Con estos consejos lograrás que tu hijo se ponga la mascarilla

A muchos niños les agobia y se resisten a llevarla. Te explicamos cómo conseguirlo

Tras lo anunciado ayer por el ministro de Sanidad, Salvador Illa, y recogido hoy en el Boletín Oficial del Estado (BOE), desde mañana, el uso de mascarillas será obligatorio a partir de los 6 años como medida de protección ante el coronavirus. Y deberá llevarse "en la vía pública, espacios al aire libre y cualquier espacio cerrado de uso público" o abierto al mismo, siempre y cuando "no sea posible mantener una distancia de seguridad de al menos 2 metros".También se despejaba la incógnita de la edad mínima, ya que, según lo dispuesto en el documento, sería "recomendable" (y no obligatorio como se comentaba) que los más pequeños de entre 3 y 5 años la utilizasen. Algo que ya advertían los pediatras. Porque tal y como nos comenta Juan Ruiz Canela, vicepresidente de Atención Primaria de la Asociación Española de Pediatría (AEP), "es complicado que las usen adecuadamente".

Lee: ¿Cómo deben actuar las familias frente al coronavirus?

¿Por qué son importantes?

Su uso universal frente a la Covid-19 parece necesario porque "disminuye la trasmisión por la vía respiratoria también en la edad pediátrica, cuando las personas tienen que realizar actividades fuera del domicilio y en el ámbito de los centros educativos", detalla el doctor Canela. 

Desde el Ministerio de Sanidad se ha especificado que, preferiblemente, las mascarillas que usen los niños deben ser higiénicas y quirúrgicascubriendo la nariz, la boca y la barbilla. Aun así, el doctor Canela y el doctor Gonzalo Oñoro, coautor de la popular cuenta de instagram 'Dos pediatras en casa', nos recuerdan que se trata de una medida más, que se suma a las ya indicadas con anterioridad:

  • Distanciamiento físico
  • Higiene de manos. Antes y después de salir de casa
  • Evitar tocarse la cara, la nariz, los ojos y la boca

Lee: Los niños con inmunodeficiencias primarias, entre los más vulnerables al coronavirus

mascarillas-ninos-1VER GALERÍA

Trucos para conseguir que se la pongan sin rechistar

Aunque los más pequeños no deban usarla obligatoriamente, serán muchos los padres que se la pondrán a sus hijos. Y esto, en ocasiones, no es tarea sencilla.

Pueden quejarse de que les agobia, les da calor… Un sinfín de excusas para evitar salir con ella a la calle. Así que, ¿cómo podemos conseguirlo? La psicóloga Pilar Conde, directora técnica de Clínicas Origen, y el pediatra Gonzalo Oñoro nos han facilitado algunos valiosos consejos. Pero ambos aseguran que los niños son grandes cumplidores y están más que acostumbrados a recibir pautas y normas. De hecho, ahora mismo, ellos tienen más asumido que los adultos que hay que lavarse las manos frecuentemente y estornudar con el codo.

  • Explicarles de forma clara por qué y para qué hay que usar las mascarillas, enfocándolo hacia valores como el respeto, el cuidado, la responsabilidad… y que lo vinculen a familiares. Es decir, que vea que poniéndose la mascarilla va a ayudar a que sus familiares (los abuelos, especialmente) estén bien. Así, no sólo vamos a conseguir que la utilicen más, sino que lo asocien con valores positivos.
  • Hacerlo divertido. En la medida de lo posible, hacerse con mascarillas variadas, que tengan diferentes dibujos, al igual que ocurre con las tiritas, que les encantan.
  • Especificar las pautas. Indicarles cuándo y en qué lugares tienen que utilizarlas. Los padres deben tener muy claras las normas para después transmitírselas a los pequeños, que medirán los límites según lo que se les diga.
  • Siempre jugando. La psicóloga aconseja actividades de 'role play' para que aprendan. Por ejemplo, dentro de casa, pueden jugar con sus muñecos y peluches, que deberán ponerse una mascarilla (que también pueden diseñar ellos), cuando les llevan a ese bar o supermercado imaginario que tienen dentro del hogar.
  • Son unos superhéroes. Muchos de sus héroes llevan una especie de mascarilla. Por ejemplo, Spiderman también se cubre la boca y la nariz. Así que ellos, siguiendo su estela, se van a convertir en unos auténticos superhéroes y con sus mascarillas van a salvar vidas. Lo interpretarán como un acto de cuidado y heroico.
  • En línea de lo anterior, si hay algún famoso que les gusta en especial, podemos buscar fotografías de su referente con una mascarilla, y mostrárselo.
  • Si tienen un peluche o un juguete perferido, pueden salir con él, pero éste también deberá llevar la mascarilla. Al final, ellos mismos lo van a incorporar porque juegan con lo que tienen en día a día.
  • Dar ejemplo en casa. Si queremos que ellos cumplan y lo normalicen, nosotros también tenemos que cumplir. 
  • Intercambiar fotos en los grupos de padres: comprueban que sus amigos y compañeros también la usan. Otra buena idea puede ser mandar vídeos entre los padres donde se muestre que otros pasean, andan en patinete… sin que ocurra nada.
  • Hacerles comprender que su importante misión acarrea responsabilidad: ayudar a que otros pequeños lo cumplan. Deben observar si los otros niños la llevan bien colocada, y es que su función será echarles una mano y avisarles.

Lee: Recomendaciones para salir a la calle con los niños

¿Y si tienen miedo?

Muchos niños ven el virus como si fuera un bicho de verdad. Así que podemos usar cartulinas de colores, que representarán a los diferentes coronavirus que había antes cuando nos tuvimos que quedar en casa. Tenemos que explicarles que de todos ellos, ahora sólo quedan unos pocos, y para protegernos de ellos debemos usar correctamente la mascarilla y mantener la distancia de seguridad.

Otro truco puede ser asomarnos a la ventana para que ellos mismos comprueben que los otros niños salen con la mascarilla, y asumirán que es una obligación de todos.

Lee: Los beneficios de que los niños salgan a la calle

Si se niega a ponérsela o dice que le agobia

Hay que explicarle que para poder salir a la calle hay una importante condición: ponerse la mascarilla. Y si no lo hace, tendremos que quedarnos en casa. Si observamos que se niega continuamente, habrá que armarse de paciencia, ir poco a poco y no desistir.

Es normal que paseando se agobien. En este caso, podemos dirigirnos con ellos un minuto a un lugar muy apartado, donde no haya nadie y sea seguro, para que se quite unos minutos la mascarilla, respire hondo y se tranquilice.

No obstante, el doctor Gonzalo Oñoro nos indica que, si esto ocurre, lo mejor es volver a casa. "Si un día al niño no le apetece salir y está bien en casa, no pasa nada". Tampoco habría que preocuparse en exceso.

Lee: Cómo ayudar a los más pequeños a gestionar sus emociones

credito-maria-giraldoVER GALERÍA

¿Dónde encontrar las mascarillas adecuadas?

El doctor Oñoro comenta que existen pocas mascarillas para niños porque antes de la pandemia, sólo las usaban grupos de población infantil muy concretos, como los niños inmunodeprimidos o con cáncer. En el caso de las quirúrgicas se han subido tutoriales a la red para poder adaptarla a los niños. Por ejemplo, haciéndole un nudo a la goma y grapando los laterales para que se haga más pequeña.

La Asociación de Normalización Española (UNE) detalla en este documento cuáles son las tallas y medidas adecuadas en función de la edad del niño, y qué materiales deben utilizarse para fabricarlas.

Las mascarillas higiénicas de tamaño niño, por el contrario, sí se están fabricando, como es el caso de las reutilizables diseñadas por las hermanas María y Cristina Giraldo, en colaboración con Gerifarma. Estas mascarillas, fabricadas en Galicia con una tela cántabra (producida de forma ecológica con fibra sostenible y que representan una clara apuesta por el comercio local), son aptas para pieles sensibles y muy cómodas para los más pequeños (ya que no son tan gruesas como las que se han puesto a la venta en el mercado). De este modo, aumentan las posibilidades de que los niños no se las quiten. Según han especificado desde Gerifarma, el producto admite 5 lavados, y los interesados puede ponerse en contacto con ellos a través de este e-mail: info@gerifarma.com.

Más sobre

Read more