Aluvión de tendencias en la New York Bridal Week

Silueta años 30, 'crop-top', falda 'midi'... La pasarela neoyorquina replica tendencias del 'prêt-à-porter' en los vestidos de novia que vienen

by hola.com
Ni 24 horas de descanso: con el final de la pasarela nupcial de Londres, la New York Bridal Week daba el pistoletazo de salida el pasado viernes a las primeras colecciones con los vestidos de novia que se esperan para el año que viene. Y lo hacía reportando lo que parece ser una tendencia al alza en los últimos años: el prêt-à-porter y el high end vuelven a servir de inspiración en un un buen número de colecciones, replicando algunos de los bestseller más populares de la moda.

Un ejemplo de ello sería el vestido de novia crop-top, que hacía una tímida aparición en el esfile de Theia, con un modelo dos piezas con brocados en color plata y falda amplia con bolsillo, que volvía a desfilar más tarde en una versión más recatada, pero prácticamente idéntica. Las siluetas años 30 le comen terreno al look princesa, combinadas con tonos blush o champán e incrustaciones de pedrería, como en la espectacular nueva colección de Jenny Packham, o con un innovador tejido en red, como el que imagina el venezolano Ángel Sánchez para las novias de 2015.

Más tendencias: los bolsos de novia, que hacían acto de presencia en el desfile de Marchesa, dominado por los encajes, las diademas, los peinados undo y los mini bouquets.
* Usa las teclas derecha e izquierda para navegar por las fotos en la página
La nueva coleccion de vestidos de novia de Jenny Packham retrocede hasta los años 30, reflejando la moda de la alta sociedada británica de entonces, con referencias a las heroínas de la mitología grecorromana. Un abanico de mujeres encabezadas por Venus o Perséfone, que se asoman a los nuevos aires nupciales en los cortes y caídas rectas de las faldas, los largos a medio muslo, midi o hasta los pies, y los delicados tonos champán, caramelo y blush. Los tejidos: chiffon de seda con incrustaciones de pedrería, y encaje francés. © Getty Images
Marchesa imagina y reinventa el look más clásico de la novia -una princesa de cuento de hadas-, alternando vestidos de falda amplia con looks volados de estilo cincuentero que dejan el tobillo al aire (una tendencia que resuena con las colecciones nupciales vistas en Londres la semana pasada), trajes cóctel con falda mini o los 'falsos brocados' de strass. Otra tendencia destacada: los bolsos de novia, que hacía acto de presencia en la pasarela neoyorquina desde el primer día. © Getty Images
Detalle de los peinados de novia vistos en el desfile de Marchesa 2015, con coletas y semirrecogidos bajos, y looks deshechos, rematados con flores de tela. © Getty Images
Los nuevos vestidos de novia de Carolina Herrera se vuelven más sexys y femeninos que nunca gracias sobre todo a la confección capeada del encaje, que juega con  las transparencias en escotes y cuellos, además de incorporar nuevos papeles a otros modelos más atrevidos, como coquetos péplum con volante de tul rematado con chantilly. El hilo conductor: las flores. © Getty Images
El satén 'duquesa' se convierte en el protagonista de prácticamente toda la propuesta al completo de la diseñadora Reem Acra, que recupera la tendencia del vestido de noche para novia dominante en la temporada pasada para redefinir la línea sirena, la cola corta y los cuerpos con efecto corsé, acoplados a una falda de línea suave. © Estrop
El chiffon de seda entra en acción en las faldas amplias, pasando del look columna a las cascadas de tejido de varias capas, con cuerpos brocados de hombros caídos o escotes corazón, cuellos en pico y manga larga. Los vestidos se rematan con destellos y apliques, en forma de bordados con diminutas perlas y detalles de cristal. © Estrop
La pedrería también está presente en la nueva colección de Anne Bowen, que apuesta por los motivos verticales y oblicuos, creando un efecto óptico sobre la silueta que se prolonga desde el escote hasta el bajo de la falda. Las siluetas: en gasa con corte años 20, sirena o princesa, además de una mini asimétrica, más corta al frente, con capita en color marfil. © Estrop
Angel Sánchez es uno de los nombres con acento español que encabezan la New York Bridal Week: junto a Carolina Herrera y Oscar de la Renta, el venezolano se ha convertido en uno de los mayores creadores de tendencias de nueva generación en la pasarela nupcial de la Gran Manzana, investigando nuevas tecnologías aplicadas al vestido de novia, colección tras colección. Sus bestsellers: las faldas de línea 'A', las transparencias veladas, que este año nos llegan en forma de tejido en red y paneles semitransparentes con flores, y los volúmenes arquitectónicos ultrafemeninos. © Estrop
Otra versión muy sexy de la novia este año es la que propone Theia, que investiga algunas de las tendencias presentes en las colecciones destacadas durante la temporada pasada, retomando por ejemplo el 'crop-top' de novia, con falda amplia y top con brocados, los vestidos bodycon para novia, o las espaldas con aberturas de vértigo. © Estrop
Entre sus modelos no faltan grandes clásicos nupciales como la falda princesa con cuerpo ceñido y escote corazón, un espectacular vestido de novia con brocados en plata y bolsillos o un traje de noche para novia con apliques metalizados formando motivos geométricos. © Estrop

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie