Qué le ocurre a tu pecho durante y después del embarazo

Las mamas de la mujer sufren diferentes cambios desde el momento de la gestación, pasando por la lactancia hasta llegar al destete del bebé

El embarazo es una etapa llena de cambios para el cuerpo de una mujer. Por un lado el útero aumenta considerablemente su tamaño mientras se está gestando al bebé, y por otro los pechos de la futura madre se preparan para proporcionar alimento al niño. Durante la gestación el ciclo de renovación de las células internas de los senos, que se realiza durante la menstruación, queda interrumpido y con la retirada de la placenta los niveles de progesterona de la madre empiezan a descender, lo que inicia la transformación de los pechos en órganos productores de leche.  Pero los cambios en los senos de la madre abarcan desde el inicio de la gestación hasta el destete, pasando por los nueve meses de embarazo e incluyendo la lactancia.

Leer: Embarazo y cáncer de mama, cuando la gestación es posible a pesar de la enfermedad

Cambios durante la gestación

El aumento del tamaño de el pecho puede producirse de forma repentina durante la gestación y es probable que esto se traduzca en la subida de hasta una talla y media de sujetador. A lo largo de esta etapa los conductos internos de la mama que se encargan de llevar la leche desde los lóbulos mamarios al pezón hasta formar un complejo sistema de alimentación para el bebé. A la vez las células productoras de leche (lactocitos) también empiezan a desarrollarse, y la cantidad de sangre que llega a los mismos se duplica. Todos estos cambios pueden provocar alguno de los primeros signos del embarazo, tales como dolor, hormigueo, hinchazón o pesadez. En este primer trimestre de gestación, el cambio hormonal y la transformación en la forma de los senos hacen que pechos y pezones tengan mucha más sensibilidad y estén más blandos.

Relacionado: Así influye tu dieta a la hora de dar el pecho

EmbarazoVER GALERÍA

Durante el segundo trimestre es posible que los pezones y areolas aumenten su tamaño, ya que es en este periodo cuando se activarán las células productoras de leche y se iniciará la producción de la misma, aunque el cuerpo la reabsorberá gracias a la acción de las hormonas del embarazo. Pero además  los pequeños bultos de la areola, los tubérculos de Montgomery, se hacen más grandes y se oscurecen, secretando un aceite hidratante que protege contra el dolor y las infecciones al inicio de la lactancia.

Durante el tercer trimestre, las mamas ya están preparadas para la lactancia por lo que es normal que durante las últimas semanas del embarazo los pezones comiencen a segregar algo de calostro (la primera leche y la que más beneficios aporta al recién nacido)

En la lactancia

La Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia materna exclusiva durante seis meses. Si esta es tu opción, debes saber que tras dar a luz la llamada 'subida de la leche'se produce entre el segundo y el cuarto días después del parto. Aunque si has tenido a tu bebé por cesárea puede que esto ocurra unos días más tarde. En ese momento los pechos están más llenos y firmes y puede que te sientas molesta. Esto se debe a la denominada congestión, y sucede cuando se produce más leche de la que las mamas pueden soportar. Es algo temporal y, aunque doloroso, se recomienda seguir dando de mamar al bebé, aunque si el problema persiste lo mejor es consultar con una especialista en lactancia, que te dará las pautas a seguir para solventarlo y que dar el pecho a tu bebé sea un momento bonito en el que reafirmes el vínculo con tu hijo.

LactanciaVER GALERÍA

A este respecto, la Asociación Española de Pediatría (AEP) destaca que, durante la lactancia, el pecho puede doler por ingurgitación (los pechos producen más leche de la que extrae el bebé) , por la obstrucción de un conducto o por una mastitis (inflamación de uno o varios lóbulos de la mama que suele ir acompañada de infección).

Leer: Cómo aliviar los primeros síntomas de la mastitis en casa

A medida que van pasando los meses la madre va notando que los pechos no están tan llenos antes de cada toma, lo que no significa que haya menos producción de leche. En el sexto mes tras el parto el tamaño del pecho irá reduciéndose de manera paulatina.

El destete

A pesar de seguir la recomendación de la OMS sobre la duración de la lactancia materna, las circunstancias de cada mujer son diferentes. Pero en el momento que se deje de dar el pecho, este volverá a su estado inactivo, y recuperará su tamaño previo al embarazo en un plazo de tres meses.

Más sobre