Lechazo y vinos de la Ribera del Duero: el plan sorpresa de Federico y Mary de Dinamarca en Peñafiel

Los príncipes herederos han visitado este fin de semana la villa vallisoletana donde han pasado totalmente desapercibidos

Los vinos de la Ribera del Duero se han convertido en un reclamo turístico que ya traspasa nuestras fronteras y atrae a público de todo el mundo que quiere conocer in situ el proceso de producción de estos afamados caldos. Entre los muchos turistas que acuden hasta las bodegas de esta denominación de origen, este fin de semana se han dejado ver unos visitantes de lo más ilustres: los príncipes Federico y Mary de Dinamarca, que viajaron hasta Peñafiel (Valladolid) en una visita privada y por sorpresa, según adelantó El Norte de Castilla.

Federico y Mary de DinamarcaVER GALERÍA

La presencia de los herederos al trono danés pasó prácticamente inadvertida en la villa castellana. En su periplo, disfrutaron de una de una de las delicatessen del municipio: el lechazo asado del  Asador Mauro de Peñafiel, según han confirmado desde el propio restaurante a HOLA.com. Se trata de un local de comida tradicional, que cuenta con bastante fama en la zona, y en la que, además del cordero asado, se puede probar la tradicional sopa castellana, ensaladas, quesos y embutidos como la morcilla y el chorizo. El asador, cuyo precio medio se sitúa entre los 25 y 35 euros, también cuenta con una carta de postres entre los que destacan el flan de la casa, la tarta de ponche segoviano o la leche frita. Su extensa bodega está compuesta por más de 350 referencias. Es probable que, estando en la Ribera del Duero, los herederos daneses maridaran su comida con algún vino, teniendo en cuenta que contaron en su viaje con un guía de excepción: el enólogo danés Peter Sisseck.

Al ser una visita privada, los Príncipes accedieron al local con total discreción y ni siquiera los trabajadores del establecimiento fueron avisados con antelación de la visita. Una vez dentro, Federico y Mary almorzaron junto a un grupo de personas entre las que se encontraba el bodeguero danés. Aunque comparte país de origen con los Herederos, Peter Sisseck lleva más de treinta años en la Ribera del Duero y es propietario de la bodega Pingus. Ingeniero agrónomo de profesión, este empresario vinícola recabó en la Ribera en 1990 en una estancia que no iba a demorarse, en principio más de dos meses. Algo encontró en estos viñedos que dejó su trabajo en California para finalmente montar su propia bodega. 

Federico y Mary de DinamarcaVER GALERÍA

Los herederos al trono de Dinamarca no son los únicos miembros de la realeza que se han dejado ver Castilla y León. La pasada Semana Santa, los Reyes de Bélgica, Felipe y Matilde, realizaron varias etapas del Camino de Santiago de las provincias de Burgos y Palencia. Con su viaje de abril, era la tercera vez que los Monarcas acudían como dos peregrinos más a la ruta jacobea.

Más sobre