Y ahora que todos vuelven a hablar de Sarah Ferguson... ¿Qué escándalos la separaron de los Windsor?

Su encuentro con la Familia Real –en principio en la boda de su hija, Eugenia de York, y quizá en la de Harry y Meghan- está desatando ríos de tinta en el Reino Unido

Eugenia de York anunció su compromiso con Jack Brooksbank el 22 de enero y en cuestión de minutos Sarah Ferguson volvió a ocupar titulares como antaño. La madre de la futura novia y ex mujer del príncipe Andrés ha regresado a la actualidad por su próxima cita con los Windsor. La duquesa de York no faltará, como es lógico, a la boda de su hija y quizá también esté presente en el enlace del príncipe Harry y Meghan Markle; un reencuentro con la familia al completo de su ex que está siendo de lo más comentado en el Reino Unido. ¿Qué la separó de los Windsor?

VER GALERÍA

Resumiendo su historia de amor, Sarah Ferguson se casó con el príncipe Andrés en 1986, tuvieron a las princesas Beatriz y Eugenia, se separaron en 1992 (año “horribilis” para Isabel II ya que firmaron el divorcio la princesa Ana y Mark Phillips y se separaron el príncipe Carlos y Diana de Gales) y finalmente se divorciaron en 1996. Tras su boda se decía que la pelirroja era la nuera favorita del duque de Edimburgo, sin embargo, ahora los medios británicos recuerdan que la relación entre ella y el marido de la Reina de Inglaterra es muy fría desde hace décadas.

En el Reino Unido se pone fecha a esas desavenencias en el verano de 1992. Entonces, mientras algunos deseaban que los duques de York se reconciliaran, las fotografías en actitud íntima de la todavía mujer del Príncipe con John Bryan, al que definió como su asesor financiero, dieron la vuelta al mundo. Sin olvidar que esta no era la primera relación que trascendía de la Duquesa, rizando el rizo, se dijo que cuando las imágenes salieron a la luz Sarah Ferguson estaba quedándose con los Windsor disfrutando de un tiempo en el Castillo de Balmoral. Las fotos hicieron trizas la relación con sus suegros y en particular con el príncipe Felipe, que al parecer no quiso volver a coincidir con ella.

VER GALERÍA

VER GALERÍA

En años sucesivos ha habido algunos hechos que tampoco han acompañado a que las heridas se cicatricen. En 2010 el medio News of the World publicó un vídeo en el que la duquesa de York acepta un maletín con 32.000 euros, como anticipo de los 575.000 euros que ella pide a un periodista que se hacía pasar por empresario, a cambio de conseguirle una cita con su ex marido, el príncipe Andrés, que es Representante Especial para el Comercio y las Inversiones de Reino Unido.

Tras las fotos oficiales del compromiso de su hija, Sarah Ferguson abre el álbum no oficial

Las fotografías oficiales del compromiso de Eugenia de York y Jack Brooksbank

El escándalo se destapó mientras Sarah se encontraba en Cannes con su hija Beatriz para ir al cumpleaños de Naomi Campbell y después de recoger en Los Ángeles un premio por su labor solidaria. Su respuesta no se hizo esperar y afirmó estar “profundamente arrepentida de la situación y de la vergüenza pasada”. "Es verdad que mi situación financiera es precaria. Sin embargo no es excusa para esta grave pérdida de juicio y lamento mucho lo ocurrido. El duque de York no era consciente ni estaba envuelto en ninguna de las conversaciones que tuvieron lugar. Lamento sinceramente mis acciones", comunicó entonces.

sarah-fergusonVER GALERÍA

Un año después se celebraría la boda del príncipe Guillermo y Kate Middleton en la Abadía de Westminster -el mismo escenario en el que se habían casado los duques de York- y ella no estaba en la lista de invitados. “Fue muy difícil para  mí porque yo quería estar allí con mis hijas, ayudarlas a vestirse y que fueran en familia”, dijo Sarah Ferguson en el programa de Oprah Winfrey. “También fue difícil porque la última novia en ese pasillo fui yo”, añadió la duquesa, a la que hay que reconocer que siempre ha alabado al príncipe Andrés como marido y padre, y en más de una ocasión ha entonado el “mea culpa” del final de su matrimonio.

¿Estará en la boda de Harry y Meghan?

Con este precedente muchos se preguntaban ahora –dos años después de que su nombre saliera en los Papeles de Panamá, aunque The Guardian aclaró que no se habían encontrado irregularidades en su caso aunque sí mucho caos a la hora seguir sus finanzas- si el príncipe Harry tendería la mano a su tía, que fue una de las amigas íntimas de Diana de Gales, invitándola a su boda con Meghan Markle. Daily Mail asegura que Sarah Ferguson estará invitada el próximo 19 de mayo. El citado medio añade que lo que no está claro todavía es si acudirá a la ceremonia o solo a la recepción posterior. En cualquier caso sería un primer paso para retomar esos lazos familiares de cara al encuentro ineludible que tiene con los Windsor el 12 de octubre, en la boda de su hija con Jack Brooksbank.

jack-brooksbank-getty-1VER GALERÍA

Hay que recordar que nada más anunciarse el compromiso de la menor de sus dos hijas, Sarah compartió en sus redes sociales su alegría por la pareja. “Un abrazo total a la bondad y a la alegría. Amamos a Jack y estoy muy emocionado de tener un hijo, un hermano y un mejor amigo. Eugenia es una de las mejores personas que conozco y por eso juntos será pura armonía”, escribió en sus redes sociales, un mensaje entre los varios que publicó esos días y que su ex marido retuiteó desde su cuenta oficial. Desde entonces los medios británicos califican de "incómodo" el posible encuentro entre Sarah Ferguson y el duque de Edimburgo y se preguntan si esto añadirá más complejidad a la boda real a la hora de elaborar, entre otras cosas, el seating plan. Eso sin olvidar que la boda de Eugenia de York también podría ser el lugar en el que Meghan Markle conozca a Cressida Bonas, ex del príncipe Harry. ¡La cuenta atrás está en marcha!

Más sobre