vestido-transformable-1t

Los mejores vestidos de novia 3 en 1 son 'made in Spain'

Varias firmas españolas proponen diseños transformables, perfectos para sorprender con diferentes looks a lo largo de la boda

Cada vez son más las novias que optan por un segundo vestido para su gran día. Una decisión en la que la influencia de las celebrities ha tenido mucho que ver. Desde hace décadas, las royals británicas sustituyen el vestido que han elegido para la iglesia –casi siempre de líneas clásicas– por uno más moderno que lucen en la fiesta posterior. Pero la lista de celebridades que se han sumado a esta tendencia no deja de crecer: Mery Perelló, Sandra Gago, Pilar Rubio, María Pombo… Todas quieren otro look. Sin embargo, muchas novias se encuentran con un problema: el precio. De media, un vestido nupcial suele costar unos 1.750 euros. Una cifra que variará dependiendo del tejido o los detalles del diseño. Y no todas parecen dispuestas a invertirlo por partida doble. Aunque hay opciones asequibles que pueden ayudarte con ese segundo look, varias firmas españolas han encontrado en los vestidos 3 en 1 su mejor aliado. Prendas transformables que cambian conforme avanza el evento.

Explicaba Belén Barbero, directora creativa de Beba's, a HOLA.com que "cada novia es única, por eso su vestido también debe serlo. La mujer en busca de su vestido de novia debe primero encontrarse a sí misma, para después decidir lo que desea mostrar, sugerir y ocultar, tanto física como emocionalmente. Por ello, mi consejo es ser siempre fiel a ti misma y apostar por algo que de verdad refleje tu personalidad, tus inquietudes y tu forma de ver la vida". Para ayudarles a conseguir su objetivo, la firma ha lanzado Beba's Iconic. "Partiendo de nuestros patrones más representativos, nuestros emblemáticos bordados y los detalles más icónicos de la firma, Belén Barbero propone 30 piezas combinables entre sí que abren un abanico precioso de posibilidades para que cada novia Beba’s pueda disfrutar de un vestido totalmente único de un modo sencillo e intuitivo desde la primera cita", explican desde su departamento de comunicación. Gracias a estas piezas no solo es posible confeccionar un vestido totalmente único, también un diseño que se puede convertir fácilmente en otro. Basta con eliminar o reemplazar algunas de las piezas.

Este concepto, el de realizar vestidos totalmente transformables, también forma parte del ADN de Tándem, la última colección nupcial de María Baraza. Esta colección "nace para cubrir las necesidades de las novias que buscan sentirse cómodas en cada momento de su boda, pudiendo disfrutar de varios looks a medida que su gran día avanza partiendo de un mismo vestido base", explica en un comunicado. Así, la diseñadora natural de Cartagena ha incorporado en sus diseños no solo colas que se extraen con facilidad para la comodidad de la novia, también opciones que dan paso a vestidos mini e incluso pantalones. Propuestas pensadas para que la novia sorprenda conforme avanza la boda y elija la opción con la que mejor se siente en cada momento. 

Carmen Osuna, directora creativa y cofundadora de Color Nude, también propone a sus novias diseños que evolucionan. Algo que la diseñadora logra gracias a la superposición de prendas. En su última colección, Horizonte, llaman especialmente la atención los abrigos, capas, batines e, incluso, vestidos con más volumen que se pueden combinar con slip dress o vestidos más sencillos, perfectos para la fiesta. También prendas como faldas y blusas a las que, además, se les puede dar una segunda vida después de la boda.

Sumándose a esta nueva tendencia los creativos españoles buscan dar respuesta a una necesidad que sienten cada vez más novias. Basta rastrear las redes sociales en busca de bodas inspiradoras para descubrir que cada vez más mujeres quieren sentirse como auténticas princesas en su gran día. Y sí, parece que eso implica llevar, al menos, dos vestidos diferentes.

Más sobre