Doctor poniendo una vacuna a una niña

Salud

Retomando el calendario de vacunas de los más pequeños

Los pediatras advierten de que es importante poner todas esas vacunas que se retrasaron durante el confinamiento

Tras la declaración del estado de alarma el pasado mes de marzo, vivimos una situación sin precedentes. La irrupción del coronavirus puso una gran presión sobre los centros de salud y hospitales de nuestro país, y desde el Gobierno se urgió a la población a permanecer en casa, pudiendo salir a la calle sólo para actividades básicas, como hacer la compra.

Como consecuencia de ello, no sólo nuestra rutina diaria se vio alterada, sino otros chequeos de salud habituales, como, por ejemplo, los calendarios de vacunación. El Ministerio de Sanidad estipuló que debía darse prioridad a varios grupos, entre los que destacaban los menores de 15 meses y las mujeres embarazadas. Pero, además, se pidió a los pacientes que se pusieran en contacto con su centro de salud por vía telefónica, en lugar de acudir allí directamente.

Cuatro meses más tarde, las circunstancias son bien distintas. Ahora nos adentramos, poco a poco, en una 'nueva normalidad', y los pediatras han querido resaltar que, de nuevo, hay que retomar lo que se tuvo que dejar a un lado durante el confinamiento: las vacunas de los niños.

Relacionado: Las vacunas salvan vidas

Ha llegado la hora de retomar las vacunas, pero también las revisiones habituales

El doctor Javier Miranda, del Servicio de Pediatría de Vithas Valencia (hospitales 9 de Octubre y Consuelo) y Castellón, nos indica que en una situación tan excepcional, lo que se hizo fue establecer prioridades. "Como los niños estaban confinados en casa, el riesgo de infección era menor, por lo que se pudieron posponer sin excesivo peligro. Además, hablamos de infecciones que, afortunadamente, son de muy baja prevalencia". Lo que no significa que no sean urgentes ni recomendables, puesto que protegen frente a "enfermedades muy graves, que pueden evolucionar muy rápidamente. Por eso se recomienda la vacunación sistemática", remarca.

De hecho, advierte de que, "con los niños de nuevo en la calle, es el momento de retomar el calendario para evitar riesgos". Y no sólo habla de las vacunas, también de las revisiones completas.

"La labor fundamental de la pediatría preventiva es detectar problemas precozmente. Todo esto también ha estado parado porque sólo se atendían pacientes recién nacidos o casos urgencias. Así que debe iniciarse de nuevo", añade.

Relacionado: Los problemas de salud más frecuentes en los niños

¿Qué vacunas se están poniendo ahora mismo?

El pediatra explica que están vacunando a todos aquellos niños que les tocaba hacerlo durante el confinamiento. Asimismo, apunta que las vacunas que se retrasaron son aquellas que la Asociación Española de Pediatría recomienda, pero no se encuentran dentro del calendario de vacunación oficial. Es decir, las que financian los propios padres. En este momento, hay tres:

  • La vacuna del rotavirus, que se administra por vía oral.
  • La vacuna del meningococo B, que se administra vía intramuscular.
  • La del meningococo ACWY, que está financiada a los 12 años, y en menores de esa edad se está poniendo de forma opcional.

Relacionado: Meningitis: ¿para qué sirve la vacuna tetravalente contra el meningococo?

Sí, es seguro acudir al centro de salud y al hospital

El doctor Miranda nos comenta que, en efecto, es seguro ir al hospital y al centor de salud, y nos comenta las medidas que se están tomando:

  • Duplicar el tiempo de visita. "En nuestra consulta, por ejemplo, lo que hemos hecho es escalonar agendas para que los padres no coincidan ni siquiera en el momento de admisión (al dar sus datos)".
  • Distancia en la sala de espera. "Estamos intentando evitar utilizar la sala de espera, pero en la misma, hemos puesto más distancia entre las sillas. Lo que procuramos es que no tengan que esperar y que pasen directamente a consulta".
  • Higiene de manos con solución hidroalcohólica a disposición del paciente.
  • Mascarillas. A quienes no tienen una, se les suministra en el centro. "Con los niños pequeños es complicado que la mantengan, así que también evitamos los juguetes con los que puedan jugar mientras aguardan su turno".

De esta forma, procuran "disipar un poco el recelo que tienen los padres a venir a los centros sanitarios porque éste es, quizá, el mayor problema que tenemos realmente, que sigue esa reticencia por venir. Así que tenemos que lograr que vuelvan y retomen la actividad normal. De hecho, si la pandemia sigue evolucionando como se está haciendo, lo lógico será que todo vuelva a la normalidad una vez se acabe el estado de alarma", detalla.

Por este motivo, el médico ha querido enviar un mensaje de tranquilidad a las familias, asegurando que hay que acudir a los centros de salud y a las urgencias siempre que sea necesario. "Las urgencias han sido siempre seguras porque dentro de los propios hospitales se delimitaron circuitos diferentes: uno para los posibles casos de Covid-19, y otro destinado a otras consultas".

Relacionado: Cómo conseguir que los niños respeten la distancia de seguridad

Más sobre

Read more