Cómo conseguir que los niños respeten la distancia de seguridad

Aunque es complicado, es muy importante que lo hagan, ya que se trata de una de las medidas más importantes para evitar la propagación del coronavirus

Según lo dispuesto por el Gobierno, desde el pasado jueves, 21 de mayo, el uso de mascarillas es obligatorio a partir de los 6 años en los espacios públicos, siempre y cuando no se pueda cumplir una de las medidas de seguridad más importantes para evitar la propagación del coronavirus: los 2 metros de distancia social.

Aunque las autoridades lo han advertido en numerosas ocasiones, lo cierto es que mantener esa distancia no siempre es fácil, y menos todavía para los más pequeños de la casa. Acostumbrados a jugar con sus amigos y tocar todo lo que se encuentran, para ellos puede resultar muy complicado resistir la 'tentación'. Pero, ¿cómo podemos conseguirlo? La psicóloga Mónica Redondo, de Brains Nursery Schools, nos lo cuenta.

Relacionado: Consejos para las familias frente al coronavirus

Lo primero es informarles de lo que sucede a su alrededor

Evidentemente las explicaciones deben ser mucho más básicas, pero aun así, hay que informarles de lo que ocurre porque son capaces de comprender más de lo que pensamos, y esto permite establecer las bases de la comunicación entre padres e hijos. Es buena costumbre la de informar a los niños de aquello que les afecta, aunque aún no tengan la capacidad de comprenderlo, o al menos, no del todo.

  • No debemos generar incertidumbre porque les genera más angustia que la propia información.
  • Utilizar un lenguaje poco técnico, ajustado a su edad para que lo puedan entender.
  • Hablar desde la calma y transmitiéndoles tranquilidad para no generar miedo.
  • Contarles que es una situación temporal y que las medidas adoptadas ahora son necesarias para evitar el contagio de aquellos que pueden enfermar más gravemente.

La idea de que los niños pasan la enfermedad con síntomas leves y que ya conocen, también les tranquilizará, al igual que contarles que muchos científicos trabajan para encontrar pronto una medicina que ayude a curar a todos, y a no enfermar en el futuro.

Relacionado: Por qué la Covid-19 no afecta tanto a los niños

Una vez explicado, ¿cómo logramos que respeten la distancia?

Será difícil que los más pequeños cumplan las normas sin más, por lo que resultará más eficaz, una vez explicado, llevarlo al terreno del juego, ya que así se verán más motivados para cumplir lo acordado. La psicóloga recomienda los siguientes juegos:

  • Clásicos como el escondite o el veo veo, que no requieren contacto.
  • 'Our magic car' ('Nuestro coche mágico'). Los niños tienen que guardar bien la distancia de seguridad para no chocar con "los otros coches", y si lo consiguen ¡bingo! ganan una medalla de reconocimiento. Y es que no debemos olvidar que el reconocimiento de la conducta bien hecha incentivará a la mayoría a seguir haciéndolo, por lo que también podemos premiarles cada vez que cumplan las medidas de higiene como lavarse las manos al regresar de la calle o dejar el calzado en la entrada de casa.

Niña con mascarilla saludandoVER GALERÍA

Pero hay muchos otros recursos que también nos pueden ayudar a cumplir nuestro objetivo:

  • Cuentos como el del Oso goloso, que explican a los niños la manera más adecuada de comportarse ahora al salir de casa, haciendo un paralelismo con la forma en que la familia de osos abandona su periodo de hibernación.
  • Insistir en que lancen besos (en vez de darlos) y muestren el cariño desde la distancia, saludando a lo lejos.
  • Incorporar las nuevas tecnologías, como las videollamadas, como una nueva forma de relación social.

Relacionado: 9 cuentos infantiles (gratuitos) para explicar qué es el coronavirus a los niños

¿Y qué ocurre con los juguetes? Siempre les insistimos en que hay que compartirlos y ahora les mandamos el mensaje contrario

De momento no vamos a tener más remedio que transmitirles que mejor jueguen con sus propios juguetes. Nuevamente, los más mayores lo comprenderán incorporándolo como una norma más dentro de la situación que estamos viviendo, pero con los más pequeños, las medidas que se adopten tendrán que ser controladas de cerca por el adulto. Agradecerles y ensalzarles el hecho de querer compartir con los demás será lo adecuado, pero recordándoles a la vez, que por ahora es mejor no hacerlo.

Ojalá llegue pronto el momento en que podamos volver a enseñar a los niños conductas sociales tan saludables como compartir, consolar con un abrazo, levantar al que se cae, saludar con efusión, demostrar el afecto con las manos y los besos… Mientras tanto, enseñémosles que también se puede usar la palabra, la mirada, la sonrisa, los gestos en la distancia… para transmitir cuánto queremos a las personas que nos rodean.

Relacionado: Cuentos infantiles para fomentar las habilidades emocionales

Más sobre

Read more