Marta, la novia sevillana que se hizo viral con su vestido '2 en 1'

Un diseño de Inés Martín Alcalde, de corte sencillo y desmontable, con el que se convirtió en una de las novias más elegantes

Poco tiempo antes de que el gobierno español decretara el Estado de Alarma, Marta y Charly se daban el 'sí, quiero' en Sevilla. "Gracias a Dios pudimos casarnos antes de todo el confinamiento, y aunque nos quedamos sin viaje de novios, podremos hacerlo en 2021", nos explica. Marta es una sevillana de corazón alegre, una de esas personas que piensa que la vida está para ser feliz y hacer felices a los que nos rodean. Por eso no sorprende que aquel día todo fueran sonrisas y alegría. Pero antes de adentrarnos en la celebración, con todos sus pormenores y anécdotas, merece la pena detenerse frente a ese secreto que siempre guardan con celo las novias: su vestido. Una prenda sencilla y desmontable, con detalles que lo hacían único, creada por la diseñadora Inés Martín Alcalde.

novia con vestido de Inés Martín AlcaldeVER GALERÍA

VER: La boda sevillana de Marta y Charly

"Fui a Inés porque conocía a su socia Leti, y porque siempre me había gustado mucho su estilo. El cariño y la tranquilidad que me transmitieron desde el principio hizo que cancelase el resto de las pruebas con otros diseñadores, porque vi claro que era ella", relata la novia. Marta nos explica que en su primera entrevista con la diseñadora le enseñó unas imágenes de una novia que le había gustado especialmente. Después Inés hizo todo lo demás. "Supo pillarme desde el principio, tanto que me habría casado directamente con el patrón de la primera prueba. Sin duda alguna, lo mejor que hice fue confiar en ella, dejar que hablara en voz alta para sí misma y con Rosa, y disfrutar de cada momento. Imaginaba cómo iba a quedar el traje, pero en cada prueba era mil veces más bonito que en mi propia cabeza. Tanto fue así, que mi hermana quiso unirse y llevar un traje de la nueva colección de invitada".

  novia con vestido de Inés Martín AlcaldeVER GALERÍA

Cómo crear un vestido de novia desde cero

Antes de iniciar todo el proceso, Marta pensaba que lo más importante era encontrar un vestido de novia que te guste, con el que te sientas cómoda y no te parezca que vayas disfraza. Sin embargo, después de haberse convertido en novia, asegura que aunque esto es fundamental, lo primero es "empezar por lo que te favorece, y a partir de ahí, moldearlo a lo que te gusta. En mi caso, por ejemplo, Inés me explicó el efecto que iba a tener cada corte". La sevillana nos explica que ella tenía claras pocas cosas antes de trabajar con la diseñadora. Sabía, por ejemplo, que no quería cambiarse de prenda, pero sí optar por un diseño '2 en 1', de los que evolucionan a lo largo de la celebración. También que quería ir de "novia, novia" e ir velada. ¿La propuesta de Inés? Combinar dos diseños perfectamente combinados y con efecto sorpresa.

vestido novia de Inés Martín AlcaldeVER GALERÍA

"Inés diseñó el vestido entero. Confeccionaron un vestido en satén de seda, sin mangas y con escote pico. Por encima llevaba otro vestido de bambula tomada de seda con incrustaciones de encaje antiguo de manga larga y cuello cerrado. Inicialmente pensamos en poner un lazo grande, que están ahora muy de moda, pero con el encaje de las hombreras y el cuello finito no lo terminamos de ver y lo descartamos", nos explica Marta. Y sí, también llevó velo. Un elegante tul de seda liso que, finalmente, sujetó con una pulsera. "Me hacía ilusión desde pequeña y no tendría otra ocasión en la que usarla así". Para el peinado se decantó por un elegante moño de bailarina, una sugerencia de su hermana. 

novia con tiaraVER GALERÍA

Aunque Marta no consideraba demasiado importante eso de cumplir con la tradición de llevar "algo prestado, algo nuevo, algo azul…", sí que lo veía algo bonito "porque al final cada cosa que te dan para cumplir con la tradición te hace ilusión. Por ejemplo, Inés me cosió en la enagua un lacito azul, y la verdad que me emocionó; en la suela de mis zapatos puse el nombre de mis amigas solteras; llevé una joya prestada… y de todos esos momentos guardo un recuerdo muy especial", asegura. Eso sí, no rompió con el tradicional total look blanco, ni si quiera con el ramo. "Llevé un diseño muy sencillo de lilas blancas de La Galería de Jesús Fuertes (que también se encargó de la decoración de Pineda). Yo quería un ramo que pareciera que lo había cogido del campo".

pareja en una iglesiaVER GALERÍA

Un romántico 'sí, quiero' en Sevilla

Marta y Charly se conocieron, como muchas parejas, en una discoteca de la noche madrileña que ambos frecuentaban. Por eso no sorprende que, como homenaje, eligieran los nombres de los sitios de moda en Madrid, Sevilla, Formentera, Ibiza, Marbella, Puerto de Santa María, Sierra Nevada, y Formigal para diferenciar las mesas. "Nos casamos en Sevilla, donde yo soy y donde está mi familia, por muchos años que lleve en Madrid, nunca me sentiré de aquí. Nos casamos en la Iglesia de Santa María la Blanca, la reservó mi madre cuando iba a pedir permiso para casarnos en un convento. A parte de ser una Iglesia preciosa con muchísima historia, es donde nos bautizaron y tenía la imagen de San José, por lo que me pareció perfecta. La comida la hicimos en un Club de Sevilla que se llama Pineda, porque es donde he pasado toda mi infancia, y donde voy siempre que bajo a Sevilla para jugar al golf con mi padre", nos explica Marta.

marta y charlyVER GALERÍA

Aquel día todo salió como habían imaginado gracias a la ayuda de sus familiares. "Se podría decir que conté con una wedding planner que fue mi hermana Blanca. Ella se encargó de cerrar algunos proveedores, los hoteles para nuestras familias (ambos tenemos familia de fuera de Sevilla), las atenciones para los invitados… además de ser una gran "dama de honor" ya que estuvo conmigo en todo el proceso del vestido, peinado, decoración, coordinó las despedidas de soltera… y mil cosas más que hizo. También conté con organizador de eventos que fue Charly. Él, junto con el DJ (Kike Verdeal de Play Music), convirtieron la carpa para las copas literalmente en una discoteca, con todo tipo de efectos visuales, luces y de sonido. Mi padre, además, organizó un campeonato de golf el día anterior con la familia, sus amigos y amigos de Charly (un mix)".

coche para bodaVER GALERÍA

La sevillana nos asegura que lo más importante de aquel día fue Charly. "Suena muy cursi, pero es lo primero que me ha venido a la cabeza. Él sabía que yo estaría nerviosa (aunque estuve muy tranquila hasta que me tocó subir al coche), se preocupó en hacerme reír para tranquilizarme y recordarme que no tenía que estar pendiente de nadie más que de nosotros y del compromiso que estábamos adquiriendo".

fiesta de una bodaVER GALERÍA

Más sobre