vestido invitada Sandra Majada

Acierta con el vestido de la boda de tu hermana con ayuda de las expertas

Las que más entienden de looks de invitada nos desvelan las claves para ser siempre la mejor vestida

Es posible que ya hayas recibido más de una invitación de boda para los próximos meses. Pero seguro que ningún enlace te hace tanta ilusión como el de tu hermana. Lo malo es que, aunque siempre sueles acertar con tus vestidos de invitada, no tienes demasiado claro qué tipo de prendas deberías llevar en este caso. Si la boda es de mañana, ¿tú también eres una de las pocas privilegiadas, junto a la madrina, que puede ir de largo? ¿Es mejor llevar un tocado o prescindir de él? ¿Tienes que seguir el protocolo o puedes ir por libre? "Yo creo que debe seguir el protocolo más importante del mundo, el de hacer feliz a la hermana respetando su estilo o personalidad, por supuesto. Creo que hay la errónea idea preconcebida de que la hermana de la novia debe destacar por encima del resto de invitadas y que tiene que vestirse de una forma más llamativa al tener este papel. Esto a veces puede volverse en contra y ser una presión tremenda al intentar algo que no va realmente con ella", nos explica Sandra Majada, más conocida en redes sociales como Invitada Perfecta.

Carmen de la Puerta, directora creativa de la firma de invitadas Vogana, asegura que, aunque no deba vestir de forma muy exagerada, "la hermana de la novia siempre tiene un papel especial en la boda y por ello, su look debe ser especial. No hay un protocolo definido por ser hermana de. Siempre hay que tener claro que la protagonista es la novia, pero también, que la hermana será una de las invitadas protagonistas sin duda". Por eso tiene claro que es mejor descartar ciertas prendas o siluetas. "No recomendaría nunca un escote palabra de honor o algún vestido demasiado corto que no te deje moverte con naturalidad. Y, por supuesto, ningún look blanco o extremadamente claro". ¿Los diseños con los que es fácil acertar siempre? Un traje de chaqueta –en su firma tienen un montón esta temporada– con unos buenos pendientes o un vestido midi sencillo combinado con unas sandalias y una joya especial.

El vestido perfecto para cada momento del día

No todas las invitadas tienen claro cuál es el largo de vestido más aconsejable dependiendo del momento en el que se celebre la boda. Sandra asegura que ella es una enamorada de los vestidos de largo midi para cualquier momento del día, algo con lo que coincide Carmen. Aun así, la influencer asegura que "en el caso de ser la hermana de la novia en bodas de mañana y ya que la hermana tiene ciertas licencias como poder ir de largo, me parece que podemos aprovechar para llevarlo y diferenciarnos del resto en este sentido si es lo que buscamos. Eso sí, teniendo en cuenta que, si la boda es de día, debemos de huir de vestidos muy de alfombra roja. Largo sí, pero los paillettes y este tipo de elementos muy de fiesta mejor dejarlos para las bodas de noche y optar por algo más romántico y delicado para el día".

También está la opción del traje de chaqueta, una prenda que cada vez gusta más a las invitadas y que las firmas incluyen con frecuencia en sus colecciones. "Creo que es un fondo de armario perfecto y que cualquier mujer debe de tener al menos un par en su vestidor. Ya sea con unas zapatillas y cuello vuelto o con unas sandalias... ¡te salvará en más de una ocasión tenerlo! Y en una boda, lo veo apropiado tanto de día como de noche, protocolo aparte", puntualiza la diseñadora. Lo mejor de este tipo de diseños es que, aunque sean sencillos, es posible darles un toque más sofisticado gracias a los accesorios o al maquillaje. Sencillos trucos para conseguir un resultado ideal.

A lo que también merece la pena prestar atención a la hora de seleccionar el vestido es al tipo de boda que celebrarán los novios. Y en eso la hermana juega con ventaja, tiene información privilegiada. "Si los novios son más de un estilo relajado y bohemio, probablemente escogerán algún entorno con naturaleza, rústico o campestre. Y esta línea será la que seguirá también su indumentaria. Esto nos dará pistas del tipo de boda que esperan y que estilo podemos o debemos llevar", explica Sandra. Carmen va un paso más allá y explica que no solo influye el estilo, también dónde tendrá lugar el evento. Asegura que, por ejemplo, si tiene lugar en la playa, prescindiría del tocado y lo sustituiría por un bonito sombrero de rafia.

El poder de los accesorios

Aunque todo depende de los gustos y el estilo de cada chica, lo cierto es que no siempre es necesario elegir un vestido demasiado llamativo para conseguir un look elegante y favorecedor. Inés Domecq explica que basta con "invertir en buenos accesorios para sofisticar los vestidos más sencillos. Eso sí, añade sin excederte". Y es que el menos es más tiene un gran peso en el mundo de las invitadas. "Aunque yo no sea la más minimalista –me encanta la mezcla de colores, pendientes grandes, collares XXL...– creo que muchas veces es mejor ir sencilla y ser tu misma, que intentar ponértelo todo en un solo look. Siempre recomiendo a cualquier invitada que no se sienta disfrazada y que pueda moverse y bailar con naturalidad, despreocupada por su estilismo", explica Carmen.

El mundo de los accesorios implica desde joyas hasta zapatos, pasando por los bolsos, pero los tocados merecen una mención especial. Cada vez más invitadas apuestan por llevar pamelas, diademas, sombreros… Opciones en las que también hay un mínimo protocolo, sobre todo cuando se trata de la hermana de la novia. "Es posible llevar tocado en cualquier momento del día en una boda, pero con matices. Su tamaño se va reduciendo proporcionalmente a medida que avanza el día, siendo más adecuado el uso de pamelas y tocados en bodas de mañana mientras que para la noche lo aconsejable es algún detalle como las peinetas, horquillas o diademas. Personalmente en eventos de tarde, al llevar vestidos largos o diseños más potentes, siempre me gusta prescindir de ellos", recomienda Sandra.

Más sobre

Read more