Estas señales te indicarán si tu hijo necesita ir a un logopeda

Así podrás saber si tu pequeño tiene problemas de lenguaje y expresión

La logopedia y los logopedas pueden jugar un papel fundamental en el desarrollo de los niños. Especialmente, en aquellos que experimenten algunos problemas de aprendizaje, y dificultad a la hora de expresarse. De hecho, se estima que alrededor de un 7% de los niños padecen un trastorno del lenguaje, y algunos, como el Trastorno Específico del Lenguaje (TEL), suponen una de las principales causas de fracaso escolar. Sin embargo, muchos padres desconocen cuál es la función de los logopedas, y, sobre todo, cuáles son las señales que nos pueden indicar que nuestro hijo debería acudir a uno.

Para salir de dudas, hablamos con Laura Castro, vocal de la Junta Directiva del Colegio Profesional de Logopedas de la Comunidad de Madrid (CPLM), sobre cómo saber si un pequeño experimenta problemas de habla y lenguaje.

Lee también: ¿Problemas con las matemáticas? Quizá tu hijo tenga discalculia

El papel del logopeda

"La labor del logopeda es evaluar, diagnosticar e intervenir el habla y/o lenguaje del niño con el objetivo de solventar las dificultades que pueda tener. También se encarga de prevenir estas dificultades desde la atención temprana", nos explica la logopeda Laura Castro.

“En ocasiones, el habla de los peques tarda en aparecer o lo hace de una forma extraña, utilizando un 'idioma' que solo sus padres u otros niños entienden. En otros casos, sí se les comprende, pero no utilizan algunos sonidos. Es posible también que las estructuras de las frases estén desorganizadas o que, directamente, no hablen o lo hagan solo con las personas más cercanas (papá, mamá, abuelos,…)”. Todas estas situaciones son signos de que el pequeño no se expresa de forma correcta, y tal y como destaca la experta, cabe recordar que “el lenguaje es el principal vehículo de comunicación que tiene el ser humano, por lo que las dificultades que aparecen en él deben ser solucionadas a tiempo para evitar problemas mayores ya sea a nivel social o académico”.

Lee también: ¿A tu hijo le cuesta hablar? Quizá tenga un problema auditivo

Señales que revelan dificultades en el habla

La logopeda señala que a los 2 años de edad, "el niño debe de utilizar en torno a 50 palabras diferentes". En caso de que no lo haga, pueden darse dos posibilidades:

  • Nos encontramos ante un caso de 'hablante tardío', que podría tener una buena evolución (llegando a igualar su lenguaje con el de otros niños de su edad).
  • Se podría dar un retraso o un trastorno del lenguaje. Y, en este supuesto, “"a intervención temprana del logopeda es fundamental", asevera.

Con respecto a la pronunciación, nos indica que hay que prestar especial atención a los siguientes signos:

  • Que a los 3 años sean capaces de decir los fonemas 'm', 'n', 'ñ', 'p', 't', 'k', 'b', 'g', 'f', 'x', 'ch', 'l'.
  • Que a los 4 puedan pronunciar las 'd', 'r' , 's', y sinfones (grupo consonántico que aparece dentro de la misma sílaba) con la letra 'l' ('bl', 'pl', 'gl', 'cl', 'fl').
  • Que a los 5, digan sinfones con 'r' ('br', 'pr', 'dr', 'gr', 'cr', 'fr', 'tr').
  • A los 6, pronuncien la 'r' fuerte.

¿Cuáles son los problemas más frecuentes en los niños?

"A mi consulta llegan muchos niños con dificultad para pronunciar algunos fonemas", afirma la logopeda. "Los sonidos que más trato son la 's', los sonidos inversos (papel, castillo, pan, carta,…), la 'r' fuerte y los sinfones con 'l' (bl,pl,gl,cl,fl) y 'r' (br,pr,dr,gr,cr,fr,tr)”.

Asimismo, apunta que también atiende muchos casos de pequeños con un lenguaje ininteligible. Es decir, que no se les entiende, que parece que hablan en un idioma inventado por ellos mismos), o que hablan muy poco. "Con frecuencia suelen ser niños que tienden a señalar o llevarte de la mano hasta lo que quieren para interaccionar con el adulto, y esto les sirve para comunicarse, por lo que no se entrenan en el aprendizaje del lenguaje", añade.

Sus efectos a corto y largo plazo

"Tiene efectos tanto a largo como a corto plazo, si no se intervienen las dificultades de lenguaje", advierte.

Estas dificultades, señala, pueden reflejarse:

  • A nivel escolar, en el aprendizaje de la lectoescritura, y en el aprendizaje general del niño.
  • A nivel social, impactando en su autoestima, sus relaciones con otros niños, etc…

Lee también: Así es como el lenguaje moldea el cerebro

La atención temprana, fundamental

El consejo principal de Laura Castro es hablar muy claro a nuestros niños, desde que son muy pequeños, "sin utilizar un lenguaje infantilizado, como, por ejemplo, 'guau guau' en lugar de perro o 'quito' por muñequito o muñeco. Así podrán "tener un modelo correcto a imitar y forzarles, siempre con cariño y desde el juego, a hablar o pronunciar bien".

"Si todo esto no es suficiente, un logopeda colegiado guiará su aprendizaje y quien dará a los padres todas las pautas que necesiten", en palabras de la logopeda.

No obstante, "cuando los padres o profesores detectan que el habla o lenguaje de un niño presenta un desfase con respecto al de otros niños de su edad, es importante acudir al logopeda, al igual que cuando nos da la sensación de que nuestro hijo no ve bien acudimos al oculista", recalca.

"Es un atraso hacer caso a esas personas que nos dicen 'tranquilo, tranquila, ya hablará…El hijo de Fulanito con su edad tampoco hablaba y mírale ahora, no hay quien le calle'.  Retrasar el diagnóstico y la intervención en el lenguaje solo provocará mayores dificultades en la rehabilitación, haciendo que puedan aparecer en el niño inseguridades que repercutan en sus relaciones sociales, su autoestima o su aprendizaje", concluye.

Lee también: ¿Padeces dislexia y no lo sabes? ¡Haz este test!

Más sobre

Read more