Parto

¿En qué casos está contraindicada la epidural para dar a luz?

El dolor de parto es uno de los más intensos que existen. Para mitigarlo está la epidural, pero no todas las mujeres podrán beneficiarse de ella en el paritorio. Te contamos por qué

Tener una “hora corta”, como te deseará todo el mundo, depende en muchos casos de controlar el dolor durante todo el proceso. La epidural es la gran aliada para lograrlo, sin embargo, no se puede administrar en la totalidad de los partos. Hay mujeres que voluntariamente renuncian a ella, porque prefieren dar a luz de forma natural, sin medicación. Pero hay otras que sí desearían disfrutar de sus ventajas, pero que no podrán por distintos motivos.

Lee más: ¿Cuál es el mejor momento para solicitar la epidural?

¿Cómo se administra la epidural?

En términos médicos, la epidural no es una anestesia, sino una analgesia; es decir, un fármaco para mitigar el dolor. Hay varias posibilidades para aliviar las molestias del parto: inhalar óxido nitroso, poner una inyección de opiáceos y la analgesia local con la epidural. La epidural se administra mediante una inyección en la parte inferior de la espalda, cerca de los nervios que transmiten el dolor, para lograr el bloqueo nervioso central. El anestesista puede suministrar la epidural o mediante un bolo, que es una inyección grande que actúa con mucha rapidez, o mediante una infusión continua, o bien mediante una bomba que controla la misma paciente.

Reconocimiento médico a una embarazadaVER GALERÍA

¿La epidural dificulta el parto?

Al ser una analgesia propiamente dicha, si funciona correctamente, la epidural debe calmar el dolor, pero permitir a la embarazada sentir las contracciones para poder empujar. Por eso no es real que la epidural complique el proceso. “El trabajo de parto con epidural no es más difícil: el periodo de expulsión se puede ampliar, por regla general, pero el periodo de dilatación se acorta al emplearla”, señala la Dra. Ana Isabel Prieto Amorín, del Servicio de Ginecología del Hospital Universitario Sanitas La Zarzuela, de Madrid. “Además, la epidural permite tomar decisiones rápidas en situaciones obstétricas difíciles en las que existe muy poco margen de actuación, lo que equivale en muchos casos a disminuir los riesgos para la madre y el bebé”, añade.

¿Por qué a veces la epidural no hace efecto?

En una gran mayoría de partos, un 80%, se emplea la epidural, “y entre estas mujeres, en un 75% de los casos, la técnica analgésica funcionará bien”, explica la experta. Sin embargo, hay un grupo de embarazadas no tan afortunado a las que la epidural no les hace efecto. “La tasa de fallos es del 9-12% y su causa es multifactorial”, aclara la ginecóloga de Sanitas La Zarzuela. Los factores más comunes son:

  • Complicaciones en la punción (en la inyección que administra la epidural), que se traduce en múltiples punciones, colocación incorrecta de la aguja o movimiento del catéter.
  • Antecedentes de cirugía de columna.
  • Desviación de columna.
  • Obesidad de la madre.

¿Qué pasa si el parto es demasiado rápido?

Otra de las causas por las que la epidural puede no ser efectiva es porque el parto se desencadene muy rápido, ya que no daría tiempo a que la analgesia hiciese efecto. Por este motivo hay un límite temporal para poner la epidural. “El momento óptimo para ponerla es cuando el parto ya está en fase activa, es decir, con contracciones regulares e intensas y una dilatación de 3 centímetros”, subraya la especialista. Esto significa que tendrás que esperar hasta ese momento para pedirla. Pero si la dilatación va con demasiada celeridad quizá se pase el momento. “El límite para ponerla sería con 8-9 centímetros de dilatación (sobre todo en multíparas –mujeres con más hijos–, o 9-10 centímetros en primíparas –primerizas–)”, revela la Dra. Prieto. Es así porque la epidural tarda entre 10 y 20 minutos en hacer efecto y de otro modo se correría el riesgo de no cubrir el momento del expulsivo.

¿Cuándo no es aconsejable recurrir a este tipo de anestesia?

Además de las circunstancias anteriores, hay otras situaciones médicas que no hacen recomendable la administración de la epidural en el parto. Son las siguientes:

  • Alteraciones en la coagulación o seguir un tratamiento con anticoagulantes como la heparina. En este caso “tiene que existir una ventana temporal que permita administrar la epidural entre 12 y 24 horas después del fármaco”, insiste la ginecóloga.
  • Enfermedad materna de importancia, como la hipertensión grave.
  • Alteración de la inmunidad materna por una enfermedad en el mes anterior, como el sarampión o la tosferina. “Al menos habrán tenido que transcurrir entre cuatro y seis semanas para aplicar la epidural”, advierte la especialista.
  • Infecciones en la piel que eleven el riesgo de trasladar gérmenes al interior del organismo.

Tatuajes y epidural: ¿una relación imposible?

A la hora de hacerse un tatuaje en la espalda hay que tener muy en cuenta la zona para que no interfiera negativamente con la epidural. Si el tatuaje está en la zona lumbar, entre las vértebras L4 y L5, “las pacientes pueden tener una contraindicación para la epidural por el riesgo de infección e introducción de los pigmentos químicos que contienen los tatuajes con el catéter empleado en la punción”, señala la Dra. Ana Isabel Prieto.

¿Se pueden poner más dosis de epidural si el parto se alarga?

En el caso de que la epidural se administre al comienzo del parto, pero este se alargue y el efecto de la anestesia desaparezca, no hay que alarmarse. Pueden ponerse más dosis a lo largo del proceso, en forma de refuerzos, que incluso puede controlar la propia mujer, a través de un bolo. Además, hay un tipo de epidural, la epidural ambulante (walking-epidural), “que ajusta la dosis del fármaco para que sea lo suficientemente baja como para no afectar la movilidad ni la sensibilidad, pero lo suficientemente alta como para quitar, al menos parcialmente, el dolor”, destaca la ginecóloga del Hospital Sanitas La Zarzuela. “La ventaja es que la mujer puede caminar o moverse mejor durante el parto y, además, puede percibir las contracciones”, destaca.

Lee más: Si te toca dar a luz, descubre cómo será el parto en el hospital

Más sobre

Read more