Coronavirus

Recomendaciones para niños y papás a la hora de ir al parque infantil

Tanto pequeños como mayores deben recordar todo lo que hay que hacer para disfrutar al máximo de su tiempo de ocio

Nadie duda de que el parque infantil es uno de los grandes espacios de ocio para los niños. Allí juegan, se divierten y, en muchas ocasiones, incluso hacen nuevos amigos con los que disfrutar de su tiempo libre. Pero, al igual que tomamos precauciones cuando van al colegio y cualquier otro lugar, allí también es necesario. Y, pese a lo que suele imaginarse, no sólo hay que poner especial atención en los más pequeños de la casa, sino también en los mayores.

Lee también: ¿Debemos apuntar a los niños a clases extraescolares este año?

Con mascarilla y, a ser posible, sin juguetes

A día de hoy, "no sabemos muy bien cuál es la capacidad que tienen los niños para contagiar a otras personas", nos comenta el pediatra Gonzalo Oñoro, pero lo que sí parece, según han ido realizándose estudios, "es que contagian menos que los adultos". El problema es que, en general, todas estas investigaciones que se han hecho hasta ahora se llevaron a cabo cuando los niños estaban confinados, y por tanto, sacar conclusiones categóricas sería precipitarse.

Aun así, el parque infantil "puede ser un foco de contagio como cualquier otro espacio en el que los niños se reúnan. Es cierto que al ser una actividad al aire libre, el riesgo de contagio va a ser menor, pero éste no desaparece totalmente".

Lo que hemos de tener en cuenta es que, en estos espacios, los niños hacen actividades al aire libre, están jugando con sus padres... lo que supone una práctica mucho más segura que "juntarse con otros dos amiguitos en una habitación o en un centro comercial". A esto se suma que en muchas ciudades no hay áreas verdes próximas, de manera que los parques son, en esencia, unas zonas necesarias para los niños más allá del calor del hogar y de las aulas.

Dada la actual situación sanitaria, queda claro que todos debemos cumplir con las indicaciones y recomendaciones emitidas por las autoridades sanitarias, y que, por supuesto, hay que poner también en práctica en los parques infantiles:

  • Las mascarillas. El Ministerio de Sanidad estipuló que su uso era obligatorio a partir de los 6 años, y la Asociación Española de Pediatría las recomienda para los de 3 y 6 años, siempre y cuando estén supervisados por un adulto de su familia. Es lógico que en los colegios de Educación Infantil los más pequeños no tengan que llevarlas, puesto que el profesor tendría que estar pendiente de que todos los alumnos la usen correctamente. En cambio, en el parque, cuentan con una ventaja, y es que el padre está solo con su hijo, por lo que le será más sencillo cerciorarse de que la utiliza bien.
  • Gel hidroalcohólico. No puede faltar en sus mochilas del cole, y tampoco a la hora de salir. Deberá lavarse las manos tanto antes como después de la actividad.
  • Sin juguetes. Lo mejor es que en su visita al parque lo hagan sin ellos. De esta forma, evitaremos que los compartan con otros niños, que se los lleven a la boca, pululen por el suelo... "Porque esto sí que puede servir de vehículo para el contagio", nos comenta el doctor Oñoro. Ahora bien, si el pequeño se empeña en llevarlos, es importante recordarles que no pueden dejárselos a otros niños que no pertenezcan a su núcleo familiar. O, para ahorrar en salud, buscarse otro sitio donde no haya muchos niños, y una vez regresemos a casa, lavarlos con agua caliente y jabón.

Lee también: Rutina de limpieza para desinfectar la ropa y los juguetes de los más pequeños

Niña con mascarilla dando un paseo en bicicletaVER GALERÍA

Especial atención a los padres

Sabemos que los niños, en líneas generales, acatan las normas y se adaptan rápidamente, pero también hay que poner énfasis en los progenitores. Éstos tienen, a su vez, unas tareas pendientes y fundamentales a la hora de ir al parque:

  • Cambiar la mentalidad. Si hace un año, después del colegio, se iba con los niños al parque durante dos horas, en este nuevo curso, este hábito tiene que cambiar. Ha llegado el momento de pensar en otro tipo de actividades y reducir los contactos con otras personas.
  • Pensar en juegos al aire libre. En línea de lo anterior, existen infinidad de actividades distintas a tirarse por el tobogán o estar en el columpio. Quizá, de vez en cuando, una buena opción para estar con los niños sea dar un paseo por el parque en bicicleta, u organizar un pilla pilla entre los miembros de la familia. Al fin y al cabo, los niños no sólo necesitan juguetes para entretenerse y disfrutar de un buen rato. Como recuerda Oñoro, "el verdadero problema no es el parque infantil, sino las interacciones sociales con otras personas que nos pudieran contagiar, ya sea en el parque o en cualquier otro espacio. Por todo ello, merece la pena organizar el ocio de nuestros pequeños teniendo en cuenta que no deben interaccionar de forma estrecha con otros niños que no pertenezcan a su burbuja de convivencia.
  • Si hay contacto con otros papás, siempre con mascarilla y distancia de seguridad. En estos espacios, lo normal es que los padres de los niños se junten y charlen mientras observan cómo sus hijos se lo pasan a lo grande. Con la pandemia, esta rutina debería finalizar, o, al menos, sería necesario que se reduzca el contacto social. Si, en efecto, charlan con otras personas, han de recordar que no se pueden quitar la mascarilla y que tienen que mantener una distancia social mínima de dos metros. Al fin y al cabo, se trata tanto de que niños como mayores disminuyan las interacciones en las que puedan contagiarse. 

Lee también: Consejos para que los niños disfruten de unos almuerzos seguros y sanos en el recreo

Al volver a casa, quitarse los zapatos y cambiarse la ropa

El doctor Oñoro nos detalla que lo que él recomienda en el regreso a casa es sacarse los zapatos, "al igual que haríamos normalmente, aunque no estuviésemos viviendo esta pandemia". En su opinión, lo mejor es "quitárselos, meterlos en una bolsa, o dejarlos en un lugar apartados hasta el día siguiente para que los niños se los pongan de nuevo". Asegura que "no hace falta desinfectarlos. Si da la casualidad de que haya un virus pegado en la suela (lo que sería muy poco probable), al limpiarlos, esos virus podrían pasar a nuestras manos, y el resultado sería todavía peor".

Otra medida que tampoco está de más es el cambio de ropa. En el regreso al hogar, "les cambiamos la ropa y lavamos la que han traído de la calle". Todo ello no deja de tratarse de medidas adicionales, puesto que "el mecanismo de contagio más importante es a través del contacto directo con una persona infectada que al hablar, toser o estornudar, emite al aire pequeñas gotitas en las que flota el virus, y que el sujeto sano respira sin darse cuenta. Es decir, a través del aire".

Lee también: Por qué es necesario que los niños vuelval al cole

Más sobre

Read more