Paula Echevarría tumbada sobre su sofá

¿Por qué Paula Echevarría tiene tanto sueño durante el embarazo?

Se trata de uno de los síntomas más característicos del primer trimestre de gestación. Te contamos cuáles son sus causas y qué se puede hacer para aliviarlo

Si el pasado mes de septiembre Paula Echevarría sorprendía al anunciar, emocionada, su embarazo, en las últimas semanas ha ido desvelando algún que otro detallle sobre su estado. La actriz, que espera su primer hijo junto a su pareja, Miguel Torres, ya ha dado a conocer el sexo del bebé (que será un niño) o alguna de sus primeras molestias. Tanto es así que la intérprete comentaba unos días atrás en sus redes sociales que últimamente tiene "sueño a todas horas", lo que se trata de uno de los síntomas inconfundibles del primer trimestre de gestación, tal y como nos detalla el doctor José Luis Gómez Palomares, ginecólogo especialista en medicina de la fertilidad y secretario de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF).

Lee también: ¿Afecta la COVID-19 a la fertilidad?

La progesterona, la principal responsable de la somnolencia durante el primer trimestre

Las mujeres suelen tener mucho sueño, sobre todo, al principio de la gestación, debido a la gran concentración de progesterona. Según nos explica el médico, a pesar de lo que comúnmente se cree, esta hormona no sólo actúa sobre el útero (preparándolo para alojar el embrión) sino que su acción se extiende al cerebro, ya que nutre el gaba, un neurotransmisor que es capaz de inhibir el Sistema Nervioso Central, haciendo incluso que los músculos se relajen.

En esta etapa es también habitual que el sueño sea menos profundo, tal y como resaltan desde el Instituto del Sueño, provocando que la madre se despierte varias ocasiones a lo largo de la noche, lo que, en consecuencia, influirá de forma negativa en la calidad de su descanso.

Pero en la recta final del embarazo, sucederá todo lo contrario, advierte el médico. Y es que las futuras madres pasarán de la somnolencia constante a tener problemas para conciliar el sueño. De hecho, el doctor estima que alrededor del 50% de las embarazadas padecerán este tipo de problema.

Sin embargo, esta dificultad no tiene nada que ver con los cambios hormonales. Se relaciona, en cambio, con el aspecto físico. En el tercer trimestre, el tamaño del feto es mayor, así que dormir resultará más incómodo para la madre, y si no se adopta la postura correcta, puede comprimirse la vena cava inferior, una de las más grandes de nuestro cuerpo que conecta con el corazón. De ahí que se aconseje a que duerman apoyándose en su lado izquierdo o con un cojín entre las piernas.

Lee también: Mamás con insomnio: vuelve a recuperar el sueño

Una molestia natural y pasajera

El doctor Gómez Palomares destaca que la somnolencia del embarazo no se trata con medicación. En caso de que sea muy molesta, el médico podrá ayudarla con ello, tramitando una baja si el caso es muy extremo, por ejemplo. No obstante, insiste en que lo más importante es avisar a la madre para que esté preparada, pero resaltando que no se trata de algo preocupante. "Apenas un 5% de las mujeres embarazadas experimentarán esta somnolencia y dormirán un poco más", detalla.

Lo que sí pueden solicitar es el consejo de la matrona o su propio médico para que sea más llevadero. Entre estas recomendaciones, el médico nos facilita algunas: 

  • Adaptar los horarios y el ritmo de vida. Al quedarse embarazada, la propia embarazada comprenderá que ya no puede llevar el mismo ritmo de vida ajetreado como antes, y lo mejor será que se adapte a ello, haciendo jornadas no tan largas y estresantes, estableciendo unas rutinas.
  • Cuidar la alimentación, procurando que sea más ligera. Para evitar las digestiones pesadas, que fomentan el sueño, se puede repartir la comida en pequeñas cantidades y varias veces al día. tampoco recomienda que se coma justo antes de irse a dormir, “hay que seguir modelos más europeos de horarios”, detalla.
  • Hidratarse, bebiendo entre 2 y 2,5 litros de agua al día, ya que la deshidratación también da más sensación de cansancio.
  • Dormir una pequeña siesta después de comer. La madre también puede tumbarse durante unos 10-20 minutos para aliviar el cansancio.
  • No ingerir bebidas con cafeína, como el café, o teína, como el té, ya que van a alterar su calidad de sueño.
  • Mantener una posición un poco incorporada al dormir, y hacerlo, preferiblemente, sobre el lado izquierdo.
  • Nada de ejercicio a última hora. Aunque debe valorarse el caso de cada embarazada, lo cierto es que el médico desaconseja la práctica de ejercicio intenso, evitándolo, especialmente, en las últimas horas de la jornada. En vez de ello, lo mejor para la futura madre será que cada día dé un paseo después de comer, lo que puede ayudar a que se disipe el cansancio.

Y, por último, que tengan mucha paciencia, ya que el doctor incide en que este estado de somnolencia es pasajera. 

Lee también: ¿Notas que se te cae más el pelo durante el embarazo? 

Más sobre