Pedagogía Reggio Emilia

Aprendizaje

¿Qué es y cómo funciona la pedagogía Reggio Emilia?

Esta forma de enseñanza se basa en el interés del niño para construir y guiar su aprendizaje. ¿Cómo lo consigue? ¿Cuáles son sus bases? ¿Qué papel tienen los docentes?

La pedagogía Reggio Emilia nació en Italia tras la Segunda Guerra Mundial para cubrir las necesidades educativas de algunas familias. Es un método de aprendizaje que se aplica, especialmente, en la etapa Infantil y de Primaria, donde el niño se sitúa en primer plano y las experiencias cobran todo el protagonismo. La creatividad y la investigación toman aquí el mando de la enseñanza.

Lee más: Así puedes preparar una sesión de juego heurístico en casa

Curiosidad y experimentación, en el centro de todo

El primer plano de la pedagogía Reggio Emilia lo toma la experimentación. Esto significa que no se centra en unos conocimientos previamente establecidos, puesto que la vida, la naturaleza y la sociedad van cambiando y, con ellas, también el aprendizaje. Esta forma de acercarse a la realidad puede tener muchas ventajas. "El niño aprende más cuando, de modo creativo, trata de experimentar para conocer por qué suceden las cosas, ya que el conocimiento no es causa-efecto, sino que se debe aprender de modo experiencial. En este sentido, la investigación entendida como la capacidad del niño de indagar por sí mismo o en grupo sobre la realidad es un modo excelente de aprender", explica Josu Ahedo, director del Máster en Métodos de Enseñanza en Educación Personalizada de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR).

Las bases de la pedagogía Reggio Emilia

En este método de enseñanza, el alumno, la familia y el profesor tienen un papel destacado. Así se materializa, según describe el experto:

  • El niño es el protagonista del aprendizaje. Este es el motivo por el que la educación tiene como objetivo desarrollar sus potencialidades en un ambiente propicio.
  • El niño aprende de otros. Las relaciones con sus iguales toman gran importancia. También aprende del entorno porque el mejor ambiente para el aprendizaje es la naturaleza.
  • Educar a través de la experimentación e investigación. Se fomenta la actitud creativa de cada estudiante, enseñándole a indagar; no se trata de aprender de modo memorístico.
  • El papel del profesor es guía del conocimiento. El maestro observa la participación de los niños en las diferentes actividades, buscando su autonomía. Los profesores educan a través de la observación de la participación.
  • La importancia de educar la sensibilidad artística. Se fomenta la expresión y la imaginación de los niños a través de talleres, con la figura del atelierista (especialista en la educación artística que apoya a los docentes).
  • Fomenta valores como la solidaridad y el compromiso con la sociedad en la que se vive.
  • Familias involucradas. Se pide que las familias participen activamente en esa educación y ayuden en el proyecto escolar.

El profesor, un acompañante

Una de las características más sorprendentes de la pedagogía Reggio Emilia es que el docente se convierte en acompañante y "observador" en cierto modo. Los profesores son guías de aprendizaje, pero fomentando sobre todo la autonomía del niño. Para ello, "es necesaria una formación específica de los docentes, ya que requiere un aprendizaje concreto", puntualiza el profesor Josu Ahedo, que es también investigador principal del Grupo de Investigación “EDUC-03: El quehacer educativo como acción (Educacción)” de la UNIR. 

Este método precisa de más de un docente en el aula e incorpora, además, una tercera figura clave: el "atelierista", que es un especialista en la educación de la expresión y sensibilidad artística, tan fomentada en esta corriente.

¿Cuáles son las diferencias con la pedagogía Montessori?

La pedagogía Reggio Emilia y la Montessori tienen valores comunes. "En primer lugar, ambas centran el aprendizaje en el interés del niño, como inicio y fundamento del aprendizaje. En segundo lugar, la importancia de que el docente sea guía del aprendizaje, pero sin una intervención directa, sino que se fomente, sobre todo, la autonomía del niño. En tercer lugar, la necesidad de un adecuado desarrollo de la sensibilidad, principalmente a través de una educación artística. En cuarto lugar, la evaluación docente se basa en la observación y no es tanto de carácter cuantitativo", explica Josu Ahedo.

En España, el método Reggio Emilia se utiliza en algunas escuelas, tanto públicas como privadas, aunque su desarrollo ha sido mucho menos exitoso que el de la pedagogía Montessori.

Lee más: Juegos Montessori para hacer con los niños en casa

Más sobre

Read more