Ilustración de una vacuna infantil

Vacunación infantil

Todas las novedades del calendario de vacunas de 2021

La Asociación Española de Pediatría continúa recomendando que se pongan a los más pequeños tanto las financiadas como las que no lo están, y señala importantes novedades en la cobertura.

Aunque estos últimos meses las vacunas contra la Covid-19 copan todas las noticias, no debemos olvidarnos de otras que son muy importantes. Especialmente, para los más pequeños de la casa. Así lo advierte la Asociación Española de Pediatría (AEP), que ha querido recordar a los padres que, además de la campaña de vacunación contra el SARS-CoV-2, hay que continuar al día con la cobertura de niños y adolescentes. Y para ello, la institución ha emitido una serie de recomendaciones para el calendario de este año, que trae relevantes novedades.

Lee también: ¿Qué niños tienen que vacunarse frente a la gripe?

Por qué es tan importante llevar al día las vacunas de los niños

No hay que hacer caso a bulos como el que asegura que las vacunas provocan autismo. La pediatra Lucía Galán nos explica que son seguras y eficaces, y gracias a ellas se salvan más de dos millones de vidas cada año.

Por ello, es muy importante poner a los pequeños todas las vacunas recomendadas por los pediatras, tanto las que están financiadas como las que no. De hecho, desde la AEP se hace un llamamiento para que todas, sin excepción, sean financiadas por las Comunidades Autónomas, y el doctor Francisco Álvarez, coordinador del Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría (CAV-AEP), resalta que mantener esa cobertura es lo que evita que vuelvan a surgir algunas enfermedades que prácticamente han sido erradicadas en nuestro país.

Infografía con el calendario de vacunas

PULSA AQUÍ O SOBRE LA IMAGEN SI QUIERES AMPLIARLA Y DESCARGARLA EN TU ORDENADOR PARA IMPRIMIR

La vacuna de los meningococos ACWY, a los 12 meses y a los 12-14 años

El meningococo es una bacteria responsable de infecciones tan graves como la meningitis (que inflama las membranas del cerebro y la médula espinal) y la sepsis, que pueden dejar secuelas y hasta provocar la muerte del niño.

De ahí que la AEP aconseje que se vacune a los pequeños con una dosis (de MenC-TT) a los 4 meses, y dos dosis (de MenACWY, la vacuna antimeningocócica tetravalente) a los 12 meses y otra a los 12-14 años.

La mayoría de Comunidades Autónomas tan sólo incluye en sus calendarios la de los 12-14 años, siendo la excepción Castilla y León y Andalucía. Pero las dosis se pueden adquirir, con prescripción médica, en las farmacias.

Lee también: Meningitis: ¿para qué sirve la vacuna tetravalente contra el meningococo?

Meningococo B, a los dos meses, y rotavirus en lactantes (no más tarde de los tres meses)

Hay varias familias de meningococos, y entre ellas está la del grupo B. La AEP indica que su vacuna debe darse a los 2 meses de edad, dado que, aunque no suele ser muy común, su letalidad es muy alta en lactantes. Hoy por hoy, sólo Castilla y León y Canarias la incorporan en sus calendarios.

Aprovechando las vacunas de los dos meses, se aconseja a los padres que suministren también la del rotavirus, que consta de dos dosis (en el caso de la vacuna Rotarix) o de tres (si se trata de RotaTeq), antes de las 12 semanas, ya que a los tres meses ya se considera tarde. El rotavirus es un virus que causa gastroenteritis aguda en la infancia, y que supone la principal causa de ingreso por diarrea aguda en España.  

Ellos también deben vacunarse frente al virus del papiloma humano (VPH)

La vacuna del virus del papiloma humano consta de dos dosis, y actualmente sólo está financiada para las niñas, a los 11-12 años. Sin embargo, la AEP insiste en que esto debería extenderse, también a los chicos.

Si bien es cierto que protege a las adolescentes de infecciones genitales por este virus, no hay que olvidarse que sirve para prevenir cáncer como, por ejemplo, el de cuello de útero o el anal (que, lejos de lo que se suele imaginar, puede afectar a ambos sexos) como bien señala el comité de expertos.

Lee también: El virus del papiloma humano, ¿acaba siempre en cáncer?

Vacuna trivalente Tdpa en la adolescencia

Asturias es la única que incluye en su calendario la vacuna trivalente Tdpa con el objetivo de prevenir la tosferina, una enfermedad infecciosa que, aunque de primeras puede parecer un resfriado, después se transforma en una tos persistente, provocando ataques que dificultan la respiración y que, a veces, terminan en vómitos.

La vacuna contra esta enfermedad es una vacuna inactivada (no viva) que forma parte de las vacunas hexavalentes que se administran en el primer año de vida, a los 2, 4 y 11 meses, así como en el preparado trivalente de los seis años.

La vacuna antineumocócica en su primer año de vida

Esta vacuna, que está financiada en todas las Comunidades Autónomas, se administra a los 2, 4 y 11 meses de edad. Sirve para proteger a los pequeños frente al neumococo, una bacteria que puede producir infecciones graves. Especialmente, en los niños menores de dos años (y por debajo de los cinco).

Según advierte la AEP, el neumococo es capaz de producir neumonía, pero también puede causar meningitis, y dejar graves secuelas (como la sordera) en los pequeños que la padecen.

Lee también: El sarampión, el neumococo y el VPH, protagonistas del calendario de vacunas

Vacuna triple vírica contra el sarampión, la rubéola y paroditis, a los 12 meses y a los 3-4 años

Aunque España es un país libre de sarampión, según la Organización Mundial de la Salud, no hay que bajar la guardia, dado que, como alerta el Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría, no es el caso de algunos de nuestros vecinos europeos. Se trata de una enfermedad muy contagiosa, que produce fiebre alta, tos, conjuntivitis y se manifiesta en unas lesiones de color salmón en la piel. 

La clave para continuar 'libres' de sarampión es la vacunación, que, en nuestro país se suministra a través de una vacuna triple vírica que también protege contra la rubeola (una enfermedad vírica que causa fiebre leve y unos puntos rosados por el cuerpo) y la parotiditis o paperas (una enfermedad contagiosa que hace que se inflamen las glándulas que fabrican la saliva).

La institución recuerda que la primera dosis de esta vacuna (que está financiada) se ha de suministrar a los 12 meses de vida, y una segunda a los 3-4 años. 

La vacuna contra la varicela, a los 15 meses y a los 3-4 años

La Asociación Española de Pediatría aconseja vacunar a los niños frente a la varicela (una enfermedad infecciosa vírica, conocida por la erupción característica que provoca en la piel) a los 15 meses y a los 3-4 años.

Prácticamente la acaba pasando todo el mundo. Con una excepción: los que hayan sido vacunados. Y, aunque no suele tener grandes complicaciones, sí puede ser muy peligrosa para las personas con defensas bajas.

Vacunas hexavalentes a los 2, 4 y 11 meses

Éstas protegen frente a la difteria (una infección bacteriana que, aunque poco común en nuestro país, es letal, y afecta a las vías respiratorias altas, provocando una mucosa que se acumula y dificulta la respiración), el tétanos (una enfermedad muy grave que se produce cuando se contamina una herida por la toxina de la bacteria clostridium), la tosferina, la Haemophilus influenzae tipo B (una baceria capaz de producir infecciones graves que puede afetar al plumón, como neumonía, a la laringe, como epiglotitis, o a las meninges que envuelven el cerebro y la médula espinal, como meningitis), la hepatitis B (una enfermedad infecciosa vírica que provoca la inflamación del hígado) y la poliomielitis (enfermedad que puede afectar la médula espinal, causando debilidad muscular y parálisis).

Lee también: Retomando el calendario de vacunas de los más pequeños

Más sobre

Read more