Mujer tocándose su tripa de embarazada mientras sujeta un vaso de leche

Si has expulsado el tapón mucoso, ¿el parto es inminente?

Aunque siempre se ha considerado que sí, esto no es del todo cierto. Te explicamos qué es, por qué se produce y cuál es su importancia

Al final del embarazo, las madres expulsan lo que se conoce como el tapón mucoso, una secreción que se ha ido formando en el cuello uterino a lo largo de la gestación. Aunque algunas ni siquiera se percatan de cuándo sucede, este acontecimiento se considera, popularmente, como una señal de que el parto es inminente, así que muchas mujeres no pueden evitar estar pendientes de ello en cuanto alcanzan el tercer timestre. Pero, ¿es necesario darle tanta importancia al tapón mucoso? ¿De verdad es un indicativo de que se va a dar a luz en las próximas horas? Te lo contamos.

Lee también: Lo que no puede faltar en tu maleta de parto

Qué es el tapón mucoso y por qué se produce

El doctor Juan José Vidal, jefe del Servicio de Obstetricia y Ginecología de la Unidad de la Mujer del Hospital Ruber Internacional, nos explica que el útero tiene dos partes: el cuerpo y el cuello. El primero es puro músculo: cuando comienza el embarazo tiene unos siete centímetros, y a lo largo de la gestación va creciendo hasta alcanzar unos 40. Ésta es, además, la parte que se contrae al producirse el parto.

Mientras, en el segundo (el cuello), durante la gestación, tienen lugar secreciones a consecuencia de la cantidad de hormonas que produce la placenta. Entre ellas, destacan, especialmente, los estrógenos, que estimulan el crecimiento del útero y que facilitan que las paredes de la vagina y los músculos abdominales se ablanden para que el niño pueda salir al exterior cuando llegue el momento. Estas hormonas crean una gran cantidad de moco cervical, que se van acumulando en el cuello uterino a lo largo de la gestación, formando, así, una especie de tapón blando.

Este tapón también puede servir como mecanismo de defensa del organismo, según nos detalla el doctor Vidal. Ya que si la mujer tiene una infección vaginal, "impide que dicha infección se propague al interior del útero, donde se encuentra el niño". Su consistencia varía según cada mujer embarazada, pero todas, en general, lo desarrollan.

Lee también: La placenta accreta, una de las complicaciones más frecuentes durante el embarazo

Una señal indirecta de que el parto está próximo

Este tapón mucoso, por tanto, se ha conformado durante toda la gestación, y se expulsa al final de la misma, en el tercer trimestre. El ginecólogo apunta que se trata de un indicio indirecto de parto que, sin embargo, no puede tomarse como una señal totalmente segura e inequívoca. Es decir, que desde su expulsión hasta el momento de dar a luz pueden transcurrir varios días (de hecho, hay mujeres que lo echan poco a poco, y otras en su totalidad, de una sola vez). Lo que sí revela es que ha comenzado la dilatación y apertura del cuello uterino.

En muchas ocasiones, las responsables de que salga este tapón son las conocidas como contracciones de Braxton Hicks, unas contracciones irregulares, de poca intensidad, indoloras, que están provocadas por la elongación (el estiramiento) del útero. A pesar de que "normalmente no son lo suficientemente fuertes como para expulsarlo", en otras, sí lo consiguen. Pero, en definitiva, no ponen en evidencia que el parto vaya a producirse.

¿Cuándo hay que acudir al hospital?

El aspecto del tapón mucoso suele ser amarillento, gelatinoso, acompañado a veces de algún hilo de sangre, y por ello preocupa a muchas de las futuras madres. Sin embargo, el doctor Vidal recalca que su expulsión no reviste de gran importancia, y, sobre todo, no es motivo para ir al hospital con urgencia. No obstante, si la paciente está muy nerviosa y alberga dudas sobre esa secreción, siempre puede llamar a su ginecólogo, quien la tranquilizará y le explicará qué es lo que sucede.

Para estar seguros de cuándo el parto es inminente, el experto destaca que debemos prestar atención a dos importantes acontecimientos:

  • La rotura de aguas. Cuando se rompe el saco (o la bolsa) amniótico y sale el líquido que hay en su interior, estamos ante una señal inequívoca de que la mujer está de parto. Pero cabe señalar que esto puede ocurrir también antes de tiempo. En este caso, la mujer debe ponerse en contacto inmediatamente con su especialista, que le aconsejará reposo y le dará antibiótico, a fin de evitar que haya una infección intrauterina. Y es que el saco amniótico se encarga, entre otras funciones, de proteger al niño, que no puede estar fuera del líquido amniótico antes de tiempo.
  •  En un principio se sufren contracciones irregulares, que después empiezan a ser más habituales, regulares y dolorosas. Es muy importante no confundirlas con las de Braxton Hicks, que, tal y como se especificó anteriormente, no provocan ningún tipo de malestar o dolor, son involuntarias y no dilatan el cuello del útero.

Lee también: Estas seis señales te indicarán que el parto está ya cerca 

Más sobre