Una pareja mira desanimada el test de embarazo

Embarazo

¿Afecta la COVID-19 a la fertilidad?

La doctora Fulvia Mancini nos explica cuál es el impacto de la enfermedad en la capacidad de reproducción masculina y femenina

El comportamiento del coronavirus y la COVID-19 continúa siendo desconocido. Aunque poco a poco los científicos y expertos comienzan a dilucidar cómo afecta a nuestro cuerpo, todavía quedan aspectos que no está tan claros, entre ellos, la fertilidad. Tal y como nos explica la doctora Fulvia Mancini, directora médica de Clínicas Eva, no se puede afirmar que la enfermedad provoque infertilidad masculina o femenina, ni tampoco que ésta tenga algún tipo de repercusión en el bebé de las mujeres contagiadas durante su embarazo. Te contamos los motivos.

Lee también: Ocho aplicaciones muy útiles para lograr quedarte embarazada

No está demostrado que produzca infertilidad en los hombres

Después de que se publicase un estudio en la revista británica 'European Medical Journal' que indicaba que podría existir una relación entre la dificultad de los hombres para tener hijos y la enfermedad, saltaron las alarmas. Sin embargo, la médico resalta que no hay motivo para la preocupación.

La razón por la que se ha establecido esta conexión es porque si un hombre tiene una fiebre muy elevada durante un largo tiempo, está intubado o presenta sintomatologías graves puede aumentar el nivel de toxicidad del organismo e incrementarse la fragmentación de su ADN. Y, en consecuencia, empeora la calidad de sus espermas. Lo que "sí que es cierto que parece que el virus está presente en los testículos, lo que puede indicir de alguna forma en la producción correcta de los espermatozoides". Ahora bien, insiste en que esto no significa que la infertilidad sea una de las consecuencias de la COVID-19.

Es más, destaca que la fragmentación del ADN es un proceso fisiológico que tenemos en todas nuestras células, pero la comunidad médica sabe, desde mucho antes del inicio de la pandemia, que si este proceso supera cierto umbral en los espermatozoides, pueden darse fallos de implantación, y por otro lado, también se ha asociado a abortos.

Lee también: ¿Es posible quedarse embarazada con el periodo?

¿Y si se contagia una mujer que está intentando quedarse embarazada o durante la gestación?

En teoría, no afecta a aquellas mujeres que estén intentando ser madres. Se ha demostrado que la enfermedad no está presente en los ovocitos (donde tiene lugar la fecundación). Aun así, desde el punto de vista de la doctora, siempre está bien someterse a algún tratamiento de fertilidad para preservar las esperanzas de convertirse en madre, como, por ejemplo, la vitrificación de óvulos.

Por otro lado, señala que tampoco es posible indicar que la prematuridad de los bebés tenga que ver con la COVID-19, a pesar de lo que habían indicado varios estudios. Algunas investigaciones apuntaban, en efecto, que los niños de mujeres con COVID-19 habían nacido antes de lo previsto y tenían un peso un poco inferior a la media, pero en los últimos tiempos, esta tendencia ha variado. De hecho, tal y como evidencia el Registro de Neonatología Covid elaborado por la Sociedad Científica de Neonatólogos (SENEO), cuando comenzó la pandemia, un 20% de las mujeres embarazadas tuvo un bebé prematuro, y en la actualidad este porcentaje ha caído hasta el 8%.

Lee también: Una dieta saludable puede ayudar a reducir el riesgo de parto prematuro

La obesidad o el tabaco, algunos factores que influyen de forma negativa

Aunque hay algunas enfermedades, como la endometriosis, que pueden provocar infertilidad, la doctora resalta una serie de factores que también inciden de forma negativa en la capacidad reproductiva tanto del hombre como de la mujer:

  • La obesidad y la extrema delgadez. Ninguno de los extremos es positivo. Es preciso mantener una dieta equilibrada o, de lo contrario, la mujer podría sufrir anemias, desajustes en sus niveles de hormonas e incluso ovulaciones irregulares. Con respecto a los hombres, varios estudios demostraron que los que no tomaban muchas verduras y pecaban de comer demasiada carne procesada tenían una peor calidad de semen.
  • El sedentarismo. La falta de ejercicio también es un enemigo de la fertilidad, y está asociado con el sobrepeso y la obesidad, por lo que los médicos aconsejan practicarlo habitualmente.
  • El alcohol y el tabaco. Se trata de dos sustancias nocivas y muy perjudiciales para el feto, que, además, se han relacionado con la reducción de la calidad del semen.
  • El estrés. El estado de ánimo de la pareja es fundamental. El nerviosismo puede impactar en las mujeres de forma que presenten ciclos irregulares de ovulaciones que hagan más difícil el proceso, mientras que en los hombres se traduce en una menor concentración de espermatozoides en el semen.
  • La edad, sobre todo, en las mujeres. Este último aspecto es más evidente en la mujer, cuya fertilidad comienza a disminuir a partir de los 30 años, y en especial tras haber cumplido los 35.

Lee también: Esto es todo lo que tienes que hacer si quieres quedarte embarazada

Habrá que esperar para sacar conclusiones

En definitiva, la ginecóloga concluye que tendremos que esperar a que pasen unos años para sopesar cuáles han sido las consecuencias de la pandemia, y sacar conclusiones a nivel médico. "Las manifestaciones de la COVID-19 son tan diferentes, no solo en reproducción, sino en dermatología, a nivel pulmonar… es una enfermedad que tiene niveles de gravedad tan diversos y consecuencias tan distintas que realmente es muy difícil hasta que no pase unos años poder sacar conclusiones que sean concluyentes".

Lee también: ¿Puedo quedarme embarazada si tengo ovarios poliquísticos?

Más sobre

Read more