La princesa Leonor debuta en Asturias ante la presencia de los Reyes y la infanta Sofía

Don Felipe y doña Letizia, acompañados de sus dos hijas, tenían fijada en la Santa Cueva su primera parada, pero antes de llegar a Covadonga han protagonizado una inesperada visita

El Principado de Asturias encara este sábado un día histórico: la triple efeméride del I Centenario de la Coronación de la Virgen de Covadonga, el XIII Centenario del Reino de Asturias y el Centenario de la creación del Parque Nacional de la montaña de Covadonga. Tres celebraciones a las que ha querido sumarse la Familia Real en una jornada que amanecía soleada, aunque el cielo despejado duraba poco. Se da la circunstancia de que es, además, la primera visita institucional de la princesa Leonor, princesa de Asturias, en esta comunidad autónoma, la misma que vio nacer a su madre, la reina Letizia. La llegada de Leonor con sus padres y su hermana -en helicóptero hasta Asturias- ha tenido lugar con varios minutos de retraso, ya que la Familia Real ha decidido realizar una parada previa en el hogar Camila Beceña de Cangas de Onís, un gesto que no estaba previsto en un principio.

Los Reyes, en AsturiasVER GALERÍA

No ha sido hasta pasadas las doce de la mañana cuando don Felipe, doña Letizia, la princesa Leonor y la infanta infanta Sofía han hecho acto de presencia entre vítores, aplausos -y una manifestación- y las banderas de los ciudadanos en el Real Sitio de Covadonga, escenario de los actos centrales para celebrar este 8 de septiembre, día de la festividad de la Virgen de Covadonga, para clausurar el Año Jubilar. Allí les esperaban ya autoridades como Javier Fernández, presidente del Gobierno del Principado; el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas; Luis Miguel Ortiz Cortés, primer alcalde democrático de Cangas de Onís y que ya estuvo presente durante la visita de don Juan Carlos y doña Sofía en los años 80.

La llegada de los Reyes y sus hijas recordaba a la que se produjo hace exactamente 41 años. Entonces, un joven Felipe de Borbón de apenas nueve años realizó el mismo recorrido. En aquel mmento, era don Juan Carlos quien conducía el vehículo en el que viajaba la Familia Real. Esta vez, el rey Felipe ha preferido viajar en el asiento trasero del coche. Para la ocasión, la reina Letizia ha escogido un vestido rojo, mientras que sus hijas han elegido sendos diseños en tono pastel y rosa pálido. Las dos hermanas han lucido nuevo corte de pelo.

Letizia y LeonorVER GALERÍA

Una vez en Covadonga, los Reyes y sus hijas han saludado a las autoridades y se han encaminado a la Santa Cueva, donde han inclinado la cabeza ante 'La Santina', que para la ocasión ha vestido sus mejores galas, en concreto un manto rojo de terciopelo con bordados clásicos en hilo de oro, tal y como ha podido confirmar HOLA.com. Ha lucido también la patrona asturiana otras tres prendas entre las que se encuentra un delantal con las iniciales 'A' (por Alfonso XIII) y 'C' (por su madre, María Cristina). Cabe recordar que hace justo un siglo el tatarabuelo de Leonor acudió al mismo lugar con su mujer Victoria Eugenia para presenciar la Coronación Canónica de la Virgen de Covadonga, gracia concedida por el Papa Benedicto XV, en un acto multitudinario en el que, además, se compuso el himno a la Virgen, el mismo que también se ha escuchado a cargo del músico asturiano Hevia, aunque en una versión corta.

La Familia Real con La SantinaVER GALERÍA

Fue hace 1.300 años cuando, tras la Batalla de Covadonga liderada por Don Pelayo, se halló en la cueva del Monte de Auseva la talla de 'La Santina', una figura venerada no solo por los asturianos -no en vano es su patrona- sino por muchos otros creyentes de dentro y fuera de nuestras fronteras, que acuden en peregrinación hasta aquí. La primera imagen de la Virgen de Covadonga se perdió por culpa de un incendio. Tiempo después, la Catedral de Oviedo donó la actual, la que los Reyes y sus hijas visitan de forma privada después de entrar a la gruta, a la que han accedido a través de un túnel excavado en la roca. Durante todo el recorrido, don Felipe ha aprovechado para explicar a sus hijas detalles de la historia de este emblemático lugar.

El rey y su familiaVER GALERÍA

En esta primera parada, Hevia ha hecho sonar su gaita. Les acompañan el arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes, el vicario general y el abad de Covadonga, ha pronunciado unas palabras en el interior de la Santa Cueva. "Es precioso ser testigos del encuentro en la Santa Cueva, ante la Virgen de Covadonga coronada y la jovencísima Princesa de Asturias. Ante Ella ponemos vuestro importante destino, Alteza, como en su día se puso el de vuestro padre hoy felizmente reinante. Que 'La Santina' guíe vuestros pasos y que vuestra Alteza crezca sana, sabia, santa y 'guapa' como aquí llamamos a las cosas y personas hermosas", ha comentado.  Es en este momento también cuando la Familia Real se ha asomado al balcón y, seguidamente, se ha producido la entrega de obsequios a los Reyes -una medalla conmemorativa del Centenario de la Coronación de 'La Santina'- y a la princesa Leonor y la infanta Sofía -dos medallas de la Virgen de Covadonga en oro dorado y oro blanco, que en su corona lleva unas piedras preciosas y en el reverso la cruz de la Victoria-.

leonorVER GALERÍA

Esta vez, y a diferencia de lo que sucedió con su padre, Leonor no va a recibir los atributos que le corresponden a su dignidad de princesa de Asturias, como son la cruz de la victoria o las mantillas. En 1977, el entonces príncipe Felipe los recibió de manos de don Juan Carlos. Tenía nueve años y durante esa visita fue proclamado príncipe de Asturias, título inherente al heredero de la Corona española y que ya ostenta Leonor desde el 19 de junio de 2014, momento en el que su padre asumió el trono.

La Familia RealVER GALERÍA

Tras la visita a 'La Santina', los reyes y sus hijas han realizado en coche el recorrido que les separa de la Basílica de Santa María la Real, saludando a su paso a los ciudadanos que se han dado cita para verlos de cerca. La Familia Real ha hecho su entrada en el templo, decorado para la ocasión con guirnaldas vegetales y arreglos florales -al igual que la Santa Cueva- mientras el himno de España sonaba de fondo. Pasadas las doce y media, ha dado comienzo la solemne Misa, que este año tiene una duración ligeramente menor. Tampoco va a haber, en esta ocasión y por primera vez en una década, la tradicional procesión posterior en la explanada del Santuario por razones de seguridad.

CovadongaVER GALERÍA

En el lugar se han instalado varias pantallas led para permitir a los asistentes seguir en directo la visita real a la Santa Cueva y la posterior celebración eucarística, que cuenta con la presencia de, entre otros, el arzobispo emérito de Madrid, Cardenal Antonio María Rouco Varela; así como los obispos de Lugo, Astorga, Santander y León, y los arzobispos de Burgos, Granada, Santiago de Compostela.

Misa en la BasílicaVER GALERÍA

En su Homilía, el Arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes, ha hecho referencia a la fiesta de la Virgen, a la peregrinación y a la visita real. “Mucho nos ha prestado haber contemplado el primer encuentro entre una Virgen Reina coronada y una jovencísima Princesa en esta su Asturias donde la sentimos ya tan nuestra”, ha comentado. Durante la Misa, se han podido escuchar además los cantos interpretados por la Escolanía, un coro de 36 niños y jóvenes que viven en régimen de internado en el Santuario y cuyo tema final de la Eucaristía es el Himno de Nuestra Señora de Covadonga. Tras la ceremonia, la Familia Real se ha mostrado de lo más cariñosa con los intérpretes y se han fotografiado con ellos, antes de saludar a las autoridades eclesiásticas.

La princesa Leonor firmando en el libroVER GALERÍA

En lugar de la tradicional procesión, están previstas varias actuaciones musicales en la explanada del Real Sitio. Sonará de nuevo la música de Hevia, esta vez con la Marcha de Belmonte de Miranda, a la que se sumará la de la Banda de Gaitas Ciudad de Cangas de Onís, que tocarán el himno de Asturias, y la Picos de Europa-DOP Cabrales, que tendrá un papel protagonista a lo largo de toda esta histórica jornada.

Más sobre