Así son las bodas de las parejas que se casan durante la 'nueva normalidad'

Novios anónimos o tan conocidos como Beatriz de York y Edoardo Mapelli Mozzi no renuncian a su 'sí, quiero'

En lo que llevamos de año se estima que cerca de un 50% de las parejas españolas que tenían previsto darse el 'sí, quiero' en 2020 han decidido posponer su enlace. Una decisión complicada en la que intervienen infinidad de factores. Pero también son muchos los que han preferido seguir adelante y celebrar una boda adaptada a las nuevas circunstancias, pero igualmente bonita y especial. Catarina y David fueron una de esas parejas que, a pesar de todo, decidió casarse durante la desescalada. Ellos lo hicieron el pasado 23 de mayo, cuando Andalucía estaba en fase dos. Ni las restricciones de aforo, ni las limitaciones, ni el uso de mascarillas impidió que dieran un paso más en su historia de amor. Celebraron una boda íntima a la que asistieron 15 invitados ataviados, como ellos, con mascarillas. No faltaron los geles desinfectantes, y sí los besos y los abrazos. Pero la emoción fue visible en los ojos de la pareja y de los asistentes en todo momento. Para que sus familiares, desde sus países de origen, y el resto de invitados que no pudieron asistir por las circunstancias compartieran su felicidad retransmitieron la ceremonia a través de redes sociales. Una forma de estar un poquito más cerca de los que estaban lejos. Eso sí, en cuanto la situación mejore tienen previsto celebrar una gran fiesta con todos ellos.

boda desescalada Catarina y DavidVER GALERÍA

VER: Un 'sí, quiero' diferente, pero tan bonito y especial como antes

Ellos ya se han casado

Laura y Víctor se casaron el pasado 20 de junio en Barcelona. Tuvieron que cambiar el formato de la boda –eran 200 invitados y redujeron el número a 60– y el lugar de la celebración. "Decidimos celebrarla en el jardín de la finca de mis padres con una jaima de 350m2 ya que todas las celebraciones familiares han sido en esta casa y nos hacía especial ilusión", nos explicaba la novia y añadía que las medidas que ha traído la nueva normalidad no fueron un problema para ellos. Pusieron mascarillas y gel para todos los invitados e incluso carteles en los que indicaban que era recomendable su uso por salud. "Lo más especial de aquel día fue ver a todos mis seres queridos juntos celebrando nuestro amor. Para mí, la familia es lo más importante en la vida. Y por supuesto el discurso que me dedicó mi madre". Y lanza un mensaje para todas esas parejas que aún tienen dudas: "el amor está por encima de todo y, ¡si quieres, puedes!".

boda-laura-7zVER GALERÍA

Solo una semana después, el 27 de junio, Marta y Víctor también celebraron su boda. "Después de muchas idas y venidas, al final pudimos casarnos el primer fin de semana sin Estado de Alarma. La boda inicial iba a ser en La Granja de San Ildefonso el 23 de mayo, pero cuando vimos que no iba a ser posible, decidimos hacer una boda íntima con nuestras familias y celebrarlo en mi casa de Torrelodones. La verdad es que teníamos muchísimas ganas de casarnos y empezar nuestra vida juntos, pero somos dos familias bastante grandes –Víctor tiene 10 hermanos– y por eso tuvimos que retrasarlo para poder reunirnos todos. Una cosa que teníamos clara era que al menos queríamos que estuviesen nuestros padres y hermanos con nosotros", nos explica.

Aunque Marta asegura que tomar la decisión de celebrar una boda diferente a la que habían soñado no fue fácil, hoy se sienten muy felices. "Al principio cuesta mucho asumir que tu boda no va a poder ser como la que tenías pensada y, sobre todo, como la que has estado organizando con tanta ilusión durante tanto tiempo. Pero es curioso como poco a poco te vas haciendo a la idea e incluso consigues ver el lado positivo de cada situación que te toca vivir. Viéndolo ahora con perspectiva, damos gracias por haber vivido esto que nos ha hecho darnos cuenta de las cosas que son de verdad importantes en la vida, apreciar cada momento con nuestra familia y amigos, fortalecernos como persona y unirnos aún más como pareja".

boda-marta-zara-5zVER GALERÍA

Pablo y Marta se casaron el 24 de julio. La ceremonia religiosa tuvo lugar en la Parroquia de Navacerrada y la celebración posterior en La Casona de Torrelodones. Pese a la incertidumbre ellos también decidieron mantener su fecha por muchos motivos. "Era una fecha muy importante para nosotros, principalmente porque nos habíamos conocido un 24 de julio cinco años antes. También porque durante toda la preparación nos centramos en lo más importante para nosotros, que era casarnos. La fiesta también nos apetecía, pero lo importante era dar ese paso. Un motivo más era que nadie nos garantizaba que si lo retrasábamos se pudiera hacer con total normalidad. Finalmente pudimos celebrar la boda con unas 100 personas y salió todo fenomenal", aseguran.

boda nueva normalidadVER GALERÍA

Pero no solo las parejas anónimas han decidido adaptar sus planes a la nueva situación y continuar adelante con su boda. El pasado 17 de julio llegó a los medios la noticia de que Beatriz de York y Edoardo Mapelli Mozzi se habían casado en secreto en la Capilla Real de Todos los Santos en Royal Lodge, Windsor. Un enlace con pocos invitados –el comunicado de Palacio advertía que se tuvieron en cuenta todas las restricciones y allí las bodas no pueden pasar de treinta personas– y menos protocolario de lo que suele caracterizar a la Familia Real Británica. Tita Astolfi – sobrina del famoso jinete Luis Astolfi– y Fernando Mora-Figueroa celebraron el pasado 24 de julio su enlace en el municipio gaditano de Vejer de la Frontera. Y lo hicieron con una ceremonia que tuvo lugar en la iglesia de Nuestra Señora del Buen Consejo, en la finca Las Lomas, de Vejer, propiedad de la familia de Fernando. Además, tal como aseguraba el medio británico Daily Mail, Cressida Bonas y Harry Wentworth-Stanlye se habrían casado en un exclusivo club de polo de Cowdray Park, en una ceremonia íntima, el fin de semana del 25 de julio.

noviosVER GALERÍA

Cómo son las bodas en la nueva normalidad

Si algo tienen en común todas estas parejas es que para ellos las nuevas medidas que rigen nuestra vida no han supuesto un impedimento a la hora de celebrar su enlace. Aunque esta decisión depende mucho de las circunstancias personales de cada uno, parece que, en general, "las parejas van encontrando las nuevas medidas más acordes con sus expectativas de celebración y ya están empezando a festejar", explica la wedding planner Sira Antequra. "Realmente es una situación difícil para muchas parejas que se han visto ante la necesidad de tener que aplazar su boda. Muchas otras han tenido la valentía de seguir adelante con la preparación de su gran día, pero realizando ciertos cambios", añade la wedding planner Priscila Llorens, encargada de organizar bodas como la de Alexandra Pereira o la de Laura y Víctor, una de las parejas de las que hablábamos antes. 

Con la caída del Estado de Alarma, el Gobierno no dio unas medidas concretas para el sector nupcial. "Lo que destacamos es que hay que mantener la distancia social de 1,5 metros y, si no se puede, el uso obligatorio de mascarillas. Lo que entendemos es que la boda puede realizarse al completo con estas medidas de seguridad. Los aforos los marcan las Comunidades Autónomas", nos explica Isaac Amselem, presidente de la Asociación y director de la agencia de comunicación Noquiero.es. Y para que estas celebraciones sean lo más seguras posibles, Isaac asegura que los proveedores están "trabajando para cumplir todas las normas sanitarias. Ya que estas son vitales para nosotros. Muchos proveedores nos estamos reinventado e incorporamos nuevos servicios para que los novios puedan celebrar su boda de una forma más íntima".

bodas nueva normalidadVER GALERÍA

"Debemos apoyar a esos novios que quieran casarse este año siempre y cuando cumplan con la normativa vigente según la Comunidad a la que pertenezcan. Las palabras mágicas deben ser: seguridad, higiene y responsabilidad", añade Priscila. Además, como wedding planner, propone unos consejos para quienes se casen en estos momentos, como "controlar la temperatura de todos los asistentes; poner gel en las mesas; mantener una distancia de seguridad entre mesa y mesa; optar por mesas de 2 metros de diámetro y hasta 10 comensales; en el aperitivo, poner mesas y sillas para todos los invitados y con la distancia de seguridad correcta; todo el personal de staff deberá llevar mascarilla en todo momento (a los camareros, podemos añadir el uso de los guantes); toda la comida será servida por los camareros; dar mascarillas para los invitados; limpiar y desinfectar las zonas. Cabe destacar que todos estos consejos deben ir acompañados de responsabilidad y sentido común. Si algo hemos aprendido estos meses es que lavarse las manos y mantener la distancia de seguridad es muy importante para evitar posibles contagios", concluye.

bodas-normalidad-7zVER GALERÍA

Pero que sea una celebración íntima no significa que no sea preciosa. Desde la finca La Centenaria 1779, por ejemplo, nos explicaban que los montajes más elegantes siempre tiene las mesas separadas asegurando así un buen servicio a los comensales y las distancias sociales requeridas en estos momentos. Joan Conejo, decorador, florista y director creativo, indicaba que la decoración tampoco se ha visto afectada por esta nueva circunstancia. "El hecho de que haya muchos o pocos invitados, bien sea en una iglesia o en un jardín, no es razón para que esta parte importante de la decoración de una boda se vea afectada. Seguimos jugando con colores, volúmenes, detalles, velas, flores de temporada y ahora más que nunca donde el color juega un papel importante que da vida y esperanza".

boda-laura-3zVER GALERÍA

Los dos puntos que más dudas generan a los novios son el cóctel y el baile. Sobre el primero, desde la finca La Centenaria 1779 aseguran que "la mayoría de caterings coinciden en que una buena opción para el aperitivo es que la comida de los bufés esté servida por camareros. Las zonas de mesas y chill out se incrementan asegurando así un montaje más amplio repartido entre todo el jardín". En cuanto a la fiesta posterior a la boda cabe indicar que está condicionada por las mismas normas que regulan la apertura de locales de ocio nocturno. Y, como explican desde la Federación Nacional de Empresarios de Ocio y Espectáculos, las normas varían en cada Comunidad Autónoma. Pero como bien explicaban Marta Rivadulla y Celia Torres, wedding planners de El sofá amarillo, que no haya baile como tal no significa que no haya diversión. Un buen DJ, un grupo de música en directo, juegos o fuegos artificiales pueden ser una buena alternativa para cerrar un gran día por todo lo alto.

Más sobre

Read more