Marta Ferrao

Todo lo que puedes avanzar en la organización de tu boda sin salir de casa

Desde contactar con tus proveedores favoritos a adelantar tareas como la lista de invitados

Si os comprometisteis hace solo unas semanas, es posible que nos os haya dado tiempo a hacer muchas gestiones relacionadas con la organización de vuestra boda dada la situación que vive nuestro país. Solo tenéis la fecha en mente y algunas ideas del tipo de ceremonia que os gustaría realizar. Por norma general, las parejas suelen invertir un año en preparar un enlace. Un tiempo que en ocasiones debe prolongarse, como le ha ocurrido ahora a muchos novios. Una situación que Irene y Tania, las wedding planners de Marketing for Lemons, proponían mirar con optimismo: "la vida nos acaba de obligar a disfrutar del tiempo, del tiempo libre, del de preparativos, del estar juntos en casa y hablar tranquilamente de lo que queremos y lo que no, es tiempo de soñar". Aunque empezar con los preparativos sería una buena forma de despejar la mente y tener objetivos muy alegres a la vista, muchas parejas no tienen muy claro cómo avanzar en estos momentos. Es posible empezar a organizar una boda desde casa, pero hace falta hacerse con una buena libreta.

Tanto si decidís contar con la ayuda de una wedding planner como si vais a ser vosotros mismos los encargados de supervisar todos los detalles, es importante que contéis con un presupuesto inicial. "Es básico saber el dinero que quieren invertir en su boda. Para ello, una hoja de ruta especificando con qué presupuesto cuentan y en qué partidas quieren invertir más es un buen comienzo", explican los wedding planners de Three Loonies. Aunque esa cantidad varía dependiendo de las posibilidades y necesidades de cada pareja, en España, los novios suelen invertir unos 20.000 euros según datos de un estudio desarrollado por Cronoshare. Una cifra que varía dependiendo de la comunidad autónoma en la que se celebre y del número de invitados que asistan a ella. Tener claro el presupuesto ayudará a tomar decisiones posteriores.

Descubrir y conocer las fincas

Una de las primeras decisiones que deben tomar los novios, con el presupuesto ya en mente, es qué tipo de ceremonia desean. Tanto si se trata de un enlace civil como religioso, es posible ponerse en contacto de forma telefónica con los oficiantes, conocer la disponibilidad de fechas e, incluso, reservarlas. Eso sí, casi ninguna pareja escoge un día sin saber si la finca o espacio en el que quieren celebrar su enlace está disponible. Uno de los mayores problemas a los que se enfrentan los novios en este caso es a que no pueden concertar una cita para acudir a visitarla. Por suerte muchas de ellas tienen un su página web recorridos virtuales que permiten hacerse una idea bastante aproximada de las dimensiones o el entorno. Por no hablar del sinfín de fotografías que se pueden encontrar tanto en esta página como en las redes sociales, en las que no solo están las de la finca, también las de particulares que etiquetan esta ubicación. Pero si no conocéis bien el espacio o no termináis de tenerlo claro tras analizar este material, lo más aconsejable es hacer un listado con todos los espacio que os han gustado y llamarlos uno a uno. Podréis preguntar requisitos –algunas fincas exigen un mínimo de invitados para celebrar el enlace en temporada alta–, precios y disponibilidad. Anotadlo bien en una libreta y así, cuando sea posible concertar un visita, ya tendréis mucho adelantado.

Contactar con vuestros proveedores favoritos

Tanto si tenéis clara la fecha del enlace como si no, es el momento de localizar todos esos proveedores con los que os gustaría trabajar el día de vuestra boda, desde los fotógrafos que os encantaría que inmortalizaran uno de los días más importantes de vuestra vida a los DJs más animados, con los que asegurar una fiesta perfecta. Gracias a Internet y las redes sociales, no solo podéis ver (o escuchar) sus trabajos, incluso es posible poneros en contacto con parejas que los han contratado para que os hablen de su experiencia. Además, la mayoría de ellos ya están trabajando con la agenda de 2021 –y algunos todavía tienen huecos libres a finales de 2020–. Lo más importante es que os contactéis con ellos, tanto a través de email como por teléfono para despejar todas esas dudas que os asaltan: su tarifa, el tipo de trabajo que os gustaría, disponibilidad de fechas, con cuánto tiempo recomiendan hacer la reserva, etc. Y si ya disponéis de fecha… ¡adelante!

Buscar inspiración para la decoración de vuestra boda

Aseguran los expertos que a la hora de pensar en la decoración de la boda lo primero es tener claro el tipo de enlace que se quiere organizar. Algo que, en general, suele estar muy relacionado con la personalidad de los novios. Pero lo cierto es que, se trate de una boda campestre o de una celebración más clásica, casi todas las parejas buscan la personalización hasta en el más mínimo de los detalles. "Las parejas saben muy bien lo que quieren, tenemos que aconsejarles según las últimas tendencias, pero sobre todo reflejar su personalidad y sus gustos. Buscamos maneras auténticas y locales de incorporarlos al espacio de la boda, haciendo guiños al lugar de celebración o cultura de los novios", explican desde de Three Loonies. Una buena forma de empezar a vislumbrar todos los detalles del gran día es recurrir a los collages, que pueden hacerse de forma literal –imprimiendo todas las ideas vistas en la red que os convencen y pegándolas en una libreta– o digital, guardando en una carpeta las opciones que más os gustan. Eso sí, os recomendamos seguir esta pequeña lista para no olvidar nada: decoración de la iglesia, rincones especiales, mesas y luces decorativas.

¿Qué hay de las invitaciones?

Aunque suelen entregarse a los asistentes con unos dos meses de antelación los expertos recomiendan empezar a buscar las invitaciones cuanto antes. De ese modo se podrá elegir todo sin prisa y habrá tiempo para buscar las mejores opciones. Si ya habéis empezado a investigar sobre lo que más se lleva en este campo, es posible que sepáis que las flores y los animales siguen siendo los grandes protagonistas de los sobres, pero que las ilustraciones –casi siempre hacen referencia a algún detalle relacionado con la pareja– gustan cada vez más. Además de encontrar las empresas que cuentan con los diseños que más os convencen, la mayoría os podrán facilitar un presupuesto para que podáis ver si entra o no en vuestros cálculos. Una vez que cambie la situación, podréis acudir a sus talleres o pedir que os envíen una muestra a casa, ¡muchas lo hacen!

Lista de canciones… ¡y de invitados!

Si hay dos listas que no siempre son fáciles de gestionar son la de los asistentes y la de las melodías que sonarán en el gran día. Aunque lo más habitual es confiar en las recomendaciones de los DJs para estas últimas, lo cierto es que las parejas deben elegir las piezas que acompañarán a algunos momentos especiales, como su llegada al convite o la apertura del baile. "A veces no hay acuerdo casi ni entre los novios. Hay parejas que quieren pasar más desapercibidas y quieren una canción más emotiva y tranquila; por el contrario, hay novios que quieren entrar por todo lo alto y poner un temazo ya sea actual o un clásico. Solemos recomendarles que entren a la celebración con una canción que sea muy animada, para ir calentado motores con los invitados. Siempre decimos que viendo la canción de entrada y la reacción que tienen los invitados puedes tener una idea bastante aproximada de lo que luego va a ser la fiesta", nos cuentan Clara y Xite, DJs de Xite&Co. Por eso, es bueno escuchar las recomendaciones de los expertos, pensar en canciones con un significado especial para la pareja y empezar a tomar las primeras decisiones.

En cuanto a los invitados, a los novios les suelen preocupar dos cosas: quién acudirá finalmente al enlace y quién no y cómo sentar a todos los asistentes para que estén lo más cómodos posibles durante la celebración. Aunque siempre hay que hacer ajustes de última hora, lo mejor para empezar a solucionar estos dilemas es confeccionar una lista con todos los invitados y clasificarlos en base a la probabilidad de que asistan a la celebración –se pueden marcar tomando como referencia los tres colores de los semáforos–. Por norma general, las mesas redondas que se utilizan para la mayoría de los enlaces tienen un tamaño similar. Y aunque lo más aconsejable es colocar en ellas 10 invitados, se suelen poder ampliar hasta 12 y reducir a 8. Tomando estas cifras como referencia y teniendo en cuenta los asistentes seguros y los más probables, es fácil empezar a confeccionar las mesas y adelantar una de las tareas más laboriosas.  

¿Tenéis claro quiénes serán los testigos?

Tanto si la ceremonia que vais a celebrar es civil como si es religiosa, el papel de los testigos en ambas es fundamental. En ambos casos su misión es la misma: dar fe de que las personas que están contrayendo matrimonio acuden de manera libre, voluntaria y en ningún caso han sido coaccionados. Pero su elección, más allá del carácter jurídico de su figura, tiene una motivación personal. Mejores amigos, hermanos, primos… casi siempre son personas muy cercanas, con un vínculo especial. Aunque no existe un número máximo, lo más común es que cada uno de los novios elija a tres o cuatro –el mínimo es uno cada uno–. Ahora puede ser un buen momento no solo para pensar en sus nombres, también para encontrar la mejor manera de decírselo. Desde una videollamada a una ilustración virtual con la que darle la buena noticia.

El vestido de novia

Con todos los ateliers y tiendas de novia cerrados parece complicado avanzar en la elección del vestido para el gran día. Sin embargo, es posible tomar algunas decisiones. Las chicas que se decantan por un vestido a medida, por ejemplo, suelen hacerlo porque buscan un diseño único, que se adapte totalmente a sus gustos y a su personalidad. En esos casos "el desarrollo de la idea es personalizado, a nivel de talla está pensado solo para ella, es un diseño único e irrepetible. Hemos tenido casos de vestidos de novias a medida de los que nos han pedido repeticiones. No hemos podido realizarlos, las novias a medida son únicas", nos explicaban Juan Carlos Fernández y Antonio Burillo, diseñadores y creadores de The 2nd Skin Co. Las que optan por prendas de colección, lo hacen porque entre estas propuestas adaptables han encontrado un diseño que les ha enamorado. Tanto unas como otras pueden aprovechar estos momentos para sumergirse en el maravilloso mundo de los diseños nupciales y descubrir el tipo de prenda que desean para su gran día. ¿Y si lo tienen bastante claro? Si optan por un vestido de colección, pueden contactar con la firma para mostrar su interés por la prenda, conocer su precio y los tiempos de trabajo para cuando sea posible volver a la normalidad. Si, por el contrario, prefieren un diseño a medida, es el momento de encontrar al diseñador más adecuado, buceando en sus trabajos. O, al menos, seleccionar dos o tres a los que visitar en cuanto sea posible.

Otros complementos del look nupcial

Hay novias que primero eligen el vestido de novia y, después, eligen el resto de complementos que compondrán su estilismo. Otras, por el contrario, toman esas decisiones de forma simultánea. Lo que sí parece cierto es que teniendo claro el estilo del diseño es posible hacerse una idea de cómo serán los accesorios que mejor funcionen con él. Por eso buscar opciones para los zapatos o las joyas siempre es aconsejable. Y sí, también para el ramo. Lo primero que deberá resolver la novia es si quiere un diseño de flores naturales o preservadas. "Nosotras siempre preguntamos a la novia qué valora más a la hora de elegir su ramo: la perdurabilidad, la necesidad de que incluya alguna flor en concreto, la gama de colores... Según su respuesta le recomendaremos un ramo u otro", explicaba María Sánchez, de Flores en el Columpio. En realidad no existe una opción mejor que otra, por eso, a la hora de buscar inspiración lo más aconsejable es tener en cuenta la estación en la que se celebrará el enlace para apostar por flores de temporada. Es la mejor forma de saber que están preparadas para las condiciones climatológicas de esa época del año.

Otra elección que se puede tomar ya es la bata o camisón que llevará en el getting ready. Muchas chicas dejan para el último momento la elección de las prendas que lucirán mientras las maquillan y peinan, pero es una tarea que se puede adelantar a cualquier momento. En los catálogos online de infinidad de firmas es posible encontrar modelos que se adaptan con facilidad a los gustos de cada novias e, incluso, opciones personalizables.

Más sobre

Read more