Consejos para disfrutar de un verano libre de picaduras

Muchos niños sufren picaduras de insectos y medusas esta temporada. Te explicamos cómo prevenirlas, diferenciarlas y actuar en cada caso

Sol, playa, relax… Puede que éste sea el verano más extraño de los últimos años, pero no por ello deja de ser la estación favorita por excelencia. Miles de españoles disfrutan ya de sus merecidas vacaciones, pero, con la llegada de la temporada estival, también damos la bienvenida a un incómodo problema: las picaduras de insectos o medusas. Ni mayores ni pequeños se 'libran' de ellas, especialmente, en estas fechas. De hecho, suponen nada menos que el 40% de las urgencias pediátricas en esta época del año.

Relacionado: Los problemas de salud más frecuentes en niños

Avispas, mosquitos y medusas, las picaduras más fecuentes

Según nos detalla el doctor Javier Miranda, responsable de la Unidad de Pediatría de Vithas Castellón, Vithas Valencia Consuelo y Vithas Valencia 9 de Octubre, "cualquier picadura es potencialmente peligrosa", pero, en muchos casos, no son graves. Algunas de las que señala son:

  • Avispas, abejas y mosquitos, "que suelen producir reacción local, más o menos intensa, que no suele ser grave en caso de no ser alérgicos, salvo que se produzcan picaduras múltiples". 
  • Las medusas, al igual que los escorpiones y las arañas, producen más reacción local, incluso, en ocasiones, con necrosis de los tejidos.
  • Mosquitos tigre. Las picaduras de estos insectos, del dengue o del chicunguya, “tan aparentemente inofensivas, son capaces de transmitir infecciones víricas”.

"Por supuesto, en caso de ser alérgico al animal que produce la picadura, la reacción pasa de ser local a sistémica, con posibilidad de desarrollar una anafilaxia, por lo que la gravedad aumenta", añade el médico.

Relacionado: Remedios caseros para evitar que te piquen los insectos

¿Cómo distinguir cada picadura?

  • Las picaduras de medusa se distinguen por el contexto, ya que aparecen en la playa. La reacción urticarial (tipo habón sobreelevado) puede tener la forma del tentáculo, siendo alargada, o no ser así.
  • Los mosquitos producen picaduras de pequeño tamaño, rojizas y con discreta elevación, con intensa reacción de picor. Aparecen habitualmente en áreas expuestas (aunque en el caso del mosquito tigre puede atravesar los tejidos de la ropa), y suele apreciarse una roncha circular u ovalada típica. 
  • Las avispas y abejas producen una mayor reacción inflamatoria, con más dolor que picor. Suelen ser lesiones únicas, y puede verse la mordedura, en caso de la avispa, o incluso el resto del aguijón en caso de las abejas. Señala la sensación de quemazón, la inflamación progresiva de diferente intensidad e irritación, y el picor posterior, que puede durar desde unas horas a 5-7 días. 
  • Las pulgas o chinches suelen producir picaduras agrupadas en la misma zona, aquella en la que el insecto toma contacto con la piel del paciente.

Relacionado: Objetivo: combatir las picaduras este verano

Especial atención y cuidado con los niños alérgicos

No obstante, tal y como señalaba con anterioridad, especial es el caso de los niños alérgicos a los mismos, ya que pueden llegar a sufrir un shock anafiláctico. Sus síntomas son muy variables, y aparecen en los primeros 5 minutos. Incluyen:

  • Urticaria generalizada, unas ronchas.
  • Angioedema. La inflamación de la cara y el cuello, afectando a las vías respiratorias y dificultando la respiración.
  • Pueden tener síntomas digestivos, como los vómitos.

En estos casos, apunta a que hay que acudir, de forma inmediata, a Urgencias. Por ello, es fundamental que, si el pequeño es alérgico, lleve siempre consigo un kit que contenga:

  • Una jeringa precargada de adrenalina autoinyectable. Si presenta una picadura con reacción sistémica, su inyección intramuscular aplicará la dosis correspondiente en función del peso del niño.
  • El resto del tratamiento, como antihistamínicos tópicos o sistémicos o corticoides, se considera de segunda línea. El fármaco inicial debe ser la adrenalina.

Relacionado: Qué hacer si mi hijo sufre alergia infantil

¿Cuál es el protocolo de actuación en cada uno de estos casos?

El doctor Miranda afirma que la "desinfección, antihistamínicos o analgésicos para evitar el rascado, y con ello la sobreinfección".

  • Si le pica una abeja o una avispa, se debe limpiar inmediatamente la zona con agua y jabón, evitando que el niño se rasque, y aplicar hielo local envueltoen un pañuelo para bajar la hinchazón y aliviar el picor. 
  • Si se trata de una medusa, no hay que verter nunca agua dulce o amoniaco sobre la picadura. De este modo, sólo conseguiremos que se libere aún más líquido urticante si queda algún resto de los tentáculos de la medusa en la piel (tienen unos pequeños aguijones en sus tentáculos, y, al tocarlas, se clavan en la piel, produciendo pequeñas pápulas agrupadas en forma lineal). Lo que se aconseja es echar agua salada, y quitar, con unas pinzas, los tentáculos que hayan quedado adheridos a la piel. 
    "La desinfección se debe realizar con un antiséptico, aliviar el dolor con paracetamol o ibuprofeno, poniendo una bolsa de plástico con hielo durante 10 minutos sobre la picadura", en palabras del médico. Para el picor, se podrá pautar antihistamínicos.

Relacionado: En verano, ojo con las alergias y las reacciones cutáneas

Niña rascándoseVER GALERÍA

Cómo podemos discernir si la picadura es grave

El doctor Miranda nos insta a observar los signos y los síntomas que produce la picadura para saber si la picadura es grave:

  • Ver su grado de inflamación.
  • Si hay presencia o no de edema (hinchazón) en labios, lengua, etc.
  • Fijarse bien si hay varias picaduras, ya que puede darse una reacción tóxica.
  • Si tiene dificultad respiratoria y, en casos avanzados, alteraciones del estado de conciencia.

De ser así, deberíamos acudir con el niño a la consulta del especialista.

Relacionado: 10 pautas para disfrutar de un verano 10

La educación, el mejor 'arma' de prevención

¿Y cómo podemos evitar que los niños no sufran este tipo de picaduras? Aunque, en muchos casos, se trata de un accidente, lo que sí podemos hacer es darles unas pautas para, en la medida de lo posible, evitarlo:

  • Abejas y avispas. Es muy importante decir a los pequeños que se mantengan alejados de paneles o nidos, que no corran si el insecto está próximo ni caminen descalzos en zonas con hierbas o flores
  • En el caso de las medusas, hay que hacer especial hincapié en que nunca deben tocar una, Ni siquiera cuando se encuentre en la orilla, ya que, advierte el especialista, que liberan el mismo líquido urticante y provocan las mismas lesiones.

¿Son efectivas las pulseras y otros repelentes?

"Los métodos electrónicos no han demostrado su eficacia. La utilización de repelentes químicos es efectiva, pero aunque no se ha demostrado su toxicidad, en general no se recomienda su administración tópica a niños menores de dos años", responde el médico. Lo que sí podrían utilizarse son repelentes naturales, como la citronela, que no presentan toxicidad, pero cuya eficacia y duración del efecto es menor.

Relacionado: ¿Qué hago si le pica un bicho?

Más sobre

Read more