Jacques y Gabriella de Mónaco viajan hasta Laponia ¡para conocer a Papá Noel!

Su madre, la princesa Charlene, ha publicado en sus redes sociales una fotografía de lo más tierna de sus dos pequeños en casa de Santa Claus consultando la lista con todos los pedidos de este año

Si días antes de la llegada de la Navidad, Jacques y Gabriella de Mónaco se preparaban para que Papá Noel les dejara los regalos bajo el árbol que acababan de decorar, ahora los pequeños, que hacen las delicias de todo el Principado, han podido cumplir su sueño y conocer así en persona al responsable de que cada 24 de diciembre reciban en su hogar lo que con tantas ganas han pedido en su carta. La encargada de desvelar que tanto los dos hermanos como sus padres se encontraban a casi 4.000 kilómetros de distancia de su residencia de Mónaco era la orgullosa mamá, Charlene de Mónaco.

Jacques y Gabriella de MónacoVER GALERÍA

A través de sus redes sociales, anunciaba así a sus casi 100.000 seguidores que habían dado la bienvenida en un lugar único, mágico y soñado por miles de niños. "¡Feliz año nuevo desde Laponia! Reunión con Papá Noel solo para asegurarse de que entregó todos los regalos a todo el mundo", escribía hace apenas unas horas junto a una fotografía de los dos pequeños al lado de Santa Claus, quien aparece en bata (roja) y zapatillas. En la imagen, Jacques y Gabriella prestan especial atención al cuaderno que les muestra Papá Noel y que, según la propia Charlene, recoge la lista de pedidos de todos los regalos que ha entregado esta pasada Navidad.

Alberto y Charlene de MónacoVER GALERÍA

Los pequeños, muy concentrados en su tarea de 'vigilar' que el hombre del gorro rojo y la barba blanca haya hecho bien su trabajo como si de auténticos inspectores se tratara, aparecen muy abrigados, vestidos con trajes de esquí azules. A sus 4 años, los hijos de Alberto y Charlene de Mónaco poco a poco van acumulando nuevas experiencias, como la que les ha supuesto este viaje, un periplo que no es nuevo, sin embargo, para sus progenitores, pues en 2012 ya tuvieron que hacer las maletas y poner rumbo a Laponia, aunque por motivos no precisamente de ocio, sino de trabajo.

Aquí asistieron a unas conferencias dedicadas a la adaptación al cambio climático, que afecta a las poblaciones autóctonas. Los príncipes monegascos lucieron los trajes tradicionales y como dos samis más participaron en las actividades que estaban programadas en su honor, incluyendo el pertinente paseo en trineo tirado por renos -ya que la principal actividad económica del lugar es la cría de estos animales-.

Alberto y Charlene de MónacoVER GALERÍA

Aunque es la primera vez que se encuentran con Santa Claus en persona, lo cierto es que Jacques y Gabriella de Mónaco están más que familiarizados con el trabajo que realiza el hombre de la barba blanca. Cada año por estas fechas, sus padres ejercen de perfectos ayudantes de Papá Noel por un día y acuden a la tradicional entrega de regalos a los niños del Principado en el Palacio Grimaldi. Se trata de una bonita costumbre que llena de ilusión y alegría a los más pequeños y a la que en ocasiones se suma alguno de los sobrinos de Alberto de Mónaco, como Camille Gottlieb. En la Navidad de 2016, de hecho, los príncipes llevaron consigo a sus hijos para que también disfrutaran de la tradicional fiesta infantil y el posterior reparto de paquetes.

Más sobre