vestidos novia Teresa Helbig

Los vestidos de las novias que no quieren pasar desapercibidas

Teresa Helbig presenta 'Yes I Helbig', su nueva colección cápsula dedicada al mundo nupcial

En los últimos años el sector nupcial ha sufrido una evolución sin precedentes. Y no solo en esos detalles de decoración u organización que rodean la boda, sino en la elección del vestido de novia. "Creo que cada vez más novias quieren, en este orden: estar muy guapas, ir cómodas, ser ellas mismas, poder olvidarse del vestido y centrarse en pasárselo bien", asegura la diseñadora Teresa Helbig. Ese cambio de mentalidad ha hecho que diseñadores y firmas creen vestidos prácticos, pensados para la novia de hoy, una mujer que quiere ser ella misma. Un concepto que la creadora catalana lleva trabajando desde el comienzo de su andadura y que ahora está más presente que nunca en Yes I Helbig, su nueva colección cápsula dedicada a las novias. Una propuesta que surge, en cierto modo, de esta pandemia y las reflexiones que ha traído en cuestión de moda: la vuelta a los orígenes, el enorme valor de la artesanía, de la costura, de la investigación y del savoire faire. Una colección para las novias de hoy que no quieren pasar desapercibidas

Háblanos un poco más de los diseños que podemos encontrar en tu nueva colección nupcial.
Yes I Helbig es una colección que reivindica un modo de vida basado en el movimiento slow con el que predicamos desde hace 25 años en el que el tiempo, el mimo y la pausa se convierten en herramientas clave para saborear y valorar los esenciales de nuestras vidas. En ella encontramos vestidos tul de algodón bordado con microperlas y microlentejuelas, vestidos de punto con reminiscencias de los calados artesanales, georgettes de seda plisados, macramé… mangas estilosísimas, aberturas laterales en las faldas y patrones que empoderen a la figura de la mujer son los protagonistas de esta colección.
Todo ello ideado para una novia exquisita, apasionada, responsable y tremendamente humana que cree en moda duradera, que respeta a las manos que las hacen, a las personas que las llevan, y a nuestro planeta. Una novia fiel a si misma, que se quiere muchísimo, que lo hace a su manera, divirtiéndose siempre ante todo y jamás pasa desapercibida.

¿Crees que estamos ante una colección apta para todas las novias o solo para un tipo concreto?
Estamos ante una colección para mujeres que no quieren pasar desapercibidas, de todas las razas, edades, nacionalidades, creencias... Para mujeres que quieren sentir de ellas mismas (y en el día de su boda más que nunca), mujeres que lo hacen a su manera y bajo sus normas, mujeres poderosas, libres y auténticas, mujeres que se lo pasan bien, que se ríen de sus propias bromas, mujeres gamberras y cañeras con muchísimas ganas de reivindicarse, quererse y pasárselo bien.

Gracias a los tejidos que utilizas para tus propuestas y al corte, las prendas favorecen a la silueta femenina. ¿Es ese tu principal objetivo: crear prendas con los que la novia se sienta cómoda y guapa?
En Teresa Helbig somos un equipo de prácticamente todo mujeres y nuestro objetivo es ofrecer prendas que acompañen, favorezcan y empoderen al cuerpo de la mujer. Egos a parte, lo nuestro es trabajar para todas aquellas mujeres que depositan su confianza en nosotros para vestirse en un día tan especial, hacer que se sientan únicas, guapas, empoderadas y segurísimas de si mismas. Y cuando vemos el resultado, todo tiene sentido.

¿Cómo definirías a la novia de Teresa Helbig?
La definiría con el decálogo de la HelbigBride:
I. Lo hacemos a nuestra manera y bajo nuestras normas.
II. Si no es divertido, no nos interesa.
III. Creemos firmemente en cualquier tipo de amor a primera vista.
IV. No tenemos ningún problema en ser el centro de atención y siempre ser recordadas.
V. Nos encantará saber tu opinión, pero no necesitamos el permiso de nadie para tomar nuestras decisiones.
VI. Creemos en lo atemporal, en lo auténtico, en la esencia, en lo que nos emociona muchísimo.
VII. Somos nosotras mismas, siempre, en la versión que más nos apetezca.
VIII. Una buena prenda acompaña y empodera, nunca eclipsa ni pretende.
IX. Somos de las que nos reímos muchísimo de nuestras propias bromas.
X. Vestirse es un hecho (muy) relevante.

¿Y a la novia de 2021?
En 2021 veremos a una novia con una dosis extra de realidad, respeto y sentido común. Una novia más intima, más detallista, que valora el trabajo y el talento artesano, que cree en el poder de la atemporalidad y las cosas bien hechas, que busca vivir el momento, celebrar con los suyos e invertir en todo aquello que le haga muchísima ilusión.

En líneas generales, ¿te gusta seguir las tendencias o prefieres acercarte a diseños atemporales?
Siempre hemos huido del momento "moda/tendencia" y nos hemos mantenido fieles a nuestra esencial. Un consejo que damos siempre a nuestras novias, y que nosotros seguimos al pie de la letra, es que hay que mantenerse fiel a una misma, solo así, pasarán 50 años y la novia se seguirá viendo a ella, igual de real, igual de auténtica, igual de poderosa, igual de libre. El vestido es para una misma, y ha de ser el vestido de tu vida. No se puede contaminar esa circunstancia única con algo que has visto en televisión o te han dicho que se lleva.

¿Cuáles son las tendencias que veremos con más fuerza en 2021?
El punto, la artesanía, los volantes, la diferenciación, la sobriedad (en forma, no en la base), el dos piezas … y las plumas, siempre.    

¿Y las que dejaremos de ver en la próxima temporada?
Las extravagancias, estridencias y el disfrazarse no están en la orden del día.

¿Hacia dónde va la moda nupcial?
Hacia la introspección, la sostenibilidad, la híper personalización y el vivir el momento.

Cada vez hay más chicas que se suman a los vestidos cortos o al pantalón (sobre todo por la situación actual), como creadora, ¿crees que llegará un momento en el que estos diseños nupciales superen a los vestidos largos?
Creo que cada vez más novias quieren, en este orden: estar muy guapas, ir cómodas, ser ellas mismas, poder olvidarse del vestido y centrarse en pasárselo bien. Siguiendo esta regla, es probable que las novias quieran despojarse cada vez más de los estereotipos que muchas veces van ligados al concepto "novia" y quieran ser ellas mismas en la versión que más les apetezca, de corto, de largo, de coctel o de traje chaqueta. Es su día, pueden (y deben) permitírselo todo.

¿Qué consejo le darías a esas chicas que se casan el año que viene y tienen que elegir su vestido?
Que sea muy fiel a su instinto y que haga oídos sordos a las tendencias, e incluso a la tradición familiar.

Y como diseñadora, ¿algún truco para elegir el vestido que mejor se adapte a cada silueta?
Siempre recomendamos a nuestras novias que vayan a muchos sitios y que se vean vestidas de novia con siluetas muy distintas entre sí, es muy frecuente que vestidos que vemos en percha no encajen a primera vista, pero cuando te lo pruebas, todo cambia. Y por supuesto, dejarse asesorar por los que llevamos trabajando en el sector más 25 años y tenemos un ojo clínico con lo que respecta a favorecer la silueta femenina, siempre decimos que nuestra mejor publicidad es que la novia se vea, guapisísima y favorecidísima, así que, ¡estamos juntas en esto!

Más sobre