royal-jewels-4t

Patrocinado por

Las joyas de la corona en las ‘royals’ más icónicas

Estas son algunas de las joyas más hermosas de nuestras monarcas favoritas

Las familias reales son más icónicas por sus labores humanitarias que por sus joyas. Debajo de esas tiaras brillantes, son mujeres que siguen dejando su huella a través de su trabajo para organizaciones benéficas. Ya sea Máxima de los Países Bajos o María de Dinamarca con las Naciones Unidas, la Duquesa de Cambridge para combatir el estigma de la salud mental, o incluso el trabajo que hacía Diana de Gales con el VIH/SIDA. A estas mujeres no les hace falta ninguna joya o diamante para brillar. Sin embargo, cuando la ocasión lo requiere, las ‘royals’ conservan una pieza deslumbrante para complementar su belleza interior y exterior. A continuación te presentamos algunas de las joyas más hermosas de nuestras monarcas favoritas.

Rania de Jordania - La tiara Boucheron

¡Una pieza moderna para una reina moderna! Aunque es extraño ver a Rania con una tiara, la monarca siempre acude a su hermosa pieza de Boucheron cuando la ocasión lo requiere. Es simple pero deslumbrante, y fue diseñada por la casa francesa de joyería Boucheron. Rania debutó la diadema, que cuenta con dos filas de diamantes y una inscripción en árabe, en el 2008. La pieza es muy versátil ya que se puede usar como una diadema o una pulsera.

Foto: JOHN THYS / AFP / Getty Images

Letizia de España - La tiara floral española

La esposa del Rey Felipe siempre impone tendencias durante sus compromisos formales. Su visita real a Londres durante el 2017 no fue una excepción, y en esa ocasión Letizia emanaba glamour gracias a la tiara Mellerio. La diadema de diamantes, que está inspirada en un diseño floral, en realidad pertenece a la Reina Sofía. La madre de Felipe la recibió como un obsequio en honor a su matrimonio con Juan Carlos de España en 1962. Sorprendentemente, la diadema se puede convertir en un collar.

Foto: Jeff Spicer / Getty Images

Mary de Dinamarca - El Rubí danés Parure

Esta pieza tiene sus orígenes en la corte de Napoleón Bonaparte. En 1804, durante la coronación del emperador francés, Jean Baptiste Bernadotte compró varios rubíes y diamantes para su esposa Désirée Clary. Con el paso del tiempo, la pareja adquirió un nuevo título: el Rey Carlos XIV y la Reina Desideria de Suecia. Se creó la tiara y luego pasó a las manos de la princesa sueca que se convirtió en la Reina de Dinamarca. Desde su creación, la tiara, que en un principio no era ni siquiera una diadema, ha pasado por varias modificaciones. La pieza que comenzó con detalles florales fue después una corona con broches, que fueron añadidos en 1947 por la Reina Ingrid. La monarca dejó la pieza en herencia a su nieto el Príncipe Frederik. Mary la lució de nuevo en el 2004 y, al igual que Ingrid, ella también alteró la pieza; el rubí danés Parure ahora es todo un juego de joyas: diadema, horquillas, pendientes, un gran collar, broche, pulsera y anillo.

Foto: Chris Jackson / Getty Images

Diana de Gales - El broche zafiro de la Reina Madre

La última Emperatriz de India obsequió a Diana de Gales con este gran zafiro ovalado y broche de diamantes para su boda con el Príncipe Carlos. Al igual que con la mayoría de las cosas que hizo en su vida, Diana puso su propia esencia en la pieza y la convirtió en una gargantilla de perlas con siete hebras. La madre de William y Harry de Inglaterra solía lucir la pieza a menudo, incluso después de divorciarse del hijo de la Reina Isabel.

Foto: Jayne Fincher / princesa Diana Archive / Getty Images

La Duquesa de Cambridge - El anillo de compromiso de la Princesa Diana

Cuando llegó el momento de proponerle matrimonio a su novia, Kate Middleton, el Príncipe William lo hizo con el anillo de compromiso de su madre, la Princesa Diana. Un anillo que contiene un zafiro de 12 quilates y está decorado con 14 diamantes, que Diana recibió del Príncipe Carlos en 1981. El Príncipe William sorprendió al mundo entero cuando entregó el anillo de su madre a Kate en 2010. Honrando la memoria de su difunta suegra, la Duquesa de Cambridge habitualmente lleva a cabo sus deberes reales luciendo esta hermosa pieza.

Foto: Chris Jackson / Getty Images

Máxima de Holanda - El rubí pavoreal Parure

En febrero de 2017, la reina Máxima buscó en la caja de joyas de la corona holandesa y rescató un collar de diamantes y rubíes que no había sido lucido en público desde hacía casi medio siglo. La pieza había pertenecido a la reina Guillermina de Holanda desde 1897. La monarca pidió a los joyeros Johann Eduard Schürmann & Co que confeccionaran una diadema de diamantes y rubíes utilizando piedras preciosas que pertenecieron a la reina Sophie. La tiara que hace juego tiene un parecido al collar que Máxima lleva en esta foto.

Foto: Patrick van Katwijk / Getty Images

Más sobre