bronquiolitis

¿Qué es la bronquiolitis?

Los hijos del vicepresidente Segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, y la ministra de Igualdad, Irene Montero, han sido ingresados a causa de esta enfermedad. Te explicamos cuáles son sus causas y tratamiento

Los hijos mellizos del vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, y la ministra de Igualdad, Irene Montero, permanecen desde el pasado sábado ingresados en el Hospital Materno Infantil Gregorio Marañón de Madrid a causa de una bronquiolitis. Una enfermedad muy frecuente en los más pequeños, que afecta a uno de cada tres niños menores de dos años en nuestro país. De hecho, supone el motivo de ingreso más habitual en Pediatría. Hablamos con el pediatra Gonzalo Oñoro, de 'Dos pediatras en casa', sobre qué es, cuáles son sus síntomas y en qué ocasiones se requiere el ingreso del paciente.

Lee también: El síndrome de la apnea en el sueño de los bebés, causas y tratamiento

Qué es la bronquiolitis

"En base a criterios clínicos, definimos como bronquiolitis al primer episodio de sibilancias en un menor de dos años en el contexto de una infección viral", detalla el médico. Las sibilancias son los ‘pitos’ en el pecho que los pediatras escuchan al oscultar al niño.

El Virus Respiratorio Sincitial (VRS) es la causa más frecuente de esta enfermedad, que provoca la inflamación de los bronquiolos, la parte más estrecha de la vía aérea antes de llegar al alveolo.

Su aparición suele darse entre los meses de octubre y febrero, y tal y como nos apunta el doctor Oñoro, sólo se puede tener bronquiolitis una vez en la vida. "Los siguientes episodios no deberían llamarse de la misma manera: serán bronquitis, broncoespasmo...", pero en ingún caso bronquiolitis. 

Cuáles son sus síntomas

El cuadro clínico suele ser siempre muy similar. Pimero, los niños empiezan con un cuadro catarral, con mocos, y en ocasiones, fiebre, durante dos o tres días. Después aparece la tos, y el virus va avanzando por la vía respiratoria hasta que llega a los bronquiolos. Es entonces cuando aparece la dificultad respiratoria.

Una vez mejoran la dificultad respiratoria y la tos, el paciente se irá recuperando. Lo que ocurre es que la tos sí puede alargarse hasta un mes.

Lee también: Los mitos sobre la gripe en los niños

¿Cuándo puede suponer motivo de ingreso?

El pediatra nos comenta cuáles son los criterios de ingreso:

  • Que al niño le cueste tanto respirar que no se pueda alimentar.
  • Se haya desarrollado una neumonía. En ocasiones, las bronquiolitis, que son provocadas por un virus, suponen ‘un caldo de cultivo’ para provocar una neumonía.
  • Cuando la dificultad respiratoria es lo suficientemente importante como para que el niño necesite oxígeno.
  • A los niños con menos de un mes o mes y medio de vida, aunque no tengan dificultad respiratoria, se les ingresa para tenerles bajo observación. El médico nos comenta que, en ellos, el empeoramiento puede ir muy rápido. Así que si en 24-48 horas no tienen dificultad respiratoria, se les da el alta.

Tratamiento

El pediatra expone que no existe ningún tratamiento (pastillas, jarabes...) en sí que cure las bronquiolitis o que mejore su pronóstico. Su uso no supondrá ninguna variación en la evolución del paciente.

Si bien es cierto que cuando se trata de niños más mayores de un año (entre año y año y medio) en ocasione sí se prueba a hacer un ensayo terapéutico con un broncodilatador (el sabutamol). En la gran mayoría no es efectivo, pero un pequeño porcentaje puede responder bien.

Lo que se recomienda a los padres es:

  • Lavados nasales para que la nariz no esté taponada con mocos. Lo que es muy importante para que el cuadro clínico no empeore.
  • Mantenerles semiincorporados a la hora de dormir y durante el día para que la dinámica respiratoria sea adecuada. De lo contrario, en posición tumbada, empeora.
  • Darles de comer en pequeñas cantidades y con mayor frecuencia.

¿Podemos prevenirlo?

La forma de prevenir la bronquiolitis es la misma que en todas las enfermedades contagiosas respiratorias. Al fin y al cabo, todos se contagian por el aire y por el contacto con las secreciones del paciente, por lo que el lavado de mano es fundamental, no llevar a los niños si están malitos... Y, por ejemplo, tampoco sonar con el mismo pañuelo a dos hermanos. Cada uno deberá hacerlo con el suyo propio.

Factores de riesgo

Bien es verdad que, según apunta, existen una serie de factores de riesgo para desarrollar una bronquiolitis grave:

  • Niños prematuros. Como es el caso de los hijos de Pablo Iglesias e Irene Montero. El motivo es que estos pequeños nacen con un pulmón inmaduro, y a veces hasta los dos años no se termina de desarrollar. “Una infección de este tipo en estos niños puede desembocar en una bronquiolitis más grave”.
  • Niños con enfermedades de corazón, neurológicas crónicas y otras pulmonares (como, por ejemplo, fibrosis quísticas).
  • Menores de un mes y un mes y medio.

Lee también: Una dieta saludable puede ayudar a reducir el riesgo de parto prematuro

Bronquitis y bronquiolitis no son lo mismo

El doctor advierte de que la bronquitis y la bronquiolitis no tienen nada que ver desde el punto de vista del tratamiento. "Es verdad que también las provocan las infecciones, pero lo que ocurre en el pulmón es diferente. En la bronquiolitis lo que se inflama es el bronquiolo, mientras que en la bronquitis lo que se inflama es el bronquio. Y asociada a esa inflamación del bronquio en la bronquitis suele haber una contracción del músculo que rodea el bronquio. Por este motivo, ellos sí que responden a corticoides y broncodilatadores, a diferencia de los otros".

Por último, cabe señalar que si notamos que el niño presenta un mal estado general, no quiere comer o le cuesta respirar, habrá que llevarle al hospital para que su caso lo valore un pediatra.

Lee también: ¿Cuáles son las consultas más frecuentes en Pediatría? 

Más sobre