendan a conducir y el centro de estudios sobre la paz del ex secretario general de la ONU, Kofi Annan.

Fue precisamente en esta ocasión cuando la Princesa aprovechó para subirse a uno de los coches y demostrar sus dotes al volante. Con un look informal y muy conjuntados, reconocieron el papel de todas estas mujeres que luchan por mantener la seguridad en la zona y del centro que, gracias a la ayuda de organismos internacionales ha conseguido reducir el riesgo de malaria y otras grandes enfermedades que afectan al país.

Como si de una segunda de miel se tratase, los príncipes disfrutaron de los maravillosos parajes de GhanaVER GALERÍA


Además, degustaron los productos típicos de la gastronomía de Ghana y fueron agasajados con trajes bordados por los sastres presidenciales, unas prendas que sólo se entregan a personas de máxima importancia. Sin duda, Haakon y Mette-Marit recordarán con un cariño especial su visita al país africano aunque en esta ocasión no les acompañaron sus hijos, Marius, que en agosto cumplirá diez años, Ingrid Alejandra, de siete, y el pequeño Sverre Magnus, de cinco.

Eso sí, para la Princesa todavía no han acabado los compromisos ya que tras su visita a Ghana, viajará luego a Mali, donde participará en una conferencia organizada por el Programa de las Naciones Unidas para el Sida (UNAIDS), con el que colabora desde hace años.

Más sobre