vestido novia ze garcía

La novia que se casó en la Costa Brava con un vestido sencillo y una espalda de alto impacto

Lució un espectacular diseño de Ze García que la novia y el diseñador modificaron al aplazarse la fecha del enlace

Desde que entró en vigor la llamada nueva normalidad cada vez más los novios que se animan a mantener la fecha de su gran día. "Las parejas van encontrando las nuevas medidas más acordes con sus expectativas de celebración y ya están empezando a festejar", nos explicaba la wedding planner Sira Antequera. Ese fue el caso de Laura y Víctor, que se dieron el 'sí, quiero' a finales de junio. También hay otras que, tras haber aplazado su enlace, encuentran en el verano la fecha perfecta para sellar su amor. El diseñador José María García, director creativo de Ze García, nos explica que una de sus novias vivió esta situación. "La fecha prevista de la boda era para principios de primavera, pero no pudo celebrarse".

La pareja decidió celebrar su enlace a finales de junio. Sustituyeron una gran iglesia ubicada en Barcelona por otro templo situado en la Costa Brava. Cambios que, además de nuevos preparativos, implicaron alguna que otra modificación en el vestido. "Al principio queríamos hacer algo más urbano con una capa en tafetán y una cola muy larga que llenara mucho el escenario de la boda. Finalmente, al aplazar la boda y celebrarlo en un ambiente más íntimo y relajado en la Costa Brava, también en una iglesia pero con un punto más romántico y menos aristócrata, optamos por retirar la capa y añadir el velo corto. Mucho más acorde a la escena", relata el diseñador.

Cuando la novia llegó al atelier, ¿tenía claro el tipo de vestido que buscaba?

El tipo de vestido que buscaba sí, pero bien es cierto que ha cambiado. En un inicio ella se casaba en otro escenario mucho más grande, por lo que iba a lucir una larga capa en tafetán. En cuanto a la forma de su vestido sí que la tenía clara. Buscaba un vestido limpio y minimalista con líneas puras, pero que a su vez tuviera ese punto que lo hiciera también perfecto para la fiesta. Finalmente con el cambio de escenario suprimimos la capa y la sustituimos por un velo corto ya que el diseño no necesitaba tanta escenografía.

VER: Catarina y David, la pareja que celebró su boda durante la desescalada

¿En qué detalles tuviste que aconsejarle más?

No estaba previsto el corte bajo pecho. Este detalle lo evolucionamos cuando le hicimos el vestido a medida, ya que vimos que a su silueta le favorecía más. Con este ajuste el vestido quedaba mucho más elegante.

¿Podrías hablarnos del proceso creativo y del resultado final del vestido?

Escuchando más o menos las ideas que buscaba nuestra novia me iba encajando su propuesta con una glasilla que tenía dentro de taller. Iba en sintonía a lo que la novia le apetecía, y fue probárselo, hacerle unos pequeños ajustes, y se enamoró por completo y lo tuvimos claro.

¿Qué crees que hace especial esta pieza?

Sin duda la espalda. Es una espalda descubierta y muy original que está totalmente en tendencia. El velo corto junto al escote le da un punto especial a la novia. Además el patronaje de este vestido es muy complicado, se suele pensar que los vestidos minimalistas con líneas simples son más sencillos en su confección, pero en absoluto. El patronaje y la técnica detrás de estos diseños es mucho más complejo puesto que se percibe cualquier error con mayor facilidad, por lo que deben quedar absolutamente perfectos. No hay espacio para esconder imperfecciones.

Se trata de un vestido minimalista, con escote a la espalda. ¿Es la sencillez sinónimo de elegancia en el mundo nupcial?

Sí, la sencillez es sinónimo de elegancia. Siempre he considerado que la elegancia es la capacidad de mimetizarse con el ambiente. Ahora bien, también puedes conseguir la elegancia con un vestido que incluya pedrería, chantilly o algún bordado más elaborado… Siempre mientras sea adecuado al estilo, la silueta y el escenario de la boda.

¿Crees que el minimalismo es una tendencia que vamos a seguir viendo en las próximas temporadas? ¿O es más bien una definición del momento actual que vivimos?

El minimalismo siempre es una tendencia. Pero no hay que confundir minimalismo con austeridad, ya que un vestido minimalista puede llegar a ser más costoso incluso que uno más sofisticado o recargado. Lo que no se invierte en drapeados, pedrerías, chantilly's o encajes ha de invertirse en tejido, confección y en patronaje. Muchas novias se sorprenden con esto. Además actualmente conviven muchos estilos diferentes. En los 80 era todo más show, en los 90 más minimalista, etc. Pero ya llevamos muchos años en los que conviven todos los estilos de manera genérica. Yo apuesto 100% por los vestidos atemporales.

¿Ayudaste a la novia a elegir el resto de complementos de su look nupcial? 

Sí, me gusta aconsejar a todas las novias y me gusta formar parte del proyecto de principio a fin. Todo tiene que funcionar en sintonía. Creo que es un error vender solo el vestido. En este caso le aconsejé cabello semi recogido y un tipo de joyería en oro blanco y brillantes discreta. También cuando me enseño el ramo que quería llevar se lo recomendé 100%, por la viveza del color y la pureza de esa flor. Como una orquesta todo funcionaba a la perfección en su conjunto.

Es un diseño que podríamos catalogar como moderno. ¿Por qué complementarlo con un velo? ¿Los opuestos funcionan en el mundo nupcial?

Sí, considero que se puede catalogar como moderno por el tipo de cortes, por su atemporalidad, por la abertura en la pierna y porque tiene solo una pequeña cola de apoyo. Es un vestido que muta muy bien durante todo el evento. Respecto al velo es perfecto para esto, cuando entra en la iglesia el velo corto tapa su escote en la espalda y en los hombros. En cambio, en la fiesta, sin el velo el vestido evoluciona y se convierte en algo mucho más desenfadado y ligero que permite mostrar espalda, piernas y hombros.

El halter se ha convertido en uno de los escotes de tendencia. ¿Crees que se debe a la elección que hizo Meghan Markle para su segundo vestido o porque es un acabado favorecedor y muy femenino?

Está claro que Megan le dio un impulso al cuello halter, pero este cuello siempre ha sido el elegido entre las más elegantes. Lo quieren todas. Sin embargo este tipo de cuello es difícil que siente bien ya que no es muy favorecedor. Hace que los hombros se vean muy prominentes y si no están compensados con la cadera no favorece. También el volumen de pecho tiene que ser un volumen controlado y el cuello ser largo. En mi opinión es un escote difícil, incluso más que un palabra de honor diría. Eso sí, cuando encaja con la silueta de la mujer es una locura.

Más sobre