Niño midiendo su altura

¿Sabes qué son los percentiles y cuál es su utilidad?

Se trata de una medida estadística que compara a los niños con otros de su misma edad en relación al peso, talla o índice de masa corporal, y que se han convertido en un motivo de preocupación para algunos padres

Es habitual que cada vez que se acude a consulta, los padres pregunten al pediatra en qué percentil se encuentra su pequeño. Estos datos que utilizan los médicos para valorar el desarrollo de los niños se han convertido en una auténtica obsesión para algunos progenitores, y, sin embargo, los propios expertos aseguran que no debería suponer un motivo de preocupación, ni darle más importancia de la que realmente tiene. Es decir, observar que el crecimiento del menor se produce de una forma adecuada.

Relacionado: ¿Es la altura de mi hijo adecuada para su edad?

¿Qué son los percentiles?

La doctora María García-Onieva, secretaria de la Asociación Española de Pediatría, nos explica que los percentiles son una medida estadística que pone en relación las medidas de peso, talla o cualquier otro parámetro de un niño o niña con las medidas del resto de población de la misma edad y sexo. El percentil, en realidad, nos dice qué porcentaje de mediciones son iguales o menores respecto al valor concreto que hemos obtenido.

¿Para qué se utilizan?

La pediatra comenta que estos datos les permiten hacer el seguimiento del desarrollo de los niños y niñas a lo largo de su vida y también, en un momento dado, comparar sus medidas con el resto de la población de su edad. De esa manera, podemos decir, por ejemplo, si es alto para su edad, si está en la media o por debajo de la misma…

En general, en las consultas de pediatría los percentiles se utilizan hasta los 18 años.

Relacionado: Qué hacer cuando el niño crece

¿Deberían prestarle atención los padres o estar preocupados?

Los padres no deberían estar preocupados por saber el percentil de su hijo, y es al pediatra a quien le corresponde valorarlos. Cada niño o niña se va a desarrollar en un determinado carril (percentil) para la talla, el peso y la talla. Ésta, en particular, tiene un gran componente genético. Estar en un percentil 10 de talla, se podría considerar bajo, pero siempre tendrá que valorarse en relación a la talla de los padres. Es más importante evaluar la relación talla y peso.

Por ejemplo, una talla en percentil 90, es una talla alta (ya que el 90% de los niños de esa edad y sexo miden igual o menos que este niño o niña), y si el peso está en percentil 90, no podemos considerar a ese niño o niña que está gordo. Es la relación entre esas dos medidas lo que realmente importa.

Por el contrario, un niño con talla en el percentil 10 y un peso en el percentil 90 sí presentará un sobrepeso. Para los pediatras, lo que importa es ver la evolución de esa talla y peso a lo largo de la vida del niño y no hay que dar valor a una determinada medida en un momento concreto.

¿Sirven como predicción para saber si el niño será bajito, alto...? ¿En qué radica su importancia?

En la valoración del desarrollo de los niños la talla diana, la que genéticamente tendría el niño o niña, va a depender de la talla de los padres, fundamentalmente.

Controlar si la evolución de la talla, siguiendo el percentil en el que se desarrolla le llevará a conseguir su talla diana nos va a resultar muy útil. En el caso de que seguir el carril o percentil en el que se está desarrollando, no le llevara a su talla diana, probablemente, va a precisar una valoración por parte del pediatra.

¿Cómo se calcula la talla diana?

  • La talla diana del niño: talla del padre (en centímetros) + talla de la madre (en centímetros) +13, todo ello, dividido entre dos.
  • La talla diana de la niña: talla del padre (en centímetros) + talla de la madre (en centímetros) -13, todo ello dividido entre dos.

Relacionado: ¿Cómo es el desarrollo del niño en edad escolar? 

Si se observa algún percentil 'fuera de lo común', ¿se le da a los padres algún tipo de recomendación especial?

Los pediatras debemos informar del valor real que tienen los percentiles: un percentil 3 puede ser que "preocupe" (no siempre) a los pediatras, y serán estos niños los que puedan necesitar un seguimiento más estrecho por si hubiera que descartar alguna patología.

Otros casos serían:

  • Cuando su crecimiento se ha estancado y comienza a desviarse la curva, por lo que la velocidad del crecimiento no es como se esperaba.
  • Cuando se desvía notablemente el percentil donde debería estar en función de la talla de sus padres y de su talla diana.
  • Otros síntomas como bajo peso, rasgos faciales peculiares, problemas de alimentación (una mala alimentación puede repercutir en su talla) o alteración de su desarrollo psicomotor.

No obstante, en todos estos supuestos, será el médico el encargado de valorarlo y hacerle las pruebas pertinentes.

Relacionado: Nueve nutrientes esenciales en la dieta de los niños

Más sobre

Read more