¿Cómo debe ser la vuelta al cole de niños con problemas crónicos?

Asma, diabetes, cardiopatías... La Asociación Española de Pediatría explica en qué casos los pequeños con patologías crónicas deben tomar medidas extraordinarias

Millones de alumnos regresan esta semana a las aulas en la vuelta al cole más atípica que recordamos. Un nuevo curso en el que a los pequeños les tocará llevar mascarillas (obligatorias a partir de los seis años, y recomendadas entre los 3 y 5), tendrán que mantener distancia de seguridad con sus compañeros, y recordar la importancia de lavarse las manos de forma regular. Medidas que desde hace meses forman parte de nuestra rutina, pero que médicos y pediatras han vuelto a recordar estas últimas semanas, marcadas por la incertidumbre y el miedo al contagio por coronavirus en los colegios.

Y si el regreso a las escuelas está, de por sí, lleno de interrogantes, todavía se vuelve más complicado para los jóvenes con enfermedades crónicas, como asma, cardiopatías o diabetes. ¿Es seguro y recomendable que ellos retornen? ¿Qué medidas deberían adoptar?

Relacionado: ¿Por qué es necesario que los niños vuelvan al cole?

Sólo los casos más graves están exentos de acudir al colegio

La Asociación Española de Pediatría apunta a que no existe evidencia científica suficiente como para afirmar que los niños con patologías crónicas no pueden ir al colegio en la situación epidemiológica actual, excepto aquellos casos que revistan gravedad. Estos últimos sí estarían exentos de ir a la escuela. No obstante, advierte que la familia debe consultarlo previamente con su especialista, puesto que será el responsable quien emita la valoración.

Por ejemplo, la Sociedad Española de Cardiología Pediátrica y Cardiopatías Congénitas señala que se puede considerar que los niños con hipertensión pulmonar o insuficiencia cardíaca se consideran de riesgo, dado que, si padecen una infección respiratoria grave, podrían sufrir una descompensación cardíaca.

La Sociedad Española de Hematología y Oncología Pediátrica aconseja a los pacientes onco-hematológicos que hayan terminado su tratamiento (radioterapia) a partir del pasado mes de marzo que soliciten la escolarización en el domicilio, por si la situación epidemiológica empeora.  Y la Sociedad Española de Inmunología Clínica, por su parte, recomienda que, a la espera de que mejore la epidemia, los niños con inmunodeficiencias primarias graves no asistan al centro escolar. 

Cada una de las diferentes sociedades médicas ha emitido, en un documento conjunto, cuáles son los pacientes de riesgo que tendrían que solicitar la educación de vía telemática.

Medidas extraordinarias, ¿sí o no?

Depende de cada caso. Si, tal y como se detalló anteriormente, no es considerado grave o de alto riesgo por el especialista:

  • Niños con problemas de corazón, diabetes, insuficiencia adrenal, enfermedad celíaca, enfermedad inflamatoria intestinal, trasplante hepático y otras patologías digestivas. La Sociedad Española de Cardiología Pediátrica y Cardiopatías Congénitas, la Sociedad Española de Endocrinología recomiendan, en general, que sigan las medidas básicas, apuntando, especialmente, a la distancia física, el lavado de manos y el uso de mascarilla.
  • Pacientes que estén en seguimiento oncológico podrán acudir a las escuelas, siguiendo las medidas recomendadas y llevando su mascarilla FP2, a menos que haya una contraindicación médica que especifique que son de alto riesgo y no deberían asistir.

Dos compañeras saludándose con el codoVER GALERÍA

Niños con inmunodeficiencias primarias

Si tienen una inmunodeficiencia común variable, agammaglobulinemia congénita, enfermedad granulomatosa crónica, defectos del sistema del complemento y otras inmunodeficiencias primarias, la Sociedad Española de Inmunodeficiencias Primarias aconseja:

  • Las medidas habituales: mantener distancia de seguridad más de 2 metros, la higiene de manos y tener precaución con los objetos que tocan en las aulas.
  • Que tengan su propia solución hidroalcohólica, explicándole al pequeño (y a su profesor) cómo debe utilizarla.
  • Mascarilla de protección individual mínimo FPP2, que tiene que usar a la hora de hacer cualquier desplazamiento dentro de la misma escuela (por ejemplo, al cambiar de aula), y en el interior de lugares cerrados, sin ventilación. También debe llevarla cuando no se pueda asegurar la distancia de seguridad.

Por otro lado, los jóvenes con defectos en la producción de anticuerpos sin afectación pulmonar y sin tratamiento de soporte con inmunoglobulina o antibióticos profilácticos, deficiencia selectiva de IgA, angioedema hereditario o defectos MBL, seguirán las habituales. 

Relacionado: Los niños con inmunodeficiencias primarias, entre los más vulnerables

Pequeños con asma

La Asociación Española de Pediatría asegura que no se ha demostrado que el tratamiento antiinflamatorio o de mantenimiento del asma tenga ningún efecto negativo sobre la infección por SARS-CoV-2, y recuerda que los pequeños con asma deben extremar las medidas de higiene (mascarilla, distancia de seguridad y lavado de manos), y evitar el contacto con personas enfermas. Asimismo recuerda que:

  • No es aconsejable que realicen ejercicio físico intenso o usar la mascarilla durante el mismo.
  • A la hora de usar el inhalador tienen que hacerlo con una cámara espaciadora o dispositivo de inhalación de polvo seco. En caso de acudir a urgencias, es conveniente que lleven su propia cámara espaciadora.

Relacionado: Una vuelta al cole segura para los niños con alergias alimentarias

Pacientes con enfermedades reumáticas

La Sociedad Española de Reumatología Pediátrica recomienda que, entre otros, en el caso de los niños que hayan recibido tratamiento por enfermedades sistémicas como el Lupus Eritematoso Sistémico, en los últimos 6-12 meses, suponen un grupo de riesgo intermedio, así que a las medidas habituales deben sumarse:

  • El uso de mascarilla para protección individual mínimo FFP2.
  • Que se sitúen en las zonas más ventiladas del aula

La importancia de las vacunas

En lo que sí coinciden los expertos es en que es fundamental mantener el calendario de vacunas estipulado para los pacientes con patologías crónicas al día. En general, la Sociedad Española de Inmunología Clínica y la Sociedad Española de Cardiología Pediátrica y Cardiopatías Congénitas aconsejan en que los niños reciban vacunación antigripal.

De hecho, la campaña de vacunación se va a realizar a principios de octubre. Dado que, en general, muchos de estos niños, como por ejemplo, los que tienen inmunodeficiencias primarias "son más susceptibles al ataque de virus y bacterias, como es el caso de la gripe o de la bronquitis", en palabras del doctor Juan Carlos Juliá, coordinador del Grupo de Trabajo de Educación Sanitaria y miembro del Grupo de Trabajo de Alergia Respiratoria y Asma de SEICAP.

Relacionado: Retomando el calendario de vacunas infantiles 

Más sobre

Read more