Elf on the shelf

'Elf on the shelf', una divertida tradición navideña que hará disfrutar a los más pequeños

Un juego que, además de entretener a los niños, les animará a portarse bien

La Navidad está a la vuelta de la esquina, y, aunque en esta ocasión se plantean un tanto atípicas para todos, debido a la situación sanitaria actual, no por ello han de ser menos divertidas para los más pequeños de la casa. De hecho, en la recta final de este año tan complicado, ellos también se merecen un descanso, y hay multitud de manualidades, actividades y juegos que se pueden hacer con ellos sin salir del calor del hogar. Como, por ejemplo, el Elf on the shelf ('El elfo en el estante'), que ha conquistado a muchas celebrities, y con el que, además, conseguiréis que los niños se porten bien. Os contamos en qué consiste.

Lee también: Cómo preparar a los niños para unas Navidades diferentes

Una tradición que viene del otro lado del charco

Este juego se inspira en un libro, The Elf on the Shelf: A Christmas Tradition ('El elfo en el estante: una tradición navideña'), escrito por Carol V. Aebersold y Chanda Abell, dos escritoras americanas, y viene a España de la mano de Cefa Toys. Como bien sabréis, los elfos son los ayudantes que trabajan codo con codo con Papá Noel, y los que le ayudan a preparar todos los regalos alrededor del mundo. Sin embargo, gracias a este cuento, también hemos descubierto que son los que le echan una mano a la hora de saber quién se ha portado bien y quién, por el contrario, no lo ha hecho, y, en consecuencia, se merece (o no) los presentes. 

Para llevar a cabo esta tarea, los elfos han recorrido más de 4.000 kilómetros desde su hogar, en Laponia, hasta llegar a España con un único objetivo: esconderse en las casas donde hay niños. De este modo, sabrán de primera mano cómo están viviendo estas últimas semanas antes de la Navidad. 

Estos pequeños seres mágicos irán tomando nota de cada una de las acciones de los pequeños (porque tienen que mandar su informe a Papá Noel), así que tendrán que estar muy atentos porque, además, pueden estar en cualquier rincón. 

La idea es que los padres vayan escondiendo a los elfos por toda la casa, y los niños estén ilusionados por saber dónde se encuentran cada día, iniciando, así, un divertido juego que les animará a ser muy buenos.

Lee también: Cómo decorar la casa por Navidad pensando en los niños

También hay unas 'normas'

Sin embargo, no todo está permitido. Para que de verdad haya magia, los niños tendrán que seguir una serie de instrucciones para los niños y el propio elfo:

  • Los pequeños no pueden tocarlo. 
  • El elfo no puede hablar mientras la familia esté despierto. La idea es que pueda observar cómo se comporta la familia en su dí a día, y pillarles de sorpresa para que, de esta forma, él por la noche pueda transmitirle toda su información a Papá Noel. 

Si el pequeño incumple la norma, es decir, que toca al elfo, Santa Claus tiene un truco para que no se vaya la magia. Deberán espolvorear canela sobre él, ya que es una especia que les ayuda a recuperar su estado natural. También pueden escribir una pequeña carta pidiendo disculpándose por haber cumplido las normas, o bien cantar un villancico toda la familia, ya que no hay nada que le guste más al elfo que las canciones navideñas. 

Sólo así podrá continuar con su misión, que finaliza la noche del 24 o la mañana del 25 de diciembre. Todo depende de cuándo llegue Papá Noel al hogar. 

Lee también: 9 manualidades navideñas muy originales hechas con rollos de papel higiénico

Algunas ideas para esconder el elfo

Es normal que, poco a poco, conforme vayan pasando los días, se vayan agotando las ideas. Pero, además de los típicos rincones que solemos pensar: dentro de un armario, debajo de la cama... Hay otros más originales en las que no se pueden esperar toparse con el elfo:

  • En la nevera. Tenemos que recordar que los elfos viven en un lugar tan frío como Laponia, así que seguro que se sentirán muy cómodos acogidos por el frío, dentro de una de sus baldas. Para darle un toque más original, podéis colocarlo abrazando un brick de leche, y, para jugar al despiste, abrigarlo con una servilleta o un trapo.
  • Entre sus cosas personales. A lo mejor, el pequeño ser mágico también quiere saber cómo se porta en el colegio, por lo que decide colarse en su estuche o en su mochila, o incluso en sus zapatos o su ropa.
  • En las plantas. Si tenéis plantas en casa, otra buena idea puede ser ocultar al elfo entre ellas. 
  • En la cocina. Quizá, al elfo también le entra curiosidad por aprender a cocinar, así que decide 'invadirla' en busca de alguna que otra galleta.

Lee también: ¿Cuántos juguetes hay que regalar a los niños por Navidad?

Sara Carbonero o Victoria Beckham, algunas de las celebrities que ya han tenido su Elf on the shelf

Sara Carbonero es una de las caras conocidas que nunca duda en sumarse a esta tradición. Según explicaba ella misma en sus redes sociales, su elfo, de nombre Tommy, era muy travieso, así que nada más se despertaban (ella y sus hijos Martín y Lucas) se ponían a buscarlo por toda la casa.

Otra de las que tampoco se ha querido perder el juego este año ha sido Victoria Beckham, así que estos días, la diseñadora ha subido a sus redes sociales unas cuantas fotografías mostrando a su elfo, preparado para vivir unas Navidades muy seguras, y también vigilar, especialmente, a su hija Harper, de nueve años.

Lee también: Ariadne Artiles comparte sus ideas para entretener a los pequeños de la casa

Más sobre