Mujer embarazada

Embarazo

¿Qué es y cuándo se realiza el 'triple screening'?

Esta prueba, que no supone ningún riesgo ni para la madre ni para el futuro bebé, permite conocer si el feto presenta posibles alteraciones genéticas

El embarazo es una de las etapas más importantes en la vida de cualquier mujer. Especialmente cuando se trata de madres primerizas, este proceso se vive con emoción, ilusión e intensidad, pero también con un sinfín de miedos, preocupaciones e interrogantes. Tras el resultado positivo, la futura madre tendrá que cuidarse e informarse de las citas médicas y pruebas a las que se tendrá que enfrentar durante la gestación para evaluar su estado de salud y el del bebé, así como disponer de un mayor conocimiento que permita saber qué factores incrementan o disminuyen el riesgo de una determinada patología. Una de las pruebas que se realizan en el primer mes de gestación es el triple screening, también conocido como 'triple test'.

¿Puedo quedarme embarazada si tengo ovarios poliquísticos?

¿Qué es el 'triple screening'?

La investigación en el campo de la medicina fetal avanza a pasos agigantados y actualmente son muchas las herramientas de las que disponemos para minimizar riesgos durante la gestación. El triple screening es un método de cribado que se realiza para detectar posibles alteraciones genéticas del feto, como Trisomía 21 (o Síndrome de Down), la Trisomía 18 (o Síndrome de Edwards) o defectos en el tubo neuronal, entre otras. Se trata de una prueba no invasiva, que no penetra en el útero, que se realiza a partir de una muestra de sangre de embarazada, de forma que no supone ningún riesgo ni para la madre ni para el futuro bebé.

El triple screening se suele realizar en el primer trimestre, entre la semana 10 y 13 de gestación. No obstante, entre la semana 11 y 12 arroja un resultado más fiable, con tan solo un 5% de falsos positivos. Aún así, también se puede realizar a comienzos del segundo trimestre, entre las semanas 15 y 18, pudiendo alargarse hasta la semana 20, pero la sensibilidad es menor. En este momento del embarazo, el porcentaje de falsos positivos se dispara hasta el 14%

¿Qué mide esta prueba?

No se trata de una prueba diagnóstica porque no aporta información sobre el estado real del bebé, sino que se basa en un mero cálculo de probabilidades. Al no tratarse de un diagnóstico, sino de una estimación, será recomendable realizar otras pruebas más invasivas como la amniocentesis o la biopsia corial, cuando los valores de los resultados sean preocupantes. 

Para realizar el triple test, tal y como el propio nombre indica, se emplean tres parámetros diferentes.

  • PAPP-A: proteína producida por el feto
  • Beta-HCG libre: gonadotropina coriónica humana o hormona de embarazo producida por la placenta
  • Estriol libre: estrógeno producido por el feto y la placenta

¿Quién puede hacerse la prueba?

Se puede realizar a todas las mujeres que se encuentren en periodo de gestación. No obstante, el cribado suele realizarse en aquellas gestantes con bajo riesgo de ser portadoras de un feto con alguna anomalía. Para someterse a este método se tienen en cuenta tres datos: la edad de la madre, los niveles de dos proteínas fabricadas por la placenta, beta-hCG libre y PAPP-A, y, por último, los datos obtenidos en la ecografía de la semana 12.

¿Cuáles son los riesgos de ser madre más allá de los 40?

Más sobre