La reina Isabel II pone rumbo a Windsor, una semana antes de lo previsto, para sus vacaciones de Pascua

La soberana ha tenido que modificar algunos de sus planes en los últimos días, pero otros permanecen prácticamente intactos

La crisis que se vive en estos momentos en todo el mundo ha obligado a muchas personas a posponer los planes que tenían previstos hasta que puedan llevarlos a cabo. Otros tantos intentan, no obstante, mantener la normalidad y continuar, en la medida de lo posible, con su rutina. La reina Isabel II de Inglaterra ha modificado, tal y como ha anunciaba hace unas horas el Palacio de Buckingham, no solo algunos actos que figuraban en su agenda, sino también la manera de proceder en su día a día. Eso sí, ella no ha querido renunciar a ciertas tradiciones con las que suele cumplir cada año.  

Isabel IIVER GALERÍA

La intención de la monarca de trasladarse hasta el Castillo de Windsor no ha variado ni un ápice, aunque sí lo ha hecho la fecha en la que pensaba hacerlo. Así, la soberana ha adelantado una semana su viaje y será este jueves cuando ponga rumbo a la residencia situada en el condado de Berkshire, la misma en la que contrajeron matrimonio algunos de sus nietos- como el príncipe Harry y Meghan Markle, Eugenia de York y Jack Brooksbank y Peter y Autumn Phillips- y la misma en la que pasará, como cada año, la Pascua.

Isabel II escenifica su 'reconciliación' con los duques de Sussex

Hasta ahora, la soberana solía acudir junto a su marido, el duque de Edimburgo, a pasar los fines de semana a Windsor. Se trata de una rutina con la que cumple Isabel II desde hace un tiempo. Si bien es cierto, la prensa británica comentaba hace unos días que la marcha de la Reina del Palacio de Buckingham respondía a un protocolo de seguridad y aislamiento con respecto al coronavirus, lo cierto es que se debe a una costumbre que le acompaña los días de descanso. Y, a partir de este jueves, lo hará de manera continuada durante varias semanas, al menos hasta que pase la Pascua. Incluso podría quedarse allí más tiempo del planeado en un principio. En Windsor puede disfrutar de la naturaleza y de planes al aire libre, como montar a caballo, una de sus grandes aficiones.

Isabel IIVER GALERÍA

Aunque la decisión de trasladarse al condado de Berkshire no ha variado ni un ápice, sí lo han hecho otros actos y eventos previstos para los próximos días. El Palacio de Buckingham ha anunciado, por ejemplo, la cancelación de uno de los que más le gustaban a Isabel II: el Chelsea Flower Show, organizado por la Royal Horticultural Society, de la que la soberana es patrona. Tampoco se llevará a cabo el servicio Maundy en la capilla de San Jorge previsto para el 9 de abril ni tres eventos que solían celebrarse en primavera en los jardines de Buckingham. Las audiencias con el primer ministro británico, Boris Johnson, el obispo de Hereford y el resto de reuniones que tenía programadas sí se producirán, aunque cumpliendo con las medidas de precaución y seguridad establecidas por las autoridades sanitarias.

En cuanto al tradicional y esperado desfile Trooping the colour y otras grandes citas como la visita de estado que tenían programada los emperadores Naruhito y Masako de Japón se analizarán detalladamente por parte de la Corona en connivencia con el gobierno de Reino Unido, a fin de tomar las pertinentes decisiones. 

Más sobre