Pensar en los soldados caídos llevó a las lágrimas a la reina Isabel II este miércoles. La monarca de 90 años asistía al memorial de dedicación del regimiento del Duque de Lancaster en Stafforsdshire, cuando los fotógrafos captaron un arranque de emoción poco común en la siempre digna monarca: una lágrima se había escapado de su ojo derecho.

Se trataba de una ceremonia en honor de los uniformados caídos en cumplimiento del deber. Treinta y dos miembros de ese regimiento —del cual la reina es coronel honoraria— han muerto peleando en Afganistán desde su fundación hace casi una década.

Reina Isabel IIVER GALERÍA Foto: Getty Images

La monarca de 90 años, que llevaba un vestido blanco de flores cubierto por un elegante abrigo celeste y sombrero del mismo tono, se secó sutilmente la lágrima de su mejilla. Y más tarde, cuando siguió la ceremonia, volvió sonreír.

Reina Isabel IIVER GALERÍA Foto: Getty Images

Fue una de las pocas veces que la monarca ha sido vista llorando en público desde que asumiera el trono del Reino Unido en 1952.

Más sobre