Los hermanos del gran duque Enrique niegan su relación con los atentados de los 80 en Luxemburgo en el juicio sobre el caso 'Bommeleeër'

El príncipe Juan explicó las razones de su renuncia a sus derechos al trono, cercana a los asaltos, y el príncipe Guillermo afirmó ante el juez que a causa de un accidente de coche en 2000 ha perdido gran parte de la memoria

Jean de LuxemburgoVER GALERÍA

 

Estos días se celebra en Luxemburgo un juicio que intenta aclarar una serie de atentados, 18 en total con un saldo de 4 muertos, acontecidos en el país europeo en 1985 y 1986 y cuyos autores son, hasta el momento, desconocidos. En 2005 un testigo anónimo había revelado que supuestamente el príncipe Juan, hermano del gran duque Enrique, habría estado involucrado en los hechos. Pese a que el Príncipe presentó una serie de coartadas que le situarían en Francia en aquellos momentos, el juez ha decidido que declare como testigo, al igual que su hermano el príncipe Guillermo que, según el testimonio de dos antiguos policías, también habría colaborado en la ejecución de los atentados.

Los dos Príncipes negaron ayer durante el juicio de forma rotunda su implicación con los hechos. El príncipe Juan, bajo juramento, dijo desconocer en 1987 que existía una declaración de un testigo que le situaba en la zona de uno de los atentados, hasta 2005, cuando su hermano el gran duque Enrique se lo comunicó: "Lo primero que hice fue echarme a reír, de pura incredulidad, hasta que vi la gravedad en el rostro de mi hermano y supe que lo que me estaba contando era cierto", según el Príncipe que añadió que desde ese momento sufrió un profundo abatimiento.

También ayer la ex esposa del príncipe Juan, Hélène Vestur, presentó al tribunal una coartada que exculparía al Príncipe. Según una carta escrita en los días del atentado, el príncipe Juan se encontraría cazando con la familia del antiguo Presidente francés Giscard D'Estaing, versión que se confirmaría con varias fotografías de la partida de caza y con el testimonio de varios de los participantes en la misma.

El príncipe Juan también negó conocer a Ben Geiben, en antiguo policía, sospechoso de haber participado en los atentados, aunque sí admitió que fueron presentados en una recepción en la embajada de Luxemburgo en París. Asimismo el hermano del Gran Duque rechazó tener contacto alguno con la CIA, tener conocimiento en la fabricación de explosivos o ser miembro de la Liga Mundial Anticomunista.

Según el Príncipe su renuncia a sus derechos dinásticos fueron de carácter estrictamente personales, ya que sus padres no aprobaron su matrimonio con Vestur, embarazada de su primer hijo antes de celebrarse el enlace en 1987. Así zanjó las especulaciones que apuntarían que el príncipe Juan habría sido apartado en 1986 de la línea de sucesión por su presunta implicación en el caso Bommeleeër. Está previsto que el Gran Duque Juan, de 93 años, y padre de los Príncipes, declare ante el juez sobre la razón de desproveer a su hijo Juan de los derechos dinásticos. 

 

Guillermo de LuxemburgoVER GALERÍA

 

El interrogatorio del príncipe Guillermo duró diez minutos
Por su parte el príncipe Guillermo, hermano igualmente del Gran Duque, afirmó ante el juez que a causa de un accidente de coche en 2000 ha perdido gran parte de la memoria. El Príncipe indicó que es incapaz de recordar, por ejemplo, su boda o el nacimiento de sus tres hijos. Igualmente no recuerda nada de los atentados aunque sí recalcó que no tuvo nada que ver con ellos ni que poseyera un vehículo implicado en los hechos.

La Casa Ducal, previamente a la declaración de los dos Príncipes, envió un comunicado a los medios de comunicación en el que se complacía de que aquellos pudieran finalmente testificar "y poner punto y final a todos los rumores y acusaciones que han manchado la reputación de la Familia Ducal, y especificamente, la del príncipe Juan, en los últimos años".

Más sobre

Read more