Ya hemos vislumbrado cómo ha sido el gran día de la proclamación de Felipe VI. El ceremonial, los honores, el júbilo…, que reinaron en la entronización de Juan Carlos I, volvieron a reinar en esta jornada histórica del día 19. La Casa Real hizo público un documento informativo con "datos sobre España, la Casa de su Majestad el Rey, la abdicación, la proclamación y otras informaciones útiles para los medios de comunicación".

El dossier, que ha sido el resultado de la colaboración entre la Casa del Rey, la Secretaría de Estado de Comunicación, Patrimonio Nacional, el Ministerio de Defensa, el Congreso de los Diputados y el Ayuntamiento de Madrid, recoge que: "La filosofía de estos actos es que tengan la solemnidad y la dignidad que requieren unos acontecimientos históricos, junto a los criterios de austeridad que recomiendan los tiempos que corren. Todo ello, sin olvidar la cercanía y la decisión de celebrar la proclamación del nuevo Rey con los ciudadanos que quieran asistir a los actos en las calles o plazas de Madrid, que serán engalanadas para la ocasión. El protagonismo del acto de abdicación corresponde al Rey Don Juan Carlos, mientras que el de proclamación corresponde al Rey Don Felipe".

Finalmente se ha decidido seguir un protocolo similar al que se desplegó el 22 de noviembre de 1975 en la jura del rey Juan Carlos. Tras la sanción y promulgación de la Ley Orgánica de Abdicación de la Corona de España por parte de Su Majestad el Rey Juan Carlos I, que se celebró a las 18:00 horas del miércoles, 18 de junio, en el Salón de Columnas del Palacio Real de Madrid, al día siguiente tuvieron lugar los grandes actos de la proclamación del nuevo rey Felipe VI, que comenzó a las 9:30 horas cuando don Juan Carlos impuso al nuevo soberano el Fajín de Capitán General. "En España, un nuevo rey no es coronado ni entronizado, sino que se le toma juramento y se le proclama", detalla el documento informativo de la Casa Real.

Después, los Reyes don Felipe y doña Letizia, y sus hijas, la Princesa de Asturias y la infanta Sofía, abandonaron la Zarzuela y se dirigieron hacia el Congreso, donde les recibió un batallón de honores compuesto por escuadra de gastadores, bandera, banda y música y cuatro compañías de los tres ejércitos y de la Guardia Civil, le rendieron honores (himno nacional) y el Rey pasó revista. En un acto solemne equivalente al de la Coronación, don Felipe, con la mano derecha sobre la Carta Magna, prestó juramento “de desempeñar fielmente sus funciones, guardar y hacer guardar la Constitución y las leyes y respetar los derechos de los ciudadanos y de las Comunidades Autónomas”.

Se colocaron en el estrado dos sillones para los Reyes y dos sillas para la nueva Princesa de Asturias y la infanta Sofía; la reina Sofía, la infanta Elena y las infantas Pilar y Margarita, así como familiares de doña Letizia, ocuparon la tribuna de invitados y, al otro lado del escenario, sobre el túmulo, estuvieron presentes los atributos seculares de la realeza: la corona y el cetro, que simbolizan la Monarquía española y que han estado presentes en las sesiones de juramento y proclamación de los soberanos desde Isabel II hasta Juan Carlos I. La corona, de plata sobredorada, sin pedrería y de uso decorativo, fue realizada por Fernando Velasco, platero de cámara de la Real Casa desde 1748, data de los tiempos de Carlos III, pesa alrededor de un kilo y lleva los emblemas de los distintos Reinos que formaron España. La pieza, que pertenece a Patrimonio Nacional y se custodia en el Palacio Real, fue vista por última vez en enero de 1980, con motivo del traslado de los restos de Alfonso XIII a España y su enterramiento definitivo en el monasterio de El Escorial. Y el cetro –un bastón de mando-, del siglo XVII, con casi setenta centímetros de largo, fue un regalo del Emperador del Sacro Imperio Rodolfo II (siglo XVI) a su primo el Rey de España Felipe II.

Tras la jura, el nuevo monarca pronunció su primer discurso como Rey, el más importante de toda su vida, que ha estado preparando con esmero en las vísperas de su proclamación y en el que dio a conocer el soberano las principales líneas de su reinado.

No todo es predecible ni previsible. La presentación de la Princesa como Reina fue una de esas grandes incógnitas de la entronización de Felipe VI. Se desconocía si vestiría de corto o, acorde al uniforme de Gran Etiqueta del Ejército de Tierra que lució su marido, de largo. Su vestido fue el secreto mejor guardado como el de las novias, y es que no es cosa baladí. El traje que lució la reina Sofía en su día –un vestido largo con abrigo y bolso a juego en fucsia, el color de los capotes y la alegría- tuvo un papel trascendental a la hora de significar el cambio de España del blanco y negro al color. Una cuestión que sopesó mucho debido a que el luto oficial por Franco iba a durar varios días, aunque se levantaba para el acto de jura del Rey en las Cortes: “El luto quita la gala, pero la gala quita el luto”.

Finalizado el acto, los nuevos Reyes, acompañados de sus hijas, presidieron un desfile militar desde la escalera de la Puerta de los Leones y después se dirigieron en coche hasta el Palacio Real, donde saludaron desde el balcón principal y junto a los Reyes don Juan Carlos y doña Sofía. Este día histórico finalizó a las 13:00 horas con una recepción a una representación de la sociedad civil española en el Palacio Real.

PROCLAMACIÓN HORA A HORA

Miércoles 18 de junio de 2014
18:00 horas. Sanción y promulgación de la Ley Orgánica de Abdicación de la Corona de España por parte de Su Majestad el Rey Juan Carlos I en el Salón de Columnas del Palacio Real de Madrid. Asistieron en torno a 150 invitados institucionales. Estuvieron presentes, entre otros, los presidentes del Congreso y del Senado, el Presidente del Gobierno y los ministros, además de la Reina Sofía y los Príncipes de Asturias. A la llegada de Su Majestad el Rey Don Juan Carlos, una compañía de la Guardia Real le rindieron honores con escuadra de gastadores, unidad de música, bandera y tres secciones. Se le rindieron honores con salvas de ordenanzas (21 cañonazos) e himno nacional. Ya en el Salón de Columnas del Palacio Real, se produjo la Sanción y Promulgación de la Ley por parte de Su Majestad el Rey Don Juan Carlos. Posteriormente, el Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, realizó el refrendo en esta Ley. Fue el último acto oficial de sus casi 39 años de reinado, desde que el 22 de noviembre de 1975 fuera proclamado Rey, aunque seguirá siendo Rey de derecho hasta las 00.00 horas del día siguiente cuando la ley entre en vigor al ser publicada en el Boletín Oficial del Estado. A partir de ese mismo momento, don Juan Carlos dejó de ser Jefe del Estado y Jefe supremo de las Fuerzas Armadas y todas sus funciones institucionales recayeron en su hijo, Felipe VI, mientras que la infanta Leonor pasó a ser la Princesa de Asturias y Heredera al trono.

Jueves 19 de junio de 2014
9:30 horas.
Antes de la sesión solemne del juramento y la proclamación del nuevo Rey en el Palacio de La Zarzuela, don Juan Carlos impuso el Fajín de Capitán General a Su Majestad el Rey Don Felipe VI y le despidió antes de salir al Palacio del Congreso de los Diputados. El nuevo soberano llevó el uniforme de Gran Etiqueta del Ejército de Tierra: Guerrera azul con tirilla y puños blancos; pantalón azul; zapatos y calcetines negros; guantes blancos, gorra de plato azul; Fajín de General y condecoraciones en miniatura.

10:00 horas. Los nuevos Reyes, don Felipe y doña Letizia, y sus hijas, la Princesa de Asturias y la infanta Sofía, abandonaron La Zarzuela y se dirigieron hacia el Congreso. A la entrada, un batallón de honores compuesto por escuadra de gastadores, bandera, banda y música y cuatro compañías de los tres ejércitos (Ejército de Tierra, Armada y Ejército del Aire) y de la Guardia Civil, mandadas por un teniente coronel del Ejército del Aire, le rendieron honores (himno nacional) y, tras recibir novedades, el Rey pasó revista a la fuerza acompañado por el Jefe del Estado Mayor de la Defensa, el Jefe del Cuarto Militar de la Casa de Su Majestad el Rey y el teniente coronel jefe del batallón , antes de que se produjesen los saludos en la Puerta de los Leones del Congreso de los Diputados, previos a su entrada en el hemiciclo. A su salida, las compañías de honores desfilaron ante los Reyes de España, la Princesa de Asturias y la Infanta Sofía.

10:30 horas. Apertura de la Sesión Conjunta de las Cortes Generales, precedida de la llegada de los poderes del Estado, los miembros el Consejo de Ministros con el presidente del Gobierno al frente, diputados y senadores, presidentes de Comunidades Autónomas, además de otras autoridades. Asistieron, junto a los Reyes, la Princesa de Asturias, la Infanta Sofía, la Reina Sofía, la Infanta Elena y las Infantas Pilar y Margarita (hermanas del Rey Don Juan Carlos I). El acto en el hemiciclo consiste en el juramento y la proclamación del Heredero como Rey previstos en la Constitución. Felipe VI dirigió a la nación el discurso más importante de su vida, su primer discurso como Rey de España, en el que avanzó las líneas de su reinado. A este acto no asistió el rey Juan Carlos I, para dar todo el protagonismo a su hijo.

11:30 horas. Tras la proclamación de Felipe VI, los Reyes, acompañados de sus hijas, presidieron un desfile militar desde la escalera de la Puerta de los Leones. Desde el Congreso de los Diputados, se dirigieron en coche desde el Congreso de los Diputados (Calle Carrera de San Jerónimo) hasta el Palacio Real de Madrid (Plaza de Oriente), escoltados por una sección de caballería de la Guardia Real. El recorrido se realizó por la Carrera de San Jerónimo, Paseo del Prado, Calle de Alcalá, Gran Vía,-Plaza de España y Plaza de Oriente.

12:15 horas. Los nuevos Reyes don Felipe y doña Letizia saludaron desde el balcón del Palacio Real de Madrid acompañados del don Juan Carlos y doña Sofía. Seguidamente, saludaron también desde el balcón sus hijas, la Princesa de Asturias y la Infanta Sofía. La Plaza de Oriente tiene capacidad para más de 40.000 personas, que pudieron ver en directo la escena del balcón, al igual que se produjo el 22 de mayo de 2004 –hace más de diez años- tras el enlace matrimonial de Don Felipe y Doña Letizia en la Catedral de La Almudena.

13:00 horas. En el Palacio Real se celebró una recepción a una representación de la sociedad civil española. Se realizará un saludo en el Salón del Trono.

Más sobre